El negocio que invita a una vida saludable entre pesas y columpios 

Joven emprendedor creó un centro de entrenamiento lleno de aeroyoga, aeropilates y bailes como bollix.

Verónica Morales y Jorge Mario Roquel —instructor— practican aeroyoga y aeropilates en el gimnasio Kinetik, en Carretera a El Salvador, Km. 22.3 (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle)
Verónica Morales y Jorge Mario Roquel —instructor— practican aeroyoga y aeropilates en el gimnasio Kinetik, en Carretera a El Salvador, Km. 22.3 (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle)

A sus 22 años, Antonio Arbona, es un emprendedor apasionado por el ejercicio y por consiguiente testigo de los beneficios de llevar una vida saludable.


Junto con sus estudios universitarios en microbiología continuaba  sus entrenamientos físicos y en el 2014 se interesó en conocer más sobre el crossfit, que se refiere al sistema de acondicionamiento físico basado en ejercicios constantemente variados, con movimientos funcionales, ejecutados a alta  intensidad.

Su inquietud lo llevó a certificarse en ese tema en México y  Estados Unidos, este fue el paso que le permitió abrir su propio concepto de crossfit en Guatemala.

Arbona afirma que el gusto por ejercitarse no se centra en lograr un mejor aspecto físico, sino va más allá, por los efectos positivos que conlleva.

Es así como en el 2015, surge la inquietud de concretar la idea de abrir un gimnasio en un lugar adecuado para ofrecer esta opción, y descubrió que cerca de donde vive actualmente existen pocos lugares donde ejercitarse, y ninguno especializado en crossfit.

Ya con la idea en mente comenzó a hacer estudios de mercado, y la búsqueda del lugar idóneo para establecer el negocio, y encontró unas bodegas  en el kilómetro 22.3 de carretera a El Salvador que le parecieron ideales en cuanto a espacio, tamaño y disponibilidad.

Cada espacio está acondicionado con equipo moderno, por ejemplo, el salón para practicar aeroyoga cuenta con los accesorios y columpios importados desde Tailandia. Debido a que  cuidan la calidad del equipo para que los clientes no sufran lesiones que también se pueden prevenir al utilizar equipo de última generación.

Los clientes son atendidos por tres entrenadores certificados que brindan asesoría y rutinas personalizadas adaptadas a cada persona.

La membresía tiene un costo de Q499 mensual, y una inscripción de Q299, la atención es de lunes  a sábado. Para mayor información puede encontrarlos en  Facebook como Kinetik Gym.” transformer=”gsi.gn3quote.SCD_ColumnaRelacionadaNota_2017″ /]
Como todo negocio cuando es concebido surge una primera propuesta. En principio, la idea era crear un crossfit box, pero Arbona estaba convencido de que quería llevar ese concepto a otro nivel.

“Quería crear un concepto en donde las personas no llegaran solo a hacer pesas, sino un gimnasio que les permita realizar diferentes entrenamientos”, comenta el emprendedor.

Ese complemento llevará a los clientes del gimnasio a desarrollar una buena técnica y bases para entrenar otros niveles de Crossfit como TRX o funcional, que son movimientos que ayudan a evitar el riesgo de lesiones que en opinión del emprendedor en Guatemala no existe conciencia preventiva.

Arbona tuvo la mala experiencia de sufrir una lesión que lo inhabilitó de sus entrenos durante seis meses, debido a  una mala asesoría.

Por ello, decidió incluir otro tipo de ejercicios como el aeroyoga, aeropilates, y bailes como bollix y zumba como parte de la oferta, porque son ejercicios de recuperación para personas que hacen entrenamientos fuertes.

Ser incluyentes

Arbona explica que otro de los objetivos del concepto es ser un gimnasio integral e incluyente, es decir, que en un solo lugar las personas puedan entrenar en espacios debidamente acondicionados con equipo moderno y de calidad.


Otro punto importante para Arbona es no crear preferencias entre los clientes, porque conoce que es una de las molestias de la mayoría de usuarios de gimnasios donde algunos entrenadores se llegan a enfocar en determinadas personas, y el  emprendedor consideró importante crear conciencia en sus colaboradores para que brinden un servicio personalizado a cada uno de los usuarios.

Además, buscó que el concepto fuera atractivo para todo tipo de personas, desde jóvenes, adultos, amas de casas, madres trabajadoras que puedan encontrar una opción de escoger el entrenamiento que más les convenga con amplios horarios.

Un valor agregado del negocio es la posibilidad de rentar el espacio por horas, para aquellas personas que ya cuentan con un entrenador personal.

Contenido relacionado:

> Emprendedores hacen realidad su sueño de crear su propia empresas
> Las razones por las que se debe proteger un emprendimiento
>
 En qué sector se enfocan la mayoría de emprendimientos guatemaltecos