“Es vocación”: las confesiones de los médicos que trabajan en Nochebuena y Navidad para los guatemaltecos

Es época para compartir con los seres amados, pero médicos, paramédicos, enfermeras y elementos de seguridad son algunos de los que trabajan en Navidad ante cualquier emergencia.

En el hospital temporal del Parque de la Industria, los médicos han señalado durante todo el año las carencias, saturación y atrasos en el pago de sueldos, sin faltar nunca a su labor de luchar por la vida de los pacientes. Foto: Fernando Cabrera
En el hospital temporal del Parque de la Industria, los médicos han señalado durante todo el año las carencias, saturación y atrasos en el pago de sueldos, sin faltar nunca a su labor de luchar por la vida de los pacientes. Foto: Fernando Cabrera

La navidad no es la misma para todos. Mientras algunos aprovechan a relajarse en la Nochebuena y la Navidad, existe un amplio grupo de profesionales que están en apresto para cualquier eventualidad.

Elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) para brindar seguridad, bomberos para acudir ante algún accidente, y los médicos para dar la asistencia necesaria, este último gremio ha tenido una carga de trabajo mayor a otros años.

La pandemia del coronavirus vino a saturar la red hospitalaria y en las últimas semanas el aumento escalonado en los casos positivos no le está dejando las cosas fáciles.

Uno de los médicos que presta sus servicios en el hospital temporal de Quetzaltenango y quien atiende a pacientes con coronavirus tendrá turno en Navidad. El galeno afirma que para ellos no hay fechas especiales. Deben ver la magia de la Navidad desde otra óptica, desde la visión del servicio.

“Para nosotros es como un día normal. Muchas veces ya no miramos una fecha festiva como cumpleaños o demás actividades mientras tengamos un turno establecido. Los que trabajamos en la salud ya tenemos mentalizado que aparte de ser un compromiso de trabajo, también es la vocación que nos corresponde pasar 24 horas encerrados con el traje”, explicó el profesional de la salud, quien prefirió no dar su nombre.

Lleva al menos siete años continuos con este tipo de turnos, su familia ya entiende las cosas, pero al inicio no era así, “Me decían que no debería de estar trabajando ahí, no tienes que estar en ese lugar, pero es algo que a nosotros nos gusta y que con los compañeros es parte de nuestra vida”, recuerda.

Para Estuardo Funez, del departamento de Farmacia del Hospital Temporal del Parque de la Industria, será su primer turno, él trabaja la noche del 24 de diciembre.

“La familia lo tomó bien, hicieron conciencia y entre todos pusimos en la balanza qué es más importante, ya uno establece prioridades y sabemos que si estamos metidos en esto nos debemos no solo a un salario, también a la mística del servicio que abrazamos desde un principio médicos, enfermeras, personal de farmacia, que es mi grupo, gente de servicios de mantenimiento, paramédicos; todos estamos involucrados en un gran equipo”, relató.

Una cena especial

La tradición nos lleva a convivir con familiares y amigos a la media noche, elevar una oración, compartir la cena, habitualmente un tamal y ponche de frutas, los médicos también se deleitan de estos alimentos, pero su dinámica y ritual es otro.

“En nuestras áreas de trabajo para estas fechas nos ponemos de acuerdo, un grupito trae uvas, otros algo para comer y otros de tomar. No tenemos tres horas para convivir, pero al menos sí unos 15 minutos y eso ayuda a hacer el turno más agradable”, comentó el médico de Quetzaltenango.

En el hospital temporal del Parque de la Industria ya se han recibido donaciones de guatemaltecos de buen corazón y los médicos podrán degustar de un tamal para su cena navideña, indicó Funez.

Llaman a la prudencia

Aunque son épocas para compartir, las máximas autoridades del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (Mspas) han recomendado no consumir bebidas alcohólicas, para que la población no descuide sus medidas de seguridad al calor de las bebidas.

También pidieron mantener la distancia social, no retirarse la mascarilla a excepción que deba de consumir alimentos y lavarse de manera frecuente las manos, para evitar la expansión del covid-19.

“La gente ya planifica irse a la playa, hacer fiestas, esto es contraproducente. Hemos tenido ingresos bastante altos, por ejemplo hace unos días me llamó una persona que tuvieron un casamiento y ahora están preocupados porque ocho de los invitados salieron contagiados, imagínese usted esa cantidad de riesgo que estamos corriendo. No corran riesgo por el amor a Dios”, señaló el farmacéutico.