Bomberos revelan que reciben miles de llamadas falsas en el Día de los Inocentes y que pierden más de Q1 mil 500 en cada salida

Las llamadas falsas y en broma que reciben a diario los cuerpos de socorro se incrementan en el Día de los Inocentes, y la tendencia se mantiene constante durante el año.

Publicado el
Bomberos Voluntarios reciben miles de llamadas diarias, pero la mayoría son falsas. (Foto Prensa Libre: María Reneé Barrientos)
Bomberos Voluntarios reciben miles de llamadas diarias, pero la mayoría son falsas. (Foto Prensa Libre: María Reneé Barrientos)

“Bomberos Voluntarios… buen día”, se escucha de forma constante en un espacio de aproximadamente cuatro metros donde funciona el centro de llamadas del Cuerpo de Bomberos Voluntarios.

Dos elementos atienden cuatro líneas e ingresan comunicaciones de forma constante, sin embargo, en su mayoría son llamadas de bromas por parte de los ciudadanos, y la minoría son emergencias reales.

Según Alfredo Catalán, portavoz del cuerpo de socorro a diario reciben 100 mil llamadas, sin embargo, han establecido que solo un 3% son llamadas de emergencias reales, es decir que solo 3 mil son sucesos que deben atender, el resto son llamadas falsas.

En el Día de los Inocentes, que se conmemora el 28 de diciembre de cada año aumenta la cantidad de bromas, pero este año la tendencia diaria se mantiene y no se reporta ningún incremento, según Catalán.

Por cada salida de unidades para atender emergencias se emplean entre Q1 mil 500 y Q1 mil 800 de recursos, los cuales se desperdician al atender sucesos que son falsos, reconocen los socorristas.

Además, al desplazar una unidad a determinado lugar, otra emergencia real se está dejando de atender.

Bomberos Voluntarios comparten que reciben varias llamadas de niños que no están bajo supervisión de un adulto. (Foto Prensa Libre: María Reneé Gaytán)

Entre las llamadas más recurrentes están las de niños que hablan con los operadores, y en muchas ocasiones no están bajo supervisión de los padres.

Por otro lado, hay llamadas donde nadie responde o bien solo se escucha el ambiente del lugar de donde se originó la comunicación.