Estudiantes vuelven a clase a distancia, mientras sectores cuestionan el beneficio de la medida

La suspensión de clases presenciales en los municipios en alerta naranja es un hecho a partir de este martes. El Ministerio de Salud modificó el acuerdo ministerial que contiene la norma sanitaria para la prevención y control de contagios covid-19 en los establecimientos educativos, y señala que solo los centros educativos que están en localidades en amarillo podrán seguir con la modalidad híbrida.

Los estudiantes que están en municipios en alerta anaranjada podrán volver a clases híbridas, según modificaciones al acuerdo ministerial 300-2020 y al 69-2021. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Los estudiantes que están en municipios en alerta anaranjada podrán volver a clases híbridas, según modificaciones al acuerdo ministerial 300-2020 y al 69-2021. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Para los próximos 16 días, el semáforo epidemiológico indica que hay 136 municipios en amarillo, lo que representa a unas 14 mil 500 escuelas que podrán tener clases presenciales, cuando un mes atrás eran 34 mil las que comenzaron el ciclo escolar con el modelo híbrido.

Mientras que en alerta anaranjada y en rojo hay 204 municipios, y en estos los estudiantes no podrán retornar a las aulas hasta que la alerta disminuya.

Los cambios en la normativa deben ser acatados por el Ministerio de Educación (Mineduc), al que también se le da la facultad de disponer medidas temporales distintas a las establecidas en el acuerdo ministerial, cuando considere que el nivel de propagación del nuevo coronavirus entre la comunidad educativa sea alto.

El acuerdo ministerial, el 69-2021, se publica luego de un mes de iniciado el ciclo escolar en el sector oficial y dos, en los colegios privados, y modifica el acuerdo ministerial 300-2020 que fue publicado en diciembre pasado, una de las últimas intervenciones que tuvo la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia COVID-19 (Coprecovid).

De acuerdo con Julia Barrera, vocera de Salud, los cambios obedecen a una medida de prevención por los casos de covid-19 que se han registrado en los establecimientos educativos, aunque el Mineduc informó la semana pasada de 116 contagios entre docentes, directores y alumnos en las escuelas.

Modificaciones

En la normativa se refuerza el uso universal de mascarilla en los establecimientos educativos, esta debe ser de tipo quirúrgico o de tela de dos capas sin válvula. Los niños menores de 2 años no están obligados a utilizarla. Se debe respetar el distanciamiento social no menor a 1.5 m, así como la ventilación dentro de las aulas.

Se vuelve a recordar que todos los centros deberán tener en cada aula estaciones de higiene de manos, lavado con agua y jabón o gel con alcohol de preferencia al 70%, cuando antes mencionaba que al 60%.

Entre las modificaciones, en el artículo 2, se norma que cada establecimiento debe cumplir con el protocolo para el regreso a clases y el protocolo institucional del Mineduc, el cual fue avalado por Salud. Estos lineamientos fueron repartidos a directores y a docentes al comienzo del ciclo escolar y están colgados en el sitio web de la cartera de Educación para ser consultados.

 

En el protocolo del Mineduc se establece que los padres de familia deben dar su consentimiento por escrito para autorizar que sus hijos asistan a las escuelas y colegios, para quienes no quieran hacerlo, los niños podrán estudiar en sus hogares con guías de estudio o de manera virtual. Esto continúan vigente.

La figura del monitor de salud debe ser parte de la Comisión de Prevención y Atención que los establecimientos tienen que conformar y la cual es parte del Comité de Gestión de Riego, este será responsable de la vigilancia de la salud tanto de los estudiantes, como de los docentes, del personal administrativo e incluso de los padres de familia, a fin de detectar posibles brotes de covid-19, y de hallarlos referirlos al sistema de salud. Parte de su función es garantizar que los protocolos sanitarios se cumplan.

Le también: Verificamos por usted: ¿Es posible liberar el acceso a internet para fines educativos en Guatemala?

Nuevo tablero

El nuevo tablero de alertas sanitarias para los centros del sistema educativo nacional establece que la educación será a distancia o desde casa en los municipios donde el semáforo que publica el Ministerio de Salud marque alerta roja y anaranjada. Una medida que deben acatar la educación pública y privada.

