Las desgarradoras revelaciones de Ibrahimovic en su libro “Adrenalina, mis historias ignoradas”

El delantero sueco Zlatan Ibrahimovic reveló historias íntimas que le marcaron para siempre en su libro “Adrenalina, mis historias ignoradas”, cuyo contenido está basado en la difícil infancia que vivió.

Publicado el
Zlatan Ibrahimovic publicó un libro en que el que cuenta varios episodios dolorosos que vivió durante su infancia. Foto Prensa Libre: EFE.
Zlatan Ibrahimovic publicó un libro en que el que cuenta varios episodios dolorosos que vivió durante su infancia. Foto Prensa Libre: EFE.

En ellas el delantero del AC Milán reveló la dolorosa muerte de su hermano Shapko.

Además, cuenta del acoso escolar que sufrió de niño por su apariencia física que no coincidía con los estándares europeos. Su padre es bosnio y musulmán, por lo que heredó otros rasgos y costumbres y eso fue motivo de rechazo y burla de sus compañeros de clase.

“Fui un niño que siempre sufrió”, escribió Zlatan Ibrahimovic sobre sus infancia en Malmo, Suecia.

 “Nada más nacer, la enfermera me dejó caer desde un metro de altura. Sufrí toda mi vida”, añadió.

En su etapa escolar también la pasó mal por su color de piel. “En la escuela yo era el diferente: los demás eran rubios de ojos claros y nariz fina, yo moreno, con nariz grande. Hablaba de manera diferente a ellos, me movía de manera diferente a ellos. Los padres de mis compañeros de clase solicitaron que me expulsaran. Siempre me han odiado”, contó.

Otro de los episodios tristes que lo marcaron fue la muerte de sus hermanos y los momentos difíciles que vivió su padre durante la guerra de Yugoslavia.

“Mi padre sufría mucho. Todos los días llegaban noticias de la muerte de un conocido. Él trató de mantenerme a salvo, siempre trató de protegerme”, contó.

Agregó: “Cuando su hermana murió en Suecia, no me dejó ir a la morgue. Sin embargo, cuando mi hermano Sapko murió de leucemia, yo fui. Mi hermano me esperaba y murió frente a mí. Lo enterramos con el rito musulmán. Papá no derramó una lágrima. Al día siguiente fue al cementerio y lloró desde la mañana hasta la noche, solo”.

En su etapa adulta, odiado por muchos y amado por otros, Ibrahimovic creó un personaje egocéntrico y altanero delante de las cámaras, despertando muchas pasiones en el mundo del fútbol, hasta consolidarse como una de las estrellas más polémicas.

“No creo en Dios. Sólo creo en mí mismo”, dijo Zlatan. Tampoco cree en la existencia de otra vida: “Cuando estás muerto, estás muerto. Ni siquiera sé si quiero un funeral o una tumba, sería un lugar para hacer sufrir a los que me amaban”, considera.

Pero todo lo que tuvo pasar, asegura que lo hizo más fuerte y le ayudó a consolidar una personalidad que ahora es muy discutida: “Aprendí a transformar el sufrimiento e incluso el odio, en fuerza, en gasolina. Si soy feliz, juego bien; pero si estoy enojado, herido, o con dolor… ¡Juego mejor!”, cerró con su sello particular.

*Información Zona Deportiva