Consternación por muerte de dos periodistas

Dolor, repudio y consternación a escala nacional e internacional generó la muerte violenta de los periodistas Danilo López, corresponsal de Prensa Libre, y Federico Salazar, de Radio Nuevo Mundo, quienes fueron ultimados ayer en el parque central de Mazatenango, Suchitepéquez.

PERSONAL DEL Ministerio Público traslada los cuerpos de los periodistas Danilo López y Federico Salazar a la morgue de Mazatenango, ante escenas de llanto y dolor de familiares y amigos congregados en el lugar del ataque.
PERSONAL DEL Ministerio Público traslada los cuerpos de los periodistas Danilo López y Federico Salazar a la morgue de Mazatenango, ante escenas de llanto y dolor de familiares y amigos congregados en el lugar del ataque.

El ataque ocurrió cuando los comunicadores sociales se encontraban frente al edificio de Gobernación Departamental, junto al también periodista Marvin Túnchez, quien resultó herido.

Según testigos del hecho, los atacantes fueron dos individuos que se transportaban en motocicleta. Horas después la Policía Nacional Civil (PNC) detuvo a Sergio Valdemar Cardona Reyes, sospechoso de haber cometido el doble crimen.

Cardona Reyes fue capturado en la entrada a Cuyotenango, y luego trasladado a la Comisaría 66 de la PNC. Al lugar acudieron pobladores que, enfurecidos, pedían que les entregaran al detenido.

La Policía le decomisó al capturado una moto, un teléfono celular y un rollo de cinta adhesiva que pudo haber utilizado para ocultar el número de placa de la motocicleta.

Según las primeras investigaciones, una persona que se encontraba en los alrededores del lugar les dio una señal a los atacantes para que cometieran el crimen.

Condenas

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en Guatemala (Oacnudh) y la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) emitieron un comunicado conjunto, en el cual condenaron el suceso.

“Los representantes de Oacnudh y Unesco reiteran la importancia de contar con un mecanismo de protección a periodistas conforme al compromiso asumido voluntariamente por el Estado de Guatemala ante el Consejo de Derechos Humanos en 2012”, se lee en el documento.

La Cámara Guatemalteca de Periodismo, el Centro de Reportes Informativos sobre Guatemala, la Procuraduría de los Derechos Humanos, la Asociación de Periodistas de Guatemala y otras entidades se unieron al repudio.

La fiscal general, Thelma Aldana, repudió el ataque y aseguró que las investigaciones no se detendrán hasta esclarecer el doble crimen.

“En estos casi 64 años de vida de Prensa Libre hemos pagado caro nuestro objetivo de informar. López había recibido constantes amenazas de parte de autoridades municipales del departamento, por la publicación de actos de corrupción”, expresó el director editorial de Prensa Libre, Miguel Ángel Méndez Zetina.

Refirió que López era un periodista muy ético, transparente y realizaba muy bien su labor periodística de fiscalizar los fondos públicos.

Marvin Robledo, director de Radio Nuevo Mundo, dijo estar consternado y urgió esclarecer el doble crimen. “Ayudaremos a la familia de Federico. Este hecho no debe quedar impune”, enfatizó.

Angélica de Salazar, madre del comunicador de Radio Nuevo Mundo, aseguró que este no hizo nada malo. “No se metía con nadie”, dijo.

Denuncia

El 8 de julio del 2013, López interpuso una denuncia en el Ministerio Público, en la cual señalaba que después de elaborar diferentes trabajos periodísticos fue amenazado por José Linares Rojas, alcalde de San Lorenzo, Suchitepéquez.

Un mes después se presentó en el Juzgado Segundo de Paz de Mazatenango para ratificar la denuncia.

En esa ocasión, el corresponsal de Prensa Libre declaró que sentía temor, pues “fuentes fidedignas” le comentaron que Linares Rojas planeaba contratar a mareros para robarle el equipo fotográfico y debido a ello no podría seguir trabajando.

López manifestó que no veía avances en la investigación que presentó en julio del 2013 y nuevamente denunció que se sentía acosado porque el tesorero de la comuna de San Lorenzo también le hizo llegar mensajes intimidatorios.

Sorpresa que no llegó

Saraí Herrera, esposa de López, habló por teléfono con él unos minutos antes del atentado. Lo llamó para decirle que quería almorzar con él y con su hija de 5 años pues le daría una sorpresa. La tragedia impidió que López escuchara la noticia de que iba a ser papá otra vez. “¿Qué voy a hacer ahora? Le borraron la sonrisa a mi princesa. Hablé con Danilo 10 minutos antes de que ocurriera el ataque”, expresó Herrera, entre sollozos.

Amenazas en alza

Julia Barrera, portavoz del MP, dijo que del 2010 a la fecha se han recibido 141 denuncias por amenazas en contra de periodistas.

“En el 2010 fueron 12; en 2011, 21. En el 2012 y 2013, 30, cada uno. En 2014 fueron 42, y en 2015 van seis”, informó.