Con “dolor e impotencia”, Colombia se apresta a repatriar cuerpos

Con “dolor, impotencia”, Colombia se aprestaba este jueves a repatriar de los 71 cuerpos de las víctimas del accidente de avión en el que viajaba el equipo de fútbol brasileño Chapecoense para jugar la final de la Copa Sudamericana ante Altético Nacional.

Publicado el
Los familiares de las víctimas de la tragedia se acercaron este jueves a la funeraria. (Foto Prensa Libre: AP)
Los familiares de las víctimas de la tragedia se acercaron este jueves a la funeraria. (Foto Prensa Libre: AP)

El Instituto de Medicina Legal indicó que finalizó la identificación de las víctimas, la mayoría brasileños. Según el último reporte había además cinco bolivianos, un venezolano y un paraguayo.

En Chapecó, en tanto, se preparaba el velatorio masivo de las víctimas en su estadio, el Arena Condá, donde unas 100.000 personas dirán el último adiós al equipo que había ilusionado a esta ciudad del sur de Brasil con su gesta en la Sudamericana.

“Trabajamos con la previsión de que los cuerpos lleguen a mediodía del viernes, pero aún no tenemos una posición definitiva de la Fuerza Aérea Brasileña [FAB] sobre la operación de salida de Medellín”, afirmó Andrei Copetti, asesor de comunicación del Chapecoense, en rueda de prensa.

Varias funerarias de Medellín trabajaban en la preparación de los cuerpos para su repatriación, dijo a periodistas su representante, Jorge Escobar. “Se va a hacer lo humanamente posible para que los cuerpos sean entregados el día de hoy (a los representantes diplomáticos de los respectivos países)”, afirmó.

Trabajadores de la Funeraria San Vicente colocan banderas del Chapecoense en los preparativos para el velatorio. (Foto Prensa Libre: EFE)

La entrega se prevé sobre las 22H00(03H00 GMT del viernes), o de lo contrario el viernes a las 08H00 locales (13H00 GMT), agregó.

En la funeraria San Vicente, la principal de la ciudad, ya estaban en sus respectivos féretros los cuerpos de más de 30 futbolistas del Chapecoense y de periodistas que viajaban con ellos en la aeronave de matrícula boliviana que se accidentó la noche del lunes en un paraje montañoso a 50 km de Medellín, dejando milagrosamente seis sobrevivientes.

Familiares de las víctimas se acercaban esta mañana al lugar.

Roberto Di Marchi, primo del directivo de Chapecoense Nilson Folle Junior, muerto en el accidente, arribó con la camiseta del club puesta y, tras mirar por unos minutos el ataúd donde yacía su pariente, se la removió y la puso junto al cuerpo.

Trabajadores de la Funeraria San Vicente hacen los preparativos para el velatorio de las víctimas del accidente aéreo de la compañía aérea boliviana LaMia. (Foto Prensa Libre: EFE)

Un familiar de las víctimas se acercó a la funeraria en Colombia. (Foto Prensa Libre: AP)