Copa del Rey: La amarilla a Toni Kroos por una falta fantasma, la roja a Marcelo y la clasificación in extremis del Real Madrid

El jugador del Elche José Antonio Morente Oliva más conocido como Tete Morente provocó que le sacaran una amarilla a Toni Kroos por una falta fantasma y consiguió la expulsión de Marcelo. Aún así el Real Madrid avanzó en la Copa del Rey.

Publicado el
El árbitro español Jorge Figueroa Vázquez le muestra una tarjeta amarilla al mediocampista alemán del Real Madrid, Toni Kroos (D) durante el juego de la Copa del Rey ante el Elche en el estadio Martínez Valero. Foto Prensa Libre: AFP.
El árbitro español Jorge Figueroa Vázquez le muestra una tarjeta amarilla al mediocampista alemán del Real Madrid, Toni Kroos (D) durante el juego de la Copa del Rey ante el Elche en el estadio Martínez Valero. Foto Prensa Libre: AFP.

José Antonio Morente Oliva tiene 25 años. Le llaman Tete Morente. Juega en el Elche y fue pieza clave para complicarle las cosas al Real Madrid en los octavos de final de la Copa del Rey.

En el juego de este 20 de enero participó en dos jugadas trascendentales que le costaron una amarilla a Toni Kroos y una roja a Marcelo.

La primera acción, una fantasma, según la calificaron los medios internacionales, le costó la amarilla al mediocampista alemán.

Al final el técnico madridista tuvo que cambiarlo para no quedarse con diez hombres. Bueno, nueve, porque Marcelo salió con roja directa por causa del mismo jugador minutos más tarde.

En ambas jugadas Morente se tiró al suelo sin que le tocaran. El central compró las faltas y puso cuesta arriba las cosas para el Real Madrid, que por poco y queda afuera de la Copa del Rey.

La primera jugada ocurrió a los 77 minutos del compromiso disputado en el estadio Martínez Valero. Morente intentó hacer una ruleta y fingió de forma descarada una infracción del volante Kroos, quien ni siquiera lo tocó.

El árbitro ‘compró’ y desató la indignación del alemán, que no podía creer que le hubieran mostrado una tarjeta amarilla por una falta que no cometió. La repetición de la televisión mostró que el central se equivocó y mostró una tarjeta injusta.

Kroos reaccionó de manera iracunda y se ganó una polémica tarjeta amarilla. La falta imaginaria es viral en redes sociales, donde se burlan de la sanción del colegiado.

Pero al final los goles de Isco y Hazard en la segunda parte de la prórroga, cuando el Real Madrid estaba por debajo en el marcador y con un jugador menos, permitieron al equipo de Carlo Ancelotti superar a un bravo Elche que, a pesar de las numerosas bajas plantó cara, y clasificarse para los cuartos de final de la Copa del Rey.

El equipo ilicitano llegó a soñar con la clasificación cuando Gonzalo Verdú marcó en los últimos minutos de la primera parte de la prórroga, pero el Madrid, cuando más tocado parecía, logró dar la vuelta a la situación con dos chispazos.

El Elche, a pesar de la decena de bajas entre covid-19 y lesiones, encaró el partido con orgullo ante un Real Madrid renovado respecto de los últimos partidos.

El encuentro arrancó a un ritmo frenético y el Elche, profundo por los costados, fue el primero en rondar el gol tras una internada de Josan, pero Guido Carrillo, solo y a un metro de la línea de meta, desaprovechó el regalo de su compañero al estrellar el balón en el travesaño con Lunin batido.

El Real Madrid no acusó el susto y tomó la iniciativa con Kroos y Camavinga muy activos en el medio campo y Vinicius siempre insinuante en ataque.

El conjunto ilicitano no se amilanó y siguió percutiendo por las bandas, donde Josan y Mojica fueron una pesadilla para Marcelo y Lucas Vázquez.

Carrillo, ahora de cabeza, estuvo de nuevo cerca del gol tras un saque de esquina. El argentino volvió a intentarlo poco después tras un centro de Mojica, pero su remate picado fue despejado con reflejos por Lunin.

El equipo de Ancelotti, sin continuidad en su juego, solo generó peligro en acciones individuales de Vinicius, cuya conexión con Marcelo fue lo mejor de su equipo.

En una de estas acciones, el atacante brasileño cedió el balón en la frontal a Camavinga, cuyo disparo centrado fue detenido sin problemas por Werner.

Poco antes del descanso, una genialidad de Marcelo permitió a Rodrygo, ya dentro del área, disponer de la mejor ocasión del Madrid, pero el atacante disparó demasiado cruzado.

El Madrid mantuvo la inercia en los primeros minutos del segundo tiempo. Jovic estuvo cerca de marcar tras un pase de Marcelo. El lateral brasileño, poco después, también probó suerte con un disparo de rosca que no encontró portería.

El equipo de Ancelotti dominó por completo el juego, aunque sin remate. El italiano dio entrada en el campo a Modric y Casemiro a falta de 20 minutos y el Elche dio un paso atrás.

El conjunto madridista inclinó definitivamente el partido hacia el área local y Casemiro y Vinicius tuvieron la opción de marcar, pero se encontraron con la respuesta de Werner.

El Elche, cada vez más fatigado y hundido en su propia área, logró llegar con vida a la prórroga. Ya en el tiempo añadido, el Madrid acentuó su dominio del balón con la entrada de Ceballos y de Hazard.

Sin embargo, la primera ocasión fue del Elche en un lanzamiento de falta de Gumbau que Lunin despejó con reflejos. Poco después, el Elche sorprendió en una contra que provocó la expulsión de Marcelo por derribar a Tete Morante cuando se marchaba a portería.

Fruto de esa acción llegó el gol, anotado por Gonzalo Verdú, quien recogió un rechace de la barrera para batir a Lunin en el segundo intento.

El Real Madrid, jugando sin red en defensa, apeló a la heroica y logró igualar por medio de Isco nada más arrancar el segundo tiempo de la prórroga. El empate dio alas al equipo de Ancelotti, que pareció no acusar la inferioridad numérica.

Hazard, aún con el Elche aturdido, firmaba la remontada tras sortear a Werner en su salida. El Elche no se rindió y logró marcar por medio de Fidel, pero el colegiado anuló el tanto por falta previa de Gonzalo Verdú sobre Lucas Vázquez.