La incertidumbre sobre la tierra: lo que detonó el conflicto en Nimajuyú

Los vecinos de Nimajuyú argumentan que desde que se creó el proyecto habitacional las áreas verdes en disputa se destinaron para fines recreacionales.

La Policía Nacional Civil mantiene patrullajes en el sector de Nimajuyú por los últimos enfrentamientos. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
La Policía Nacional Civil mantiene patrullajes en el sector de Nimajuyú por los últimos enfrentamientos. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

Las autoridades no logran restablecer la paz en Nimajuyú, zona 21, donde desde el 13 de febrero hay enfrentamientos entre vecinos del sector y un grupo de personas que buscan asentar viviendas en las áreas verdes de la colonia.

El conflicto ha dejado varias personas lesionadas en los últimos días, entre ellas un joven de 20 años herido de bala. La Policía Nacional Civil (PNC) no ha reportado ninguna captura. Jorge Aguilar, vocero de la institución, dijo las fuerzas armadas trabajan para prevenir la violencia y diariamente notifican al Ministerio Público de lo ocurrido.

El lunes pasado la Comisión Presidencial del Diálogo inició una mesa de diálogo donde intervienen vecinos de Nimajuyú, representantes de las personas que planean instalarse en las áreas verdes y municipalidad de Guatemala, así como instancias de gobierno.

¿De quién es la tierra?

Nimajuyú es un proyecto de vivienda que inició el extinto Banco de Vivienda Nacional (Banvi) en 1987. Según un mapa catastral de la municipalidad de Guatemala, el área verde que hoy está en disputa es propiedad del Estado y la administra la Unidad de Vivienda de Desarrollo Popular (Udevipo), entidad del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (Civ).

La comuna argumenta que, al ser una propiedad del Estado, la solución al conflicto debe ser con acompañamiento del Organismo Ejecutivo.

Consultada al respecto, una vecina de Nimajuyú, que prefirió omitir su nombre por temor a represalias, explicó que a la finca matriz de la colonia se le hicieron 15 desmembraciones. Una de ellas es el área verde, la cual, desde el inicio del proyecto, fue destinada por el Banvi para fines deportivos y recreacionales.

Tras la extinción del Banvi en 2002, se publicó el decreto 30-2002 del Congreso, que establece que el patrimonio del banco se trasladaría al Civ, pero sin variar el destino que se les dio originalmente a los terrenos. Por ello, las áreas verdes no pueden ocuparse hoy para vivienda, sostiene la vecina.

“Cuando se la entrega del patrimonio al Banvi, quedó claro el destino de las 15 desmembraciones en Nimajuyú. Había escuelas, áreas deportivas, calles y avenidas, entre otros. Pero a la Unidad para Udevipo se le olvida que estas son áreas para fines recreacionales”, dijo la vecina.

Vecinos de Nimajuyú sostienen que el área que pretenden un grupo de personas pretende invadir se dispuso para fines recreacionales y deportivos. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

Le puede interesar: Priorizar lo urgente impide mejorar la economía a largo plazo

Exalcalde auxiliar

Jorge Mario García, quien fungió como alcalde auxiliar hasta hace unas semanas, aseguró que en 2019 se inició un proceso para que 12 propiedades de zona 21 fueran trasladadas por el Udevipo a la municipalidad de Guatemala. Entre estas se encontraban las áreas verdes de Nimajuyú.

García comentó que el Udevipo hizo el traspaso y el concejo municipal aprobó la donación. Sin embargo, aún está pendiente de que la notaria formalice la entrega ante el Registro de la Propiedad.

“Pedimos a Udevipo que 12 propiedades -entre las cuales figuran las áreas verdes de Nimajuyú- se pasaran a la municipalidad previendo que iban a invadirlas. Lo que hicimos fue ponerlas a nombre de la municipalidad porque entonces ya se podía actuar legalmente contra una invasión”, aseguró García.

No obstante, la municipalidad negó esta versión y sostuvo que las áreas verdes son del Estado.

García fue nombrado director de bienestar animal, cargo que ostenta desde el lunes 22 de febrero, comentó.

Rony Linares, analista en temas municipales, coincide en que las áreas que el Banvi destinó para fines recreacionales no pueden ser utilizadas para construcción de vivienda, “ni por parte de los propietarios de los condominios ni por ninguna otra persona”.

“Nimajuyú es un proyecto creado por el Banbi y se rige por el Código Civil en cuanto a la propiedad horizontal. Los vecinos de Nimajuyú pueden solicitar al Ministerio Público el desalojo inmediato de quienes invaden con orden de juez competente de ramo civil”, explicó Linares.

Segú el entrevistado, también se debe verificar quiénes son las personas que están invadiendo, ya que se ha conocido en años anteriores de grupos que usurpan tierras en distintas ciudades del departamento para generar lucro.