Guatemala autoriza extradición de Mauricio López Bonilla hacia EE. UU.

El Tribunal Tercero de Sentencia Penal autorizó este miércoles la extradición del exministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, señalado de delitos de narcotráfico por una corte estadounidense.

El exministro Mauricio López Bonilla durante la audiencia de este miércoles. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).
El exministro Mauricio López Bonilla durante la audiencia de este miércoles. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).

La resolución del tribunal fue por unanimidad. El juez César Amézquita argumentó que no se admitieron los testimonios de personas presentadas por la defensa de López Bonilla. 

“Al resolver por unanimidad declara procedente la formal extradición del ciudadano guatemalteco Héctor Mauricio Lopéz Bonilla. Encontrándose el referido guardando prisión provisional, se ordena que continúe en la misma situación mientras el presente fallo causa firmeza”, dice la resolución.

López Bonilla es acusado por conspiración para trasladar cinco o más kilogramos de cocaína a ese país. El fallo del tribunal, según los jueces, no implica que el exfuncionario sea culpable de la sindicación que hacen las autoridades estadounidenses.

La imputación que el Departamento de Justicia estadounidense hace en contra de López Bonilla es que colaboró con los Zetas entre el 2010 y parte del 2015, y que asignó agentes policiales para que vigilaran los cargamentos de cocaína e informaran sobre las acciones contra integrantes de esa agrupación criminal.

Antes de ser extraditado para que enfrente la justicia estadounidense, López Bonilla debe resolver su situación jurídica en Guatemala, según la resolución del tribunal.

Un paso

“Esto apenas es un paso en una larga lucha legal que hace falta todavía”, dijo el exfuncionario después de conocer el fallo.

Aseguró que respetaba lo dispuesto por el tribunal, pero afirmó que no se cumplió con lo establecido en el Tratado de Extradición entre Estados Unidos y Guatemala, firmado en 1903.

“En el artículo 1, y lo refuerza el artículo 9, dice que es necesario enviar las pruebas de culpabilidad con las que se fundamenta la acusación, y eso nunca ocurrió”, afirmó el exministro.

Asimismo, López Bonilla anunció que apelará el fallo. “Vamos a utilizar todos los mecanismos que la ley me permite para poder poder continuar en la lucha (…) desde el momento en que tomé la decisión de no allanarme es porque voy a pelear con todos los recursos legales hasta el último momento”, dijo el exjefe de la cartera del Interior.

 

Amenazas

El exministro dijo ayer al tribunal que recibió dos amenazas de presuntos narcotraficantes y que teme que uno sería testigo en el proceso de extradición solicitada por Estados Unidos.

Mientras el exfuncionario se defendía de los señalamientos de EE. UU., indicó que en noviembre del 2012 ocurrió una masacre en la zona 15 y que el objetivo era matar a Jairo Orellana, alias el Pelón.

“Cuando se supo cuál era el objetivo del atentado, hablé del caso y dije que se buscaba a Jairo Orellana. Un día después llegó un abogado al Ministerio y me dijo que Jairo mandaba el mensaje de que dejara de hablar de él, porque no había nada de él en el Ministerio Público ni en la DEA”, refirió, por lo que cree que este sería uno de los testigos que declaró en su contra.

Agregó que Eduardo Villatoro Cano, alias Guayo Cano, también lo amenazó con que “no sería ministro toda la vida”.

Acusación

Entre las pruebas que figuran en la investigación se encuentra la declaración de tres testigos cuyos nombres son reservados, quienes aseguraron a autoridades de EE. UU. que negociaron con el exfuncionario.

El exministro afirmó que cuando comenzó el gobierno del Partido Patriota, los Zetas ya habían sido desarticulados, y que fue en la gestión anterior cuando disminuyeron sus operaciones.

Afirmó que la persecución en su contra puede deberse al apoyo que desde el ministerio a su cargo se le brindó a Marllory Chacón, alias la Reina del Sur.

Vea la transmisión de la audiencia: