La vacuna contra el covid-19 podría llegar a Guatemala en marzo de 2021 (y no será masiva)

El inicio de la vacunación masiva para frenar el covid-19 en Estados Unidos que empezará el lunes 14 de diciembre es un mensaje de esperanza para Guatemala en cuanto al control de la pandemia.

La vacuna contra el covid-19 estará disponible en Guatemala en febrero. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La vacuna contra el covid-19 estará disponible en Guatemala en febrero. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La distribución masiva de las dosis en EE. UU. tiene varias lecturas y, según expertos, son señales de que para el primer trimestre del 2021 podría estar disponible la vacuna en Guatemala, y a escala global.

Además, China, Rusia y Reino Unido ya empezaron la anhelada vacunación para frenar el avance del covid-19. Se espera que otros países europeos se sumen en los próximos días.

Los expertos consultados consideran que una vez que comience la vacunación en EE. UU., la vacuna llegará antes para algunos países de América del Sur y luego a Centroamérica.

La región está muy vinculada con los países del norte y México, que también iniciaría el proceso de distribución y vacunación antes de que termine el año.

Lea más | Mixco sigue adelante con pista de patinaje a pesar de que Salud pide que se abstenga

Perspectivas

José Luis Ranero, presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala (Colmedegua), aseveró que Guatemala no ocupa los primeros lugares en la lista de los países que esperan la vacuna contra el covid-19, pero se espera que sea lo antes posible para mitigar el impacto que representó la pandemia el contexto social y económico de la población.

El médico dijo que, de acuerdo con las proyecciones oficiales, en Guatemala la vacuna podría estar disponible a mediados de marzo o principios de abril próximo.

En cuanto a la distribución de la vacuna, Ranero considera que para que esta llegue al país dependerá del volumen de producción de los laboratorios y la manera en que se programará la distribución a escala global.

Ranero señaló que aún no se tienen detalles sobre el convenio que firmó el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS)para la distribución de la vacuna ni con quién se acordó obtener el producto.

Lea también | “Me tuve que cortar el pelo porque se me estaba cayendo”: pacientes sufren secuelas del covid-19

Proceso complicado

Víctor Manuel García Lemus, presidente de la red de universidades de la Américas y el Caribe para la reducción del riesgo de desastres (Redulac) y experto en gerencia de riesgo de desastres en proceso de desarrollo, señaló que la población indígena ha sido un grupo que se resiste a la vacunación en general, y que tienen la idea de que la vacuna produce efectos en la fertilidad, lo cual es un tabú, un factor importante que se debe superar.

En segunda instancia, indicó que el MSPAS ha tenido problemas en el manejo de la cadena fría.

de las vacunas y con el vencimiento de estas y esto se puede convertir en un factor de desconfianza en la población.

Finalmente, dijo, puede influir la situación política reciente del país, que es complicada.

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social suscribió un acuerdo para la distribución de la vacuna para 2021. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Estrategia de la OPS

García Lemus coincide con Ranero al explicar que la disponibilidad de la vacuna en Guatemala se espera para febrero o marzo próximos, ya que el país está considerado en un “paquete” que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) configuró para intentar que la mayoría de los países que no cuentan con suficientes recursos económicos tengan acceso de la vacuna.

“La estrategia de la OPS es que se logré una inmunidad mínima en todos los países para reducir el contagió. En Guatemala estamos por los 130 mil casos y se supone que hay por lo menos tres casos asintomáticos por cada caso detectado, se puede pensar que hay medio millón de personas que han enfrentado el virus y que tendrán algún grado de inmunidad”, resaltó García Lemus.

Para lograr una inmunidad mínima con el 40% de la población o un poco menos, se deberían asegurar al menos tres millones de dosis y contar al personal de Salud, seguridad y todos los trabajadores básicos que enfrentan la pandemia, y luego sumar las personas de 60 años; todos ellos deberían cubrirse con el primer lote de vacunas.

El experto consideró que esas dosis serían insuficientes ya que para lograr una inmunidad de rebaño se necesitarían por lo menos 10 millones de personas vacunadas, ósea el 60% de la población vacunada, y eso no se alcanzará en el primer semestre del 2021.

El presidente de Redulac enfatizó que al vacunar al personal expuesto y a las personas que tienen mayor complicación, dado que la población joven ha demostrado tener menos riesgo con la vacuna, se tendría un nivel de seguridad para desarrollar actividades relativamente normales el próximo año.

“En la medida que la producción se generalice la vacunación probablemente se tendría que ver otros grupos como la población infantil a medida de ir cubriendo el tan añorado 70% de la cobertura a nivel mundial”, puntualizó Ranero.

Etapa logística

A decir de Ranero, el Sistema de Vacunación Nacional del MSPAS no es perfecto, pero sí un buen sistema de vacunación.

Recordó que el Sistema Nacional está acostumbrado a vacunaciones muy grandes y no sería impedimento para contar con la disponibilidad, en todo caso el problema es la producción, más que la metodología de la cobertura.

Disponibilidad financiera

Álvaro González Ricci, ministro de Finanzas, indicó que habrá una reserva financiera de Q1 mil millones en el presupuesto del 2021 para cubrir la compra de vacunas.

Recordó que se hizo un anticipo de Q400 millones en el presupuesto vigente para la compra de las dosis y para el próximo año se estaría destinando otro tramo financiero.

El ministro aclaró que esa estructura se definirá la semana que viene con las propuestas y enmiendas al plan de gasto del próximo año.