Vecinos de Prados de Villa Hermosa atestiguan aumento de crímenes en tres meses

En una de las colonias más populares de San Miguel Petapa se registró un incremento de adolescentes, jóvenes y adultos muertos recientemente, en ocho ataques.

Una vecina camina frente a un grafitti pintado en una de las paredes de un inmueble del bulevar principal de Prados de Villa Hermosa. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Una vecina camina frente a un grafitti pintado en una de las paredes de un inmueble del bulevar principal de Prados de Villa Hermosa. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Prados de Villa Hermosa es una de las colonias con más población de San Miguel Petapa y su jurisdicción la define la zona 7 de ese municipio. Es una comunidad que se estima con 50 mil vecinos y esa gran población generó en las últimas décadas el desarrollo comercial, pero aunado a ese fenómeno se acrecentó la violencia.

Esa colonia junto a Villa Hermosa 1 y 2 representan “al gran caudal de votos” para los políticos petapeños. En las últimas elecciones los candidatos a la alcaldía ofrecieron mejorar la seguridad, una de las carencias de las que son víctimas los vecinos. Antes que las promesas se concretaran la violencia azotó al sector.

El 24 de junio pasado dos jóvenes que regresaron de jugar futbol fueron baleados en el sector 9 de Prados de Villa Hermosa, una de las víctimas murió en la vía pública, la otra sobrevivió y fue trasladada a un hospital. El ataque fue el primero de varios que ocurrieron en los últimos tres meses en esa comunidad.

En total fueron ocho los ataques perpetrados en esa colonia durante en ese período y los crímenes ocurrieron en un perímetro de dos kilómetros, en la vía pública, solo uno se registró adentro de una vivienda.

Once días después del primer ataque -el 4 de julio- los menores Luis Abraham Rivas y Estuardo Meléndez fueron ultimados en el sector 1 de la referida colonia. La hipótesis de la Policía Nacional Civil (PNC) es que los jóvenes se dedicaban al cobro de extorsiones.

El 15 de julio, en el sector 8 de ese lugar, fue muerto un joven y por la noche fue ultimado un hombre de la tercera edad en su habitación, en otro sector de la comunidad.

Ese mes culminó con otro caso violento cuando en el ingreso a la comunidad fueron ultimadas dos mujeres. Ellas eran las hermanas Reyna Nohemí y Gloria Morales Quino, de 17 y 20 años, cuando fueron atacadas esperaban abordar un autobús.

Transcurrieron 19 días y ocurrió otro ataque el 3 de agosto pasado, en el bulevar principal de Prados de Villa Hermosa, la víctima mortal fue Melvin Paz, de 27 años.

El 23 de agosto último, frente a un taller de enderezado y pintura, fue ultimado un joven de 20 años, la víctima laboraba como ayudante en ese negocio y cuando salió fue atacado.

Drogas y territorio

La hipótesis de las autoridades se basa en que en Prados de Villa Hermosa hay pugna entre pandillas por controlar el sector debido a que cobra extorsiones.

El director de la Policía Municipal de la comuna de San Miguel Petapa, Antonio Martínez, expuso que en “la mayoría de las víctimas se encontró vínculos con otros pandilleros” por lo que se sospecha que “colaborararon directa o indirectamente” con esas estructuras.

Además, las autoridades no descartan que las víctimas mortales se hayan involucrado en “narcomenudeo” y es otra de las aparentes causas que causó la escalada de violencia.

Un vecino hala una carreta y detrás de él se está el ingreso a uno de los sectores de la colonia con garita de seguridad por la violencia. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Temores

Ileana Gómez, vecina, relató que los crímenes “alarmaron” a los vecinos porque se percibió más violencia.

“Es preocupante porque la mayoría de los muertos con jóvenes y todo está relacionado con armas. Todo ha ocurrido cerca, acá -en Prados de Villa Hermosa- ha habido violencia, pero no tanto y seguido, uno hasta mejor piensa en irse a vivir a otro lado por esta situación”, lamentó Gómez.

Hace una semana en esa colonia fueron detenidos cuatro hombres por tratar de atentar en contra de policías, el ataque fue frustrado.

En esa colonia actualmente es habitual ver patrullajes de la Policía Nacional Civil. En el bulevar principal caminan dos policías y autopatrullas vigilan las salidas; sin embargo, los vecinos temen porque continúe la violencia.

En este terreno baldío funcionó un taller hasta el 23 de agosto pasado cuando ultimaron a uno de los ayudantes del negocio. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Contenido relacionado:

Carnicero enfrenta juicio por matar a su jefe, mexicano, con un machete

Emiten otra orden de captura contra Alejandro Sinibaldi ahora por el caso Transurbano

Reconstruyen los hechos e indagan por muertes de soldados

0