Coronavirus: El hotel que lleva 52 días esperando el fondo de empleo del gobierno

Los procesos para suspensión de contratos de trabajo y el pago de los Q75 diarios que establece el Fondo de Protección al Empleo no han fluido lo suficiente.

El sistema electrónico para suspensión de contratos de trabajo se habilitó el 8 de abril, pero  los sistemas y procesos han tenido varios cambios a la fecha. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
El sistema electrónico para suspensión de contratos de trabajo se habilitó el 8 de abril, pero los sistemas y procesos han tenido varios cambios a la fecha. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Empleados, cuyas empresas presentaron a inicios de abril la solicitud para la suspensión, no han recibido a la fecha el pago de dicho bono.

Luis Rey Castellanos, presidente de la Asociación de Pequeños Hoteles de Guatemala (Apehgua), dijo que tiene conocimiento que al menos 12 establecimientos afiliados a esa organización han solicitado suspensión de contratos para que se les pague a los trabajadores los fondos de emergencia, pero de estos solo en uno se ha concretado el pago.

El ejecutivo comentó que hay un caso en que el afiliado hizo ante el Ministerio de Trabajo la solicitud de autorización desde el primer día que cobró vigencia el procedimiento electrónico con ese fin, pero 52 días después los trabajadores no han recibido el apoyo de Q75 diarios establecidos en dicho fondo de emergencia.

Aunque el proceso para suspensión de contratos fue establecido por medio del acuerdo ministerial 140-2020, firmado el 23 de marzo y publicado el 04 de abril del 2020 en el Diario de Centro América, el documento que da vida al mecanismo electrónico fue publicado por el Ministerio de Trabajo el 7 de abril.

En el caso en mención se trata de 37 contratos de dos hoteles del mismo grupo. Suspendieron a todo su personal, ya que decidieron cerrar temporalmente sus operaciones ante la baja demanda y restricciones derivadas de la emergencia por el coronavirus.

La solicitud se hizo el 8 abril, el primer día en que habilitaron dicho sistema electrónico y se llenaron y adjuntaron todos los datos según lo requerido.

Sin embargo, según comentó uno de sus ejecutivos, ese mismo día el ministerio a cargo cambió un formulario donde debía reportarse los datos de los trabajadores y le agregaron dos columnas de datos, pero no le avisaron a la empresa de ese cambio y días después rechazaron la solicitud.

El formato nuevo fue colocado hasta después de que la empresa ya había llenado y enviado su papelería, pero les negaron el primer trámite, expone el ejecutivo.

El segundo trámite se ingresó el 17 de abril, la empresa recibió un correo de que fue recibida la solicitud y el 28 de abril se les asignó un número de caso. Volvieron a tener alguna información al respecto hasta que las autoridades avisaron el fin de semana pasado (23 y 24 de mayo) que se había cambiado de nuevo el formato del sistema electrónico y que todos los patronos debían ingresar de nuevo la solicitud.

El mismo sábado que los Ministerio de Economía y de Trabajo anunciaron que había un formato nuevo se volvió a cargar la solicitud y documentos respectivos, ahora ya aparece aprobado el trámite. Pero no se concretado el pago porque les indicaron que hay otro nuevo formato del Ministerio de Economía que se debe llenar. La empresa consultó el jueves a esa entidad, pero les respondieron que aún no tienen listo el formato, según expresaron.

Al parecer es un trámite más, antes de hacer el desembolso, y consistiría en una nueva actualización de datos y los números de cuenta para que ese ministerio tenga certeza a donde depositar, añadió el directivo.

El problema, refirió, es que los ministerios tampoco generan ningún aviso o comprobante para el empleado acerca de cómo va el trámite, y los trabajadores pueden creer que son las empresas las que está retrasando o no ha aplicado para el pago del bono para los trabajadores.

Una encuesta efectuada por la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), AsíEstrategias y la Cámara de Turismo de Guatemala (Camtur) del 5 al 11 de mayo del 2020, reflejó que 8 de cada 10 hoteles en el país habían cerrado temporalmente en abril y la misma situación seguía para mayo.

El estudio añade que el 87% de las empresas del sector turístico están cerradas, 82% de estas con cierres temporales para atención al público, mientras que el 5% ha cerrado de forma definitiva. También aumentan los despidos.