Abogado dice que Julio Suárez no se benefició con contrato de IGSS Pisa

El caso IGSS Pisa se acerca a la etapa final. En la fase de conclusiones, el abogado Vinicio García Pimentel dijo que
Julio Suárez Guerra, expresidente del Banco de Guatemala y exintegrante de la junta directiva del Seguro Social, no se benefició económicamente con el contrato con la Droguería Pisa.

Vinicio García Pimentel, abogado defensor de Julio Suárez Guerra, ofreció sus conclusiones al Tribunal Undécimo de Sentencia Penal. (Foto Prensa Libre: Javier Lainfiesta)
Vinicio García Pimentel, abogado defensor de Julio Suárez Guerra, ofreció sus conclusiones al Tribunal Undécimo de Sentencia Penal. (Foto Prensa Libre: Javier Lainfiesta)

En su argumentación al Tribunal Undécimo de Sentencia Penal, García Pimentel señaló, citando una parte del testimonio de Zulma Calderón, supervisora de hospitales de la Procuraduría de los Derechos Humanos, que “no tenemos (en Guatemala) un Seguro Social que sea un ejemplo”.


“Todos los días se reciben quejas del mal servicio que ofrece el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), eso ya lo sabemos”, le dijo al Tribunal, presidido por la jueza Morelia Ríos.

El defensor señaló que, contrario a lo que dice la investigación del Ministerio Publico y la Comisión Internacional Contra la Impunidad (Cicig), Suárez Guerra no conocía al resto de implicados en el caso, con la excepción de los otros miembros de Junta Directiva, presidida por Juan de Dios Rodríguez, también implicado en el caso.

“No pudo existir la concertación requerida para que se cometiera el delito pues mi cliente no conoció a ninguno de los otros implicados. No existen pruebas que demuestren que él se comunicó con alguien para acordar algo”, dijo García Pimentel.

Lea además: Inacif contradice informe particular sobre salud de Daniela Beltranena

El abogado le aseguró al tribunal que su patrocinado no se benefició económicamente por la aprobación del contrato de diálisis con la Droguería Pisa.

Julio Suárez Guerra fue designado por Junta Monetaria del Banco de Guatemala como vicepresidente del IGSS. (Foto Prensa Libre: Javier Lainfiesta)

“Según indica el MP,  Suárez Guerra debió ser un defraudador como Robin Hood porque él hizo esto a pesar que no recibió ningún beneficio. Para que exista fraude debió existir un beneficio”, finalizó.  

Suárez Guerra perteneció a la junta directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) como vicepresidente designado por Junta Monetaria del Banco de Guatemala.

Es acusado del delito de fraude y el MP solicitó que fuera condenado a 15 años de prisión debido a que se le aplicó el agravante de que el delito lo cometió siendo un funcionario público.

Recordamos: Así pasan los días las sindicadas de corrupción en Mariscal Zavala

El pasado 1 de agosto, el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) emitió un comunicado oficial pidiendo una  “resolución justa” para Suárez Guerra.

“Al igual que Julio Suárez, presidente del Banguat, su participación en la Junta Directiva del IGSS le ha costado un injustificado proceso penal que ya lleva más de tres años. En 2015 el MP le acusó de defraudar al Estado por su supuesta conspiración para la contratación de la empresa PISA, cosa que la fiscalía no ha probado”, dice el comunicado.

Contrato criminal

La Fiscalía y la Cicig revelaron en 2015 que Pisa accedió a dar 16 por ciento de Q116 millones en concepto de sobornos para que el IGSS le diera el contrato para servicios de diálisis peritoneal de la Unidad Nacional de Atención al Enfermo Renal Crónico.

Por si no lo vio: Pezzarossi recibía Q25 mil al mes en comisiones

Durante el debate se supo que hubo querellantes que aceptaron una indemnización de Pisa para desligarse del caso, pero la Fiscalía continuó la acusación.

Se estima que en el país se suman cada año mil 500 casos de insuficiencia renal.

Contenido relacionado

> Remesas crecen justo durante la emergencia por el Volcán de Fuego
> Secuestradores matan a su víctima antes de ser capturados
> Dos mujeres desaparecen cada día en Guatemala