Este es el perfil de empresas que busca el TEC para ocupar su tercer edificio

A 10 años de empezar a operar el Campus TEC alberga a 150 empresas y ahora se apresta para atender las necesidades de innovación de la industria ya que la tercera torre se destinará con ese fin.

Salas, escritorios, cabinas y oficinas pequeñas que brinda el TEC en espacios compartidos, según la demanda del interesado. (Foto, Prensa Libre: Rosa María Bolaños).
Salas, escritorios, cabinas y oficinas pequeñas que brinda el TEC en espacios compartidos, según la demanda del interesado. (Foto, Prensa Libre: Rosa María Bolaños).

Arturo Samayoa, gerente del Campus Tecnológico TEC Guatemala, dijo que el proyecto fue impulsado con la idea de crear un sistema como el de Silicon Valley en Estados Unidos.

Empezó a operar en el 2008 con el primer edificio de 7 niveles, en el 2014 se inauguró el segundo y en la actualidad hay unas 150 empresas entre pequeñas, medianas y grandes que operan en el lugar o que tiene algún departamento de innovación o de tecnología de la información en dicho campus.

El tercer edificio del TEC se inaugurará en agosto próximo. Sin embargo en este el enfoque varía ya que está destinado para empresas más relacionadas con la industria e industria pesada que con empresas de servicios. Puede ser por ejemplo cementos, manufactura, alimentos, azúcar, farmacéutica, dijo el ejecutivo.

“Está más enfocado a la industria, queremos atraer empresarios o a la industria que no está haciendo todavía investigación, desarrollo y tecnología, y así involucrarla en proyectos nuevos y al ecosistema” expuso.

“Sabemos que la industria pesada aún está un poquito rezagada con respecto al sector en otros países, que ya tienen industria robotizadas y gran autonomía. En Guatemala muchas aún se manejan de forma tradicional. La industria va entender que existe esa necesidad de entrar a la revolución 4.0. Hay mucha transformación digital y hay que subirse en ese tren, si no van a estar más rezagado y necesitamos cerrar esa brecha” mencionó.

Maqueta de las torres de edificios del TEC, zona 4. (Foto, Prensa Libre: Rosa María Bolaños).

A la fecha la ocupación es de 15% a 20% y aún no se ha terminado de construir, dijo Samayoa por lo que considera que tendrán éxito con esa visión.

El TEC se ha ido adecuando a las necesidades que se han detectado, y aparte del área industrial la siguiente fase será la biotecnología y servicios de salud.

Samayoa dijo que “debido a que el TEC es inversión privada, no me autorizaron revelar datos, pero puedo comentarle que es una inversión multimillonaria, que demuestra el nivel de compromiso en el desarrollo del país. Levantar un tercer edificio es un índice de confianza en que se incrementaran los índices económicos del país”.

Desarrollo actual

Van desde el desarrollo de monederos virtuales hasta robots aéreos como Aerobots, desarrollo de telas usando tecnología de punta, software o programas informáticos, creación y ensamblaje de equipo.

En el lugar han instalado oficinas empresas o proyectos con diversas aplicaciones, una de estas es Uber, además el Ministerio de Gobernación instaló ahí una parte de su oficina de tecnología informática, dijo Samayoa. En el caso de la firma Canella tiene ahí su departamento de IT y de redes sociales.

La firma Xoom inició en el TEC, y el proyecto evolucionó y creció, luego fueron comprados por PayPal y se trasladó a su espacio propio, ejemplifica Samayoa.

“La visión inicial la impulsó Juan Mini, él estuvo y trabajó en Silicon Valley, conoció el ecosistema de este desarrollo económico y su idea es tratar de replicar en Guatemala lo que él vivió” comentó Samayoa.

Ahora entran alrededor de 2 mil personas, entre colaboradores, visitas, empresarios, encargados de negocios. Es un lugar muy dinámico en ese sentido, agregó Samayoa.

Cómo crearon el ecosistema

El objetivo de este ecosistema es que se deben brindar espacios donde exista una sensación de colaboración y para que proyectos de diferentes tamaños puedan trabajar en el lugar.

Cuenta con Edutec y Teclab para formación y preparación de prototipos. (Foto, Prensa Libre: Rosa María Bolaños).

También hay áreas comunes como el chill out que es un área para relajarse tomando un café, la refacción, el almuerzo y compartir con personas de otras oficinas o proyectos, explican tanto Samayoa como Anaité Pacheco, jefe de comercialización de los edificios 1 y 2.

Se tienen espacios pequeños y el makerspace (un espacio de trabajo colaborativo con acceso a conocimiento, recursos o algún tipo de maquinaria para trabajar sus proyectos o prototipos). Los servicios son compartir ideas y conocimiento, elaboración de prototipos, soldar circuitos, robótica y programación en

Para hacer uso de estos espacios se paga una mensualidad o membresía.

Por medio del Edutec, uno de los servicios para el cual se cuenta con aulas, se ofrecen cursos alrededor del tema de tecnología. Además el Teclab cuenta con dos laboratorios, en estos hay dos ingenieros un mecatrónico y un mecánico.

Estas áreas son para experimentar en base a las ideas que lleva el emprendedor o impulsor del proyecto, para hacer prototipos, soldar circuitos, crear prototipos 3D. También robótica, soldar circuitos o programar Arduino (es la programación de un microcontrolador que ha permitido socializar la tecnología).

Área de Teclab, para hacer prototipos de proyectos. Cuenta con in ingeniero en mecatrónica y un ingeniero en mecánica para atender a los interesados. (Foto, Prensa Libre: María René Barrientos).

Hay un crecimiento orgánico, dijo Samayoa, al inicio se creyó que iba a costar conseguir empresas de tecnología para llegar a este tipo de ecosistema, pero el mismo país responde y ya ha traído más inversión y nuevos empresarios.

En la actualidad en ese espacio hay una aceleradoras y un coworking y se ha tenido buena respuesta ante esa dinámica del desarrollo económico, agregó el ejecutivo.

“Esas áreas forman parte de este ecosistema, incluso las áreas comerciales en los primeros niveles, ahí se pueden encontrar a alguien que hace software y otro que hace harware, son los primeros pasos y falta que siga evolucionando” agregó Samayoa.

Parte de lo que hace falta es que haya más empresas de inversión extranjera que venga a Guatemala, como la parte de financiación de proyectos, financistas que puedan arriesgar más dinero en empresas de ese tipo, agregó.

Espacios para emprendimientos o innovación inician desde una silla

Pacheco explicó que el sistema que manejan es con varios esquemas de alquiler de espacios que van desde una silla hasta los espacios coworking, con cabinas, oficina virtual, con montos desde Q650 a Q750 mensual. Las oficinas van desde 10 a 14 metros, y otras de 25 a 280 metros.

Áreas de esparcimiento y convivencia en el TEC. (Foto, Prensa Libre: María René Barrientos).

“Este tipo de instalaciones ayudan a dar una imagen corporativa. Hay quienes empiezan alquilando una silla y crecen por lo que se pasan a una cabina y luego a alguna de las oficinas”, agregó Pacheco.

Contenido relacionado

> Empresas tecnológicas y creativas corren riesgos al no proteger sus ideas

> Esta es la forma en que la nanotecnología puede revolucionar el sector textil en Guatemala

> 6 tecnologías inspiradas en la naturaleza

 

 

 

 

 

0