Roya estancó producción de café en cosecha que recién finaliza

Los efectos de la roya una vez más estancaron la producción y exportación de café en la cosecha 2017-18 que está por concluir, a pesar de ello incrementó el volumen exportado y la generación de divisas.  

Guatemala exportó 4.3 millones de quintales de café oro en la cosecha 2017-18, registrando un leve incremento, según los datos de Anacafé. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Guatemala exportó 4.3 millones de quintales de café oro en la cosecha 2017-18, registrando un leve incremento, según los datos de Anacafé. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

En la antesala de la cosecha de café 2017-18 que concluye el próximo domingo, las cifras de producción y exportación muestran un estancamiento como efecto posroya —hongo— que ha impactado a los cultivos desde el 2012.

Los datos preliminares señalan que la exportación del aromático cerrará en los 4.3 millones de quintales oro —sacos de 46 kilos—, superior a los 4.2 millones de la cosecha 2016-17.

La variación significará un incremento de 2.3%, que equivale a unos 340 mil sacos.

Ritmo lento

Evelio Alvarado, gerente general de la Asociación Nacional del Café (Anacafé), confirmó que a pesar de que existe un incremento entre 100 mil a 200 mil sacos por cosecha anual, la producción se mantiene estancada.

“Es un crecimiento muy lento de recuperación del período posroya y se debe a que no existe un plan nacional de fomento para caficultura, y que la renovación de los cafetos sea más rápida”, afirmó.

El directivo citó, como ejemplo, que en Honduras y Colombia donde las plantaciones fueron afectadas por el hongo, la reacción del apoyo estatal fue más inmediata y en cinco años lograron mejorar su producción de café y los rendimientos. En el caso de Guatemala, explicó, los productores llevaron a cabo sus renovaciones.

Lea también: Industriales piden intervención de fuerza pública para desbloquear carretera

“Las cifras demuestran que se pasó de 4.2 millones a 4.3 millones, pero de una manera más lenta, por lo que es un crecimiento muy bajo”, refirió.

El año cafetalero finaliza el 30 de septiembre y comienza el 1 de octubre de cada año.

Expectativas

Para la nueva cosecha del año cafetalero 2018-19, que empieza el 1 de octubre, hay expectativas encontradas, pues por un lado son optimistas, pero por el otro los bajos precios pueden desestimular el cultivo. Aunado a ello, también están los efectos causados por la erupción del Volcán de Fuego el pasado 3 de junio.

Los pronósticos de Anacafé señalan que para la próxima cosecha se ubicará en 4.5 millones de quintales oro, siguiendo con la fase de recuperación.

Sin embargo, Alvarado afirmó que una de las preocupaciones es que ante el escenario de bajos precios internacionales, los productores prefieran no responder o descuidar sus plantaciones.

La misma posición refleja Gerardo de León, gerente de comercialización de la Federación de Cooperativas de Café de Guatemala (Fedecocagua), quien asegura que “hay buenas expectativas de producción”.

Comentó que, en general, la producción será positiva en zonas como Santa Rosa, Huehuetenango, Jutiapa, Jalapa y en la actualidad observan el impacto que pueda generar la sequía en Esquipulas, Chiquimula, fronterizo con Honduras.

Por otra parte, advirtió de que por el lado de Sacatepéquez, Chimaltenango y Escuintla existirá un impacto por la erupción del Volcán de Fuego.

Nuevos mercados

Alvarado confirmó que atienden nuevos mercados potenciales. Uno de ellos es Turquía, como puerta para poder ingresar al mercado árabe; así como Rusia, con el que ya se empezaron las negociaciones para buscar alianzas.

Le puede interesar: Estas son las demandas internacionales a las que se expone Guatemala

Otros nichos de mercado que están en exploración y que ya conocen del producto nacional son Argentina, Uruguay y Chile.

Los cinco principales consumidores de café guatemalteco en la cosecha 2016-17 son Estados Unidos con 38%; Japón, 15%; Canadá, 12%; Bélgica, 8%, y Alemania 5%.

Generador de divisas

Aunque el precio internacional del café cayó sustancialmente en los últimos seis meses y cayó hasta los US$97, las divisas por exportación cerrarán en US$737.5 millones.

El monto es mayor en US$89.3 millones con respecto al período 2016-17 cuando alcanzaron los US$648.2 millones.

Las cifras de Anacafé detallan que el precio promedio del saco comercializado en el exterior fue de US$154, lo cual es menor a los costos de producción.

El café se mantiene dentro  de los cinco primeros productos de exportación y generación de divisas.

Contenido relacionado 

Iniciativa propone ampliar fideicomiso del café por 25 años
Los precios mundiales del café estan siendo controlados por corporaciones  
Sector propone renovar parque cafetalero