Los que estén en amarillo podrán optar por el sistema híbrido -aprendizaje en casa y presencial en grupos escalonados-, podrán volver a las aulas respetando un aforo de 4 m2 por persona, cuando el acuerdo anterior señalaba un aforo de 2.5 m2.

En cuanto a los recreos y educación física señala que podrán realzarse siempre que sea al aire libre y con un aforo de 4 m2 por persona, y manteniendo la burbuja del aula, un lineamiento que se detalla en los protocolos que el Mineduc desarrolló. Las actividades cívico-culturales están limitadas a realizarse entre el grupo de cada clase.

En alerta amarilla está permitido la alimentación en comedores respetando un aforo de 4 m2, son 1.5 m2 más de lo señalado en el acuerdo anterior. También puede hacerse al aire libre.

Cuando antes las burbujas autorizadas en amarillo eran de grupos de 15 estudiantes, ahora serán de 10.

Las clases en los municipios que lleguen a estar en alerta verde también cambiarán a partir del acuerdo ministerial 69-2021, pues la normativa anterior establecía que la apertura a los centros educativos sería completa, con docencia y actividades presenciales, pero ahora se deberá garantizar el distanciamiento físico dentro de las aulas.

Además, la alimentación en comedores puede hacerse con aforo de 2.5 m2 por persona o al aire libre y respetando las burbujas -grupos de 15-.

Anteriormente la ocupación en el transporte escolar no estaba normado para la alerta verde, ahora no deberá sobrepasar el 75%, y si es en amarillo, solo se podrá ocupar el 50% de la capacidad de los vehículos.

Esto le interesa: Deserción escolar impacta mayormente en la secundaria ¿por qué nos debe importar?

Medida controversial

Diana Brown, directora ejecutiva de la Asociación de Colegios Privados, señala que ven positivo que se hayan unificado criterios entre el Mineduc y el Ministerio de Salud sobre los lineamientos que los centros educativos deben seguir para continuar con el modelo híbrido o bien a distancia.

Sin embargo, no comparte que todas las escuelas y colegios que están en municipios en naranja tengan que volver a la educación a distancia. “Cada centro educativo que sufra algún tipo de contagio, que cierre su aula o su burbuja, indistintamente del sector, pero no todos, porque hay otros que sí están con protocolos estrictos”, agregó.

Señaló que han recibido comentarios de padres de familia de que no están conformes con esta nueva disposición, pues esto afecta la dinámica familiar -muchos trabajan y ahora deben acoplar su agenda para cuidar a sus hijos en casa- y afecta la asimilación de conocimiento de los estudiantes al regresar a la virtualidad, los que tienen esa posibilidad.

Cabe mencionar que no todos los establecimientos que tenían la posibilidad de adoptar el modelo híbrido lo hicieron, unos prefirieron continuar a distancia desde el comienzo del ciclo escolar 2021, tal como lo hicieron el año pasado.

Para la infectóloga Alicia Chang, de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (AGEI), el que los estudiantes vuelvan a clases a distancia le parece incongruente, ya que se restringen las clases presenciales, pero se motiva a las familias a salir de vacaciones en Semana Santa, exponiéndose al contagio del covid-19.

“Están poniendo una restricción que no tiene una buena salida, si seguimos así, los niños no van a ir a las escuelas en todo el año, porque el nivel de contagios no bajará hasta que estemos vacunados o se infecte todo el mundo… hasta cuándo vamos a tener a los niños sin educación”, refirió la infectóloga Alicia Chang, de la AGEI.

Mencionó que cerrar los establecimientos impactará sobre la salud emocional y mental de los niños, pero también en la calidad educativa de los estudiantes.

El Defensor de la Niñez y Adolescencia, de la Procuraduría de los Derechos Humanos, Luis Fernando De León Laparra, comparte que la disposición va en detrimento de la educación, especialmente en los estudiantes que no tienen acceso a la tecnología para continuar con el proceso de aprendizaje a distancia.

“Se le hace un llamado al Ministerio de Educación para que pueda generar las metodologías más oportunas y apropiadas para que la niñez y adolescencia de Guatemala tenga acceso de calidad a la educación, así sea a distancia, y al Gobierno que dote de los insumos para que tengan esa tecnología y el internet para que se puedan conectar”, dijo el defensor de la PDH.