Caos logístico por escasez de contenedores y alza de tarifas afecta a consumidores

Sectores advierten de que escasez de contenedores, alza en tarifas y retraso en transporte tendrán efectos sobre cartón, resina, metales y alimentos.

Existe una interrupción en el flujo habitual del comercio, obstaculizando la agilidad en los fletes y subiendo los costos logísticos. Esto, eventualmente, puede llegar al consumidor. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Existe una interrupción en el flujo habitual del comercio, obstaculizando la agilidad en los fletes y subiendo los costos logísticos. Esto, eventualmente, puede llegar al consumidor. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El desajuste logístico mundial obstaculiza la agilidad en los fletes y sube los costos operativos, debido a barcos varados a consecuencia de la pandemia del covid-19.

La demanda de las super potencias del comercio también impacta.

“Las líneas navieras están cambiando sus rutas porque prefieren trasladar contenedores vacíos hacia India o China que trasladar otro tipo de productos, incluso han cambiado la tendencia a productos que eran generalizados, ahora se ha priorizado a los perecederos”, comentó Julio Yon, miembro de la Junta Directiva del Consejo de Usuarios del Transporte Internacional de Guatemala (Cutrigua),

Las declaraciones se dieron durante un conversatorio organizado por la Asociación y Comisión Guatemalteca del Plástico (Coguaplast).

El comportamiento de la pandemia es impredecible y está impactando en la mano de obra en los puertos, especialmente en Guatemala, y con un reto adicional por características desactualizadas de los mismos, se indicó.

Por ejemplo, se perdió una línea directa hacia Europa y ahora se deben hacer transbordos en un puerto intermedio, porque la tendencia se inclina a buques más grandes y el país solo tiene capacidad de recibir buques antiguos, por lo que el costo del flete es más alto, explicó Yon.

Impacto transversal

Paulo De León, director de Inteligencia Económica de Cabi, explicó que el aumento de las materias primas es global y el impacto es transversal, porque está afectado materias primas como las resinas, cobre, hierro, aluminio, productos del agro —maíz, trigo, azúcar— y madera.

En las últimas tres semanas, se observó que los precios están en el mismo nivel que hace cuatro años, dijo De León.

Hay tres sectores que están sufriendo los impactos y son construcción, industria y alimentos, el único que está bajo es el energético, pese al invierno que afectó hace unas semanas al norte de EE. UU.

Resinas en crisis

Los industriales del plástico arrancaron el año con el reto de manejar un inesperado aumento en los costos de materias primas y del valor de los fletes internacionales.

Esta situación está generando una preocupación ante el temor de que exista un desabastecimiento de las resinas plásticas, pues en los últimos meses el precio de las resinas han aumentado entre un 30 y 40 por ciento de los precios que se tenían en el 2020.

Por lo anterior, los precios al consumidor final son directamente proporcionales entre  25 y 30 por ciento, indicaron empresarios del sector de plásticos.

En Guatemala, la resina se importa para manufactura de   empaque de alimentos, bebidas, desechables, todo tipo de recipientes plásticos para desechos, bolsas plásticas, y, en el tema de salud, jeringas y guantes.

Le podría interesar: Precios suben más de lo esperado en enero: ¿Es momento de intervenir?

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), Guatemala representa solo el 0.12% de la demanda mundial, por lo tanto, no tiene injerencia en los precios mundiales.

Para Cabi, la crisis sanitaria provocó rebotes y cambios en los patrones de consumo, para algunos sectores se han dejado de consumir algunos productos y se sustituyeron por otros, es decir, que hay sectores ganadores y perdedores.

El otro factor que influye   es la política fiscal y monetaria expansiva en Estados Unidos, y se espera un déficit fiscal de un 10.4 por ciento del Producto Interno Bruto, pero hay que sumar el paquete de ayuda que subiría el déficit a un 19 por ciento, indicó De León.

Caos afecta a alimentos

El aumento en los precios de las materias primas ya tiene un impacto en los precios al consumidor final, porque de diciembre del 2020 a febrero del 2021 la industria de alimentos y bebidas absorbió el alza, pero “ya no pueden más”, afirmó Enrique Lacs, director ejecutivo de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas.

El petróleo va al alza, y se prevé que llegue a US$75 el barril, y esto afecta directamente a las resinas y al transporte. “El sector de alimentos es uno de los mayores compradores de empaques plásticos”, dijo Lacs.

Guatemala es dependiente de las materias primas como el maíz para concentrado de animales y jugos, trigo, soya, pero se esperan aún los reportes de precios de países como Brasil, Canadá y Estados Unidos.

“Ante el susto de que había crecido en un 20% los precios de las materias primas a principios de año, la producción de esos países podría frenar el alza”, explicó el ejecutivo.

En el caso de algunos productos ya se evidencian ajustes, como el caso del huevo, dijo Lacs; y así se podría ir reflejando en otros artículos.

Además, han tenido reportes de desabastecimiento de hato porcino y bovino en el país, por lo tanto, no hay suficiente oferta y empieza a impactar a la cadena.

La industria de alimentos y bebidas del país depende de materias primas como el maíz para sus productos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)