Vacunas contra el covid-19: Por qué aumentan los casos conforme avanza la vacunación

En las últimas semanas, Guatemala ha registrado un récord de casos de covid-19 y los contagios activos suman casi 51 mil, según las cifras oficiales.

Coronavirus en Guatemala
Guatemala ha registrado un dramático ascenso de casos durante la primera quincena de agosto de 2021. (Foto Prensa Libre: EFE)

La llegada de las vacunas al país era anhelada, porque abre el camino a la posibilidad de que se regrese a la “nueva normalidad”. Sin embargo, conforme avanza el número de personas vacunadas también se incrementa la sensación de mayor libertad y crecen los contagios.

Epidemiólogos y médicos explican que una persona complete el esquema de vacunación contra el covid-19 no significa que el virus desaparecerá, sino por lo el contrario, se puede contagiar o recontagiarse. Por lo anterior, afirman que no se puede bajar la guardia con las medidas sanitarias como el distanciamiento físico y el uso de la mascarilla.

Además, enumeran al menos tres factores por lo que cuales los casos seguirán aumentando como que la vacunación es una medida a mediano y largo plazo para frenar la transmisión de virus, no hay suficiente población vacunada, la ciudadanía se siente relajada y bajó la guardia con el seguimiento de las medidas, y la sobrepoblación que tienen los hospitales para atender los contagios.

Alicia Chang, vicepresidenta de la Asociación de Enfermedades Infecciosas (AGEI), opinó que la vacunación está avanzando, pero la enfermedad saca mucha más ventaja en ese proceso por lo que se debe tomar en cuenta la prevención de transmisión del virus.

“Cuando teníamos variantes como la Alfa, por ejemplo, estimábamos que tenía que haber al menos un 70 por ciento de la población vacunada, pero ahora con esta nueva variante –Delta—que es más transmisible para poder frenar la transmisión tendríamos que tener arriba del 80 por ciento de la población vacunada, sino es que alcanzar el 90 por ciento y claramente estamos muy lejos de eso”, advirtió Chang.

Agregó que la transmisión y la enfermedad tiene números importantes de casos, y lo preocupante es que está variante es más transmisible y Guatemala tiene una población pobremente vacunada. La infectóloga considera también que las personas podrían estar cansadas de seguir medidas de prevención, las cuales fueron establecidas desde el inicio de la pandemia por lo que han bajado la guardia, sobretodo en la provincia es donde se observa con mayor frecuencia que los pobladores no utilizan mascarilla, se reúnen con otras personas que tampoco la utilizan y en lugares donde hay mucha afluencia.

“Debido a que no estamos vacunados en el porcentaje que debiéramos estar y que esta variante es muy transmisible, es muy importante que se sigan las medidas del uso de la mascarilla, lavado de manos y distanciamiento físico”, reiteró.

Protegen la vida

Los Centros para el control y la prevención de enfermedades de Estados Unidos actualizaron el pasado 23 de agosto que, las vacunas contra el covid-19 protegen a las personas de enfermarse de forma grave y para mayor protección contra la variante delta y evitar contagiar a los demás es importante que se inoculen lo antes posible y continúen con el uso de la mascarilla.

Además, señalan que está previsto que se produzcan infecciones en vacunados, por lo que las personas que se contagian tienden a ser más leves que las no vacunadas, por lo que significa que tienen menos posibilidades de morir o de ser hospitalizadas.

“Dado que las vacunas no son 100 por ciento efectivas, a medida que la cantidad de personas totalmente vacunadas aumente, también aumentará la cantidad de infecciones en vacunados. Sin embargo, el riesgo de infección sigue siendo mucho más elevado para las personas no vacunadas que para quienes ya se vacunaron. Las vacunas siguen siendo efectivas para proteger a la mayoría de las personas de la infección por COVID-19 y sus complicaciones”, afirma los CDC.

Lea también: Viceministro de hospitales: “Hay que poner medidas de restricción”

Hasta el pasado 30 de agosto, al menos 1 millón 142 mil 778 personas habían sido vacunadas con esquema completo y 3 millones 273 mil 717 con primera dosis, según las cifras del Ministerio de Salud Pública. La organización Diálogos reportó recientemente que los centros de vacunación: Mariscal Zavala, el Polideportivo Gerona, el Campo Marte y la Universidad San Carlos de Guatemala son los lugares donde más se han inyectado las vacunas.

La vacunación en el país ha avanzado desde el pasado 25 de febrero, cuando las autoridades de la cartera de Salud comenzaron con las jornadas de inoculación contra el covid-19 con cinco mil dosis donadas por Israel, las cuales fueron destinadas para el personal de os hospitales Roosevelt, San Juan de Dios y los temporales de Villa Nueva, Parque de la Industria y Quetzaltenango. No obstante, este proceso ha sido lento y desorganizado.

Lea también: ¿Comercio navideño estará menos abastecido? Tres factores internacionales afectan mercado nacional

José Ortiz, administrador del Observatorio de Covid-19, llamó a la reflexión a las personas para que las que solo se han aplicado la primera dosis busquen inyectarse la segunda para alcanzar la mayor inmunización posible. Afirmó que Guatemala tiene que llegar por lo menos al 95 por ciento de la población vacunada con el esquema completo para que surta efectos contra la pandemia. Criticó que las autoridades no han recibido las vacunas compradas y el proceso avanza con donaciones de Estados Unidos y otros países.

Tercera dosis

El epidemiólogo Arturo Sánchez López va un poco más allá y advierte que con la aparición de las variantes de covid-19 como la Delta en otros países de Europa se ha implementado una tercera dosis de vacuna conocida como la de refuerzo.

“Hay dos formas que la población puede tener inmunidad, la primera es por respuesta natural del organismo y es cuando el paciente se ha infectado y la segunda es a través de la vacuna. El problema de no tener niveles altos de inmunidad en la población es que, sigue habiendo asintomáticos que continúan diseminando el virus”, advirtió.

Sánchez agregó que los brotes surgen cuando las personas no toman las medidas necesarias, porque en los últimos días se ha visto que acuden a fiestas o eventos sobrepoblados sin mascarilla, sobre todo en la provincia.

Lea también: Guatemala tiene los indicadores de contagios, hospitalización y positividad del covid-19 en rojo

“Ha habido un relajamiento, porque piensan que unas dosis no se infectarán o no tendrán mayores complicaciones. Pero sabemos que aún con dos dosis se pueden infectar, solo que los síntomas serán más leves y evitarán mortalidad. No se deben relajar con el uso de la mascarilla, el lavado de manos y el distanciamiento físico”, indicó el epidemiólogo.