¿Cuáles son las modalidades de elusión y evasión descubiertas, incluso con facturación FEL?

A pesar de que más de medio millón de contribuyentes ya emiten facturas electrónicas, la SAT descubrió transacciones que supuestamente, se efectuaron para defraudar al fisco.

Publicado el
Factura electrónica en línea
Unos 515 mil contribuyentes están habilitados en FEL hasta el pasado 6 de abril. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Luego de la disposición de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) que obliga a todos los contribuyentes a emitir facturas en línea y haciendo uso de un sistema de inteligencia especial, desde hace varios meses ha sido posible detectar indicios de una potencial evasión, simulación y elusión tributaria.

Durante el 2021 se emitieron más de 2.2 mil millones de Documentos Tributarios Electrónicos (DTE) bajo el régimen Factura Electrónica en Línea (FEL) y al 6 de abril último estaban habilitados 515 mil 474 contribuyentes de los cuales, el 94% se afilió voluntariamente y 6% fue obligado por   notificación administrativa.

La primera inconsistencia se descubrió al hacer un despliegue de la facturación del año 2021, pues unos 650 millones de facturas se consignaron como ventas al consumidor final (CF), mientras que las emitidas con número de identificación tributaria (NIT) fueron unos 261 millones.

Utilizando un sistema de inteligencia más fino, se determinó que con la facturación FEL a consumidores finales por actividad económica destaca el sector comercio al mayor y menor con 57%; agricultura, 9.9%; actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler 9.88%; industria 8.3%; y suministro electricidad, gas y agua 5.5%; que representan el 91% del total.

 

Otras anomalías

“Ahora podemos detectar en tiempo real la facturación que realizan los contribuyentes en cualquier parte del país y es una tendencia que se ha venido implementando en varios países”, aseguró el intendente de recaudación, Fernando Suriano Buezo. Y a partir de julio próximo, todos los contribuyentes deberán facturar por medio de FEL.

A pesar de ese seguimiento, el funcionario expresó que se sigue detectando una serie de inconsistencias, aunque ya no como cuando estaban vigentes los talonarios en papel, ya que el sistema le hace llegar a la SAT los parámetros y hasta los puntos más “precisos” de las anomalías.

Lea además: El Estado se sostiene con los tributos de 2 millones 675 mil contribuyentes, incluyendo a quienes solo cumplen con el ISCV

Por ejemplo, la refacturación y la existencia de varios talonarios en papel dejaban el margen “para consignar un NIT que no necesariamente era de quien había realizado la compra, permitiendo hacer facturas para justificar gastos que no eran del giro del negocio”, pero con FEL esto es más complicado, toda vez que no se pueden emitir facturas con fechas de períodos tributarios ya vencidos. Adicionalmente, quedan explícitos los montos correspondientes al IVA por cada transacción.

Uno de los casos más comunes en la práctica era la anulación del documento después de haber sido emitida, pues se recibía el pago, pero para fines tributarios, se eliminaba el documento tiempo después.

Hasta ahora, hay más de siete mil 400 facturas que fueron anuladas, para las cuales se solicitó la reversión a la administración tributaria, pero dependiendo del monto y la magnitud de la compra, estas se dirigieron a la Intendencia de Fiscalización para continuar el proceso de auditoría respectivo.

La referida intendencia lleva un caso donde se anularon facturas a diferentes contribuyentes en un lapso dado; en otra situación, una serie de contribuyentes anularon de manera mensual durante un año y medio, facturas que fueron emitidas por servicios prestados a entidades del Estado, “lo que fue un patrón”, pues se recibió el pago, pero luego se canceló la factura para evitar pagar el IVA.

“Se empezó en el sector público y ahora también se verifica en el sector privado, ya que FEL no solo es facturación, sino un modelo de atención, y para todo el contribuyente que se porta bien el sistema es perfecto, pero para aquel que aplica malas prácticas, el sistema lo va a descubrir”, puntualizó.

La mayor cantidad de inconsistencias empezaron a detectarse en mayo del 2021 cuando se incluyó el RetenIVA (sistema de retención) totalmente en web. Esto significa que la retención se hace desde el documento electrónico, información que recibe la administración tributaria y si posteriormente se anula la factura, quedan los registros. En mayo próximo concluirá el proceso de retención-ISR con la misma lógica.

 

Facturación anónima

Sobre la masa de facturación CF detectada, el funcionario aclaró que podría estar asociada a la tasa de la economía informal o subterránea, pero también hay facturación por montos menores que sí está asociada a un consumo final. Por ejemplo, el ticket promedio de consumo en los principales supermercados es de Q34. Así que cuando se observan facturas por productos adquiridos con montos muy altos, se asume que no son para consumo, sino para negocio.

Lea también: La SAT descubrió un ingenioso sistema para evadir los controles aduaneros y ya realizó ajustes por Q260 millones este año

En la “mina o fuente” se detectaron facturas CF por arriba de Q25 mil, por un monto total de Q15 mil millones facturados, “lo que tiene una lógica de negocios, alimentando la economía informal. Cuando no se paga el IVA correspondiente en todos los eslabones de la cadena de valor, también se afecta el impuesto sobre la renta (ISR) correspondiente”, explicó el funcionario.

 

Modelos en desarrollo

En diciembre del 2021, el monto de la facturación total -ventas- fue de Q107 mil millones, pero en enero de este año bajó a unos Q77 mil millones, lo que es acorde con la estacionalidad de la economía, pero Suriano Buezo aclaró que la facturación, no necesariamente representa la actividad económica desde el punto de vista de lo que publica el Banco de Guatemala (Banguat).

“Pero sí para fines tributarios y en los siguientes dos años, los modelos de información que se desarrollan brindarán información más completa para uso de las instituciones del Estado, más allá del pago de tributos”.