Hacinamiento en cárceles es un peligro para la seguridad

El hacinamiento, las extorsiones,  constantes notificaciones  sobre nuevos delitos y  los recientes casos de falsificación de órdenes de libertad  son   reflejo   de  la incapacidad del Sistema Penitenciario (SP) para evitar que los privados de libertad continúen delinquiendo desde las cárceles.

Las 21 cárceles del Sistema Penitenciario ya sobrepasaron en un 300 por ciento la capacidad para la que fueron construidas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Las 21 cárceles del Sistema Penitenciario ya sobrepasaron en un 300 por ciento la capacidad para la que fueron construidas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Según el Índice de Denuncias de Delitos presentado ayer   por el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), estos factores  se traducen    en un problema para la seguridad ciudadana y concluye que no hay “suficientes controles” ni “seguridad interna” que permitan el funcionamiento  eficiente del SP, dependencia a cargo del Ministerio de Gobernación.

Hacinamiento

El estudio resalta el hacinamiento carcelario: en 10 años la cantidad de reos  pasó  de seis mil 420 a 23 mil 899 —17 mil 479 mil—. Es decir que superó en 372 por ciento  la capacidad  de los reclusorios, problema que, según el Cien, ya  debería ser tratado a escala interinstitucional.

Corinne Dedick, investigadora del Cien, afirmó que el hacinamiento es     el     problema     medular, pues impacta en la población reclusa,  la sociedad en general y en  el mismo SP.

Explicó que, en la actualidad, de los  23 mil 899 reos, el  48 por ciento — 11 mil 634—  se encuentra recluido en  prisión preventiva y el resto,  correspondiente a 12 mil 265, cumple alguna condena.

Todos esos presidiarios se ubican en las 21 prisiones del país, que oficialmente cuenta con seis mil 812 espacios de reclusión.

“En 2008 había seis mil 420 espacios en las cárceles,  para ocho mil 409 prisioneros. Diez años más tarde, el Sistema Penitenciario logró habilitar 392 espacios; sin embargo, la cifra de reos subió a 23 mil 899, es decir que sobrepasó su capacidad”, detalla el informe.

En opinión de la experta, el hacinamiento se traduce en  un problema de la delincuencia. Dedick agregó que  entre los  efectos que puede tener el hacinamiento en  los prisioneros es que se vuelven más violentos y  agresivos, además  de imposibilitar  una adecuada clasificación, sin olvidar las condiciones desfavorables  que ello implica para su rehabilitación.

Según el Ministerio de Gobernación, se  trabaja en la construcción de algunas cárceles, a fin de bajar las cifras de hacinamiento, además de que han tomado medidas alternativas como el control telemático, el cual consiste en brazaletes electrónicos para aquellas personas que sean  vinculadas con delitos menores.

A esas acciones agrega   el fortalecimiento operativo y preventivo en los reclusorios a escala nacional. El Cien considera urgente, además de la construcción de más cárceles,    revisar el Código Penal, con “énfasis en la proporcionalidad de las sanciones e implementación de mecanismos alternos a la privación     de libertad”.

Dedick recomienda  la planificación de espacios adicionales, además de planes de mejoras internas en el Sistema Penitenciario, tales como nuevo personal, reentrenamiento de guardias actuales, rehabilitación y expansión del  nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria.

Notificaciones

Walter Menchú, otro analista del Índice, considera que el hacinamiento es una puerta para seguir delinquiendo, lo cual se demuestra en las constantes notificaