La razón por la que se ven menos Food Trucks en las calles de Guatemala

El mayor auge de este sector en Guatemala fue en el 2015, pero su crecimiento se estancó por restricciones.

En Guatemala no existe un reglamento que ordene la forma de operar de los foodtrucks y las municipalidades tampoco quieren asumir la responsabilidad. (Foto Prensa Libre: Shutterstock/Diseño PL)
En Guatemala no existe un reglamento que ordene la forma de operar de los foodtrucks y las municipalidades tampoco quieren asumir la responsabilidad. (Foto Prensa Libre: Shutterstock/Diseño PL)

Saciar un antojo o la necesidad de cubrir una de las comidas diarias hacen atractivos a los restaurantes sobre ruedas o food trucks, los cuales han ganado popularidad y cada vez surgen nuevos conceptos que atraen a los comensales a vivir una experiencia diferente. En Guatemala, aunque tuvieron un auge, aún no tienen una presencia consolidada.

Este concepto de negocio que emana olores y ofrece diferentes sabores es una opción para los consumidores que buscan variedad, sabor y buen precio, pero en Guatemala existen limitaciones de espacio y una inexistente regulación que no les permite operar libremente, como lo hacen en otros países.

Las restricciones son uno de los retos que no supera el sector, porque corren el riesgo de ser multados por la Municipalidad de Guatemala y, en el peor escenario, consignan el vehículo en un predio municipal por circular y parquear en lugares sin permiso.

Por lo anterior, el sector se limitó a trabajar en eventos privados, ferias gastronómicas y en lugares con el suficiente espacio para operar, sin incluir espacios públicos.

Fernando Rivera, de la Fábrica de Foodtrucks, comenta que ninguna entidad gubernamental ni las municipalidades están dispuestas a regular este sector, otorgar permisos y hacer inspecciones para que pueda operar.

En ese sentido, Rivera trabaja en una propuesta junto a otros dueños de camiones para que las entidades deleguen en ellos la carga y así    homologar los requisitos para todos los involucrados.

Sin embargo, el mismo sector está dividido. En el 2016 crearon una gremial, pero al final se separó y cada grupo trabaja por su cuenta.

Ian Chew, representante de la Gremial de Foodtrucks Guatemala, es optimista y a pesar de los temas de movilidad, considera que el sector se mantiene dinámico e incluso afirma que más restaurantes han creado su propio concepto sobre ruedas para poder atender eventos sociales.

“La diversidad que tenemos es rica para los consumidores, pero aún tenemos una limitación en los espacios públicos”, asegura Chew.

La idea es retomar el tema para que los camiones de comida cumplan con su propósito de giro original, que es la calle, enfatiza Rivera de la Fábrica de Foodtrucks.

“Tenemos movimiento porque los eventos aseguran el pago total de la comida que se consumirá, no hay merma, desperdicio, y tampoco pérdidas, pero no tenemos exposición”, lamenta Rivera.

En opinión de Chew, el mercado ha evolucionado en Guatemala, y actualmente sigue vivo gracias a dos factores: El primero tiene que ver con la gremial, porque estar aglomerados les brinda la oportunidad de crear y afinar los reglamentos para cumplir con requisitos sanitarios y de seguridad, entre otros.

El segundo tiene relación con el tema de respaldo, porque los clientes pueden confiar en que existe una entidad donde pueden acudir tanto para manifestar aspectos positivos como negativos de los negocios.

“Tenemos que cumplir con normativas para que tomen en serio al sector.”, Ian Chew, Gremial de Foodtrucks de Guatemala.

Chew comparte que trabajan de nuevo en encontrar una plaza donde puedan establecerse sin tener implicaciones legales, por lo que estima que en un corto plazo tendrán noticias de dónde poder encontrarlos. Otro fenómeno que detecta es que algunos camiones que empezaron a trabajar dentro de la ciudad llevaron sus modelos a la provincia, por ejemplo, Chimaltenango, Cobán y Escuintla registran un interesante movimiento de restaurantes móviles, refiere Chew.

El uso de la tecnología es otro aspecto que puede ayudar a los foodtrucks a atraer a nuevos clientes, comenta Rivera, por esa razón trabajan en una aplicación móvil que brindará al usuario la localización de los diferentes foodtrucks y desplegará los menús de cada uno de ellos.

Con esta propuesta esperan relanzar el sector y fomentar la cultura de la comida sobre ruedas en el país.

Actualmente los dueños de los foodtruck operan con algunos permisos de las municipalidades, tienden eventos o están en centros comerciales. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

 

Danissa Santizo, de Burger Bros Food Truck, tiene nueve años de experiencia, y recuerda que fue una de las pioneras en el negocio en Guatemala, empezaron unos tres o cuatro camiones, reconoce que el sector creció y considera importante que estén agremiados porque se han abierto más oportunidades y generan cada vez más confianza tanto de las empresas como de los clientes.

Como grupo velan porque todos cumplan con los requisitos y constantemente llevan a cabo revisiones voluntarias, por ejemplo, en verificación de limpieza, temas de uso de gas, orden y capacitación para el personal, seguridad industrial, entre otros.

No otorgan permiso

 

Amilcar Montejo, intendente de la Policía Municipal de Tránsito (PMT), afirmó que la Municipalidad de Guatemala no otorga ningún tipo de permiso a ventas instaladas en la vía pública y que el objetivo es “eliminar” todo tipo de vehículos o ventas que permanezcan sobre banquetas y espacios públicos, que obstaculicen la libre locomoción tanto del peatón como de los vehículos.

Según el reglamento de Tránsito vigente, en el artículo 184, numeral 6, establece la multa de Q500 a todo vehículo que este mal estacionado y obstaculice la libre locomoción.

Montejo agrega que se otorgan algunos permisos cuando se comprueba que es un evento ordenado y coordinado a través de las alcaldías auxiliares de la zona y el Comité Único de Barrio.

La Municipalidad de Guatemala no tiene conocimiento de ningún reglamento sobre este sector y tampoco lleva un registro de permisos.

A favor y en contra

 

La consultora de investigación de mercado TrialPanel elaboró un estudio sobre la percepción de este concepto entre los consumidores mexicanos y el 70% de los consultados afirmó haber probado la comida en estos camiones.

El 56% sostuvo que los foodtrucks reemplazan el concepto de comida rápida.

Al consultarles sobre dónde probaron la comida, el 42% dijo que durante un evento gastronómico; el 39%, en un predio de foodtrucks; otro 38%, en la calle y un 13%, en conciertos.

Lo más valorado de la experiencia, según los encuestados, es estar al aire libre, el ambiente que se crea, la rapidez en la atención, la variedad y el tipo de comida.

Entre los que están de acuerdo, dicen que los foodtrucks ofrecen una alternativa práctica para no tener que acercarse a zonas comerciales; además, porque es más económico y contribuye a combatir el desempleo. Sin embargo, quienes no están de acuerdo con esta iniciativa, sostienen que se ocupan lugares públicos, muchas veces se suben a las veredas, no son higiénicos y además es una competencia desleal para los comercios que tienen que pagar impuestos.

Los food trucks en Guatemala se organizan para participar en eventos cerrados y poder así generar ingresos seguros. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

¿Cómo funciona?

Los principales requisitos que debe cumplir una persona que desea incursionar en este negocio sobre ruedas son: una buena planificación y precisión en la proyección de mercadeo y ventas. Además, cumplir con todas las normativas sanitarias, de seguridad industrial y personal calificado para atender el negocio.

  • Estudio de Mercado: Previo a modificar y adaptar un camión de alimentos debe elaborar un estudio de mercado para validar la idea o bien descartar que nadie más posea una parecida. Determinar los clientes potenciales y los lugares, que estén permitidos, más atractivos para vender.
  • Crear concepto: Tomar en cuenta que en función de los productos que se sirvan, se escogerá un tipo de vehículo para adaptar el espacio.  El camión debe estar homologado y todas las modificaciones que se le realicen deberán quedar registradas en una ficha técnica en caso lo requieran las autoridades.
  • Registros legales: Para poder operar un foodtruck en Guatemala debe inscribir la marca en el Registro Mercantil, luego solicitar un registro sanitario en el Ministerio de Salud Pública. Emisión de facturas en la Superintendencia de Administración Tributaria y licencia de conducir del piloto.
  • Plan de negocio: Es necesario desarrollar un plan del negocio donde detalla las inversiones, alianzas, asesoría legal y proveedores. Se elaboran las recetas para el menú y determina el costo para cada producto. Luego, elabora un plan de ventas y mercadeo que incluya pago de publicidad en redes sociales u otros medios.

Contenido relacionado:

 

>Los campeones guatemaltecos que buscan medallas en el mercado de las crepas 

> Food Truck de migrante guatemalteca lleva el sabor típico a Los Ángeles en EE. UU.

> El food truck que resalta colores y sabores de Guatemala