Comunitario

Peregrinación de enfermos en sillas de ruedas de la Orden de Malta llega a la iglesia de Santo Domingo 

Decenas de personas de la tercera edad en sillas de ruedas acudieron a la iglesia de Santo Domingo, en la zona 1 capitalina, para recibir una bendición especial, durante la Quinta Peregrinación de Enfermos, organizada por la Orden de Malta. 

Por William Oliva / Guatemala

Decenas de enfermos llegaron a la basílica de Nuestra Señora del Rosario (templo de Santo Domingo) para recibir la bendición de la Patrona de Guatemala. (Foto Prensa Libre: William Oliva)
Decenas de enfermos llegaron a la basílica de Nuestra Señora del Rosario (templo de Santo Domingo) para recibir la bendición de la Patrona de Guatemala. (Foto Prensa Libre: William Oliva)

Entre risas, bromas y lágrimas de emoción, los enfermos llegaron al templo auxiliados por voluntarios o sus propios familiares, mientras que decenas de agentes, patrullas y ambulancias prestaban su ayuda para desarrollar la actividad. 

En las calles aledañas al templo de Santo Domingo, conocida también como basílica de Nuestra Señora del Rosario, coronada como Patrona de Guatemala en 1934, se podían escuchar las sirenas de decenas de ambulancias, llegadas incluso de la provincia, que encabezaban la peregrinación. 

En los rostros de los abuelitos y también de algunos niños enfermos, en los inaudibles rezos con los ojos cerrados, podía notarse la fe y devoción a la Virgen del Rosario, a quien acuden año con año para poner su vida en su regazo.

Justina González, de 85 años, dijo que llegaba al templo desde Ciudad Peronia, zona 8 de Villa Nueva, para pedirle salud a la Virgen, ya que ha estado muy enferma debido a una caída que tuvo en la que se fracturó las piernas.

Miembros de la Orden de Malta reciben a los enfermos frente al templo de Santo Domingo. (Foto Prensa Libre: William Oliva)
Miembros de la Orden de Malta reciben a los enfermos frente al templo de Santo Domingo. (Foto Prensa Libre: William Oliva)

"Uso bastón porque no puedo caminar sola, pero me siento muy feliz de venir al templo, porque tengo muchos años de conocer esta iglesia", comentó emocionada doña Justina. 

En tanto, Lázaro Revolorio Sazo, otro abuelito llegado también de Ciudad Peronia, dijo que año con año llega a visitar a la Virgen.

"Me siento contento y gozoso, porque hemos visto que hemos tenido muchas bendiciones cada vez que venimos a visitar a Nuestra Señora", dijo esbozando una sonrisa mientras observaba la fachada del templo engalanada de colores. 

Los enfermos llegan a la basílica de Nuestra Señora del Rosario para pedir salud y fortaleza. (Foto Prensa Libre: William Oliva)
Los enfermos llegan a la basílica de Nuestra Señora del Rosario para pedir salud y fortaleza. (Foto Prensa Libre: William Oliva)

Tradición de años

Carlos Krafka, miembro y comunicador de la Orden de Malta, dijo que esperaban a más de 200 enfermos y unos 300 acompañantes a la actividad, propia de Guatemala, con la que se espera atenderlos en la fe, de acuerdo con los preceptos de la Orden. 

"Hay muchos enfermos que nos han comentado que pensaban que nunca más iban a poder venir a ver a la Virgen del Rosario, pero aquí están de nuevo, entonces nos da mucho gusto poderles dar la oportunidad de poder venir", dijo 

Los enfermos son auxiliados por voluntarios y socorristas. (Foto Prensa Libre: William Oliva)
Los enfermos son auxiliados por voluntarios y socorristas. (Foto Prensa Libre: William Oliva)

La Orden de Malta nació en el siglo XI con un hospital que atendía a peregrinos que iban a Jerusalén, por lo que la peregrinación se ha vuelto una tradición de muchos años, apuntó Krafka. 

La Orden de Malta tiene presencia actualmente en 120 países en el mundo. 

Un grupo de enfermos de la provincia llega al templo apoyado por agentes. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Un grupo de enfermos de la provincia llega al templo apoyado por agentes. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Contenido relacionado

> Salud sin capacidad de brindar cuidados paliativos a unos 48 mil guatemaltecos

> Impulsan campaña de sensibilización para mejorar condiciones de las niñas

> Niñas que son madres viven entre la desesperanza y la nula atención del Estado