El Refugio del Trapiche, sabores de Tecpán y naturaleza en la ciudad

En 1997, con la idea de generar un pulmón para Villa Nueva, se aplanó un barranco y se sembraron árboles. Luego se convirtió en un vivero y desde el 2019 es el restaurante El Refugio del Trapiche que tiene como especialidad la carne.

Refugio El Trapiche
El restaurante El Refugio del Trapiche está ubicado en Villa Nueva, en medio de la naturaleza. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

El Refugio del Trapiche es un lugar lleno de naturaleza, que entre árboles y diferentes tipos de plantas recibe, desde hace dos años, a cientos de comensales que disfrutan de un buen plato de comida en un espacio donde se respira aire puro. El concepto era crear un lugar donde se pudieran degustar carnes importadas con el sabor de Tecpán.

“Tenemos variedad de platillos, tenemos parrilladas, carne asada y, por estar en la ruta al puerto, también servimos mojarras que es muy aceptada por nuestros clientes” mencionó Rubén Ordóñez, gerente del restaurante El Refugio del Trapiche.

 

Refugio El Trapiche
Por la pandemia tuvieron que incluir el servicio a domicilio a lugares cercanos para llegar a sus clientes. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

 

El restaurante está ubicado en la bajada de Villa Lobos en la zona 12 de Villa Nueva, es un lugar visitado por familias que llegan, incluso, con sus mascotas pues pueden pasear entre el bosque y el vivero.

Sin embargo, con solo un año de haber abierto sus puertas al público tuvieron que cerrar por la pandemia. El reto fue grande porque tuvieron que buscar nuevas formas para llegar a sus clientes.

“En marzo del 2020, siendo un restaurante nuevo, tuvo que cerrar operaciones debido a la pandemia, como todos nuestros colegas restauranteros, volviendo a operar con delivery” agregó Ordóñez.

 

Refugio El Trapiche
Este lugar busca crear un espacio para que los visitantes se sientan como en Tecpán. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

 

Durante el tiempo que brindaron el servicio a domicilio, aprovecharon para aprender las normas de bioseguridad y, al ser un espacio abierto rodeado de naturaleza, desde septiembre que abrieron sus puertas han recibido a muchos comensales que buscan un lugar bonito, al aire libre, seguro y en donde puedan disfrutar con toda la familia sin temor a contagiarse.