Mipymes guatemaltecas podrán acceder a una línea de crédito de US$100 millones (y los requisitos que deberán cumplir)

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) anunció un crédito por US$100 millones para microempresarios de tres países centroamericanos afectados por la pandemia.

El BCIE podrá financiar el capital de trabajo, las mejoras empresariales y las necesidades de inversión de las mipymes en sectores clave como el agroalimentario. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El BCIE podrá financiar el capital de trabajo, las mejoras empresariales y las necesidades de inversión de las mipymes en sectores clave como el agroalimentario. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Otorgar créditos blandos en apoyo a las mipymes de Guatemala, El Salvador y Honduras, que han sido afectadas por la pandemia del covid-19, es uno de los principales objetivos de la línea de crédito por US$100 millones avalada por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y la Corporación Financiera Internacional para el Desarrollo (DFC) de Estados Unidos.

Ambas instituciones suscribieron mencionada línea de crédito, y los recursos serán canalizados a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y las instituciones financieras intermediarias en cada uno de los países.

Usaid es un actor clave para implementar una segunda fase orientada a proveer asistencia técnica a las mipymes para que puedan mejorar sus habilidades empresariales, así como a las instituciones financieras para promover el desarrollo de productos financieros que se adapten a las necesidades puntuales de las mismas.

Por lo anterior, la entidad estadounidense trabajará en conjunto con las instituciones financieras para maximizar el impacto de los fondos, refirió el BCIE a través de la Oficina de Comunicación y Relaciones Externas.

Lea además: Los créditos privados crecen a menor ritmo ¿por qué?

Coincide con visitas

El anuncio del crédito se originó pocos días después de las visitas de la vicepresidente de los EE. UU. Kamala Harris y de la directora de Usaid Samantha Power, ambas funcionarias conocieron y conversaron con microempresarios guatemaltecos, quienes compartieron sus necesidades, como la falta de acceso a créditos para arrancar o escalar los modelos de negocios.

Juan Pablo Carrasco, presidente de la Cámara de Comercio Guatemalteco Americana (AmCham), afirmó que el financiamiento es uno de los principales problemas que enfrentan los micro y pequeños empresarios, y si logran obtenerlo las tasas son altas y los “ahorcan”, por lo tanto, una buena parte de la población está desatendida.

“Los bancos multilaterales están buscando formas de atender ese segmento de mercado para que de alguna forma puedan formalizarse, porque estos programas están acompañados de asesorías”, refirió Carrasco.

El BCIE aseguró que los fondos ya están disponibles mediante el programa “Facilidad de apoyo al sector financiero para el financiamiento de las mipymes”, del programa de emergencia del BCIE por covid-19 y reactivación económica, mediante la red de instituciones financieras del BCIE.

Todos los sectores pueden beneficiarse de los fondos como agroalimentarios, energías renovables, la eficiencia energética, la hostelería y el turismo, la construcción, los medios de comunicación, la industria y los servicios.

Samantha Power, administradora de Usaid, visitó la semana pasada varios proyectos agroalimentarios de Guatemala, que podrían beneficiarse con la línea de crédito anunciada por el BCIE. (Foto Prensa Libre: Twitter Samantha Power)

El programa se dirige a las mipymes que deseen crear una empresa o mejorar sus niveles de productividad y de competitividad, para obtenerlo deben de demostrar que durante la pandemia ha logrado retener a su personal o realizar recontrataciones a la fecha de recibir los fondos, detalló el BCIE.

El BCIE espera que las mipymes afectadas por la pandemia puedan atender sus necesidades de financiamiento inmediatas, que les permita reactivar sus operaciones y por ende contribuir a la recuperación de los empleos y a la reactivación económica del país.

Estos recursos buscan, además, promover la protección del empleo formal, así como crear nuevas oportunidades para la expansión de las mismas, lo que permitirá reducir los niveles de pobreza, promover nuevas fuentes de empleo y detener la migración de personas a otros países por razones económicas, concluyó el BCIE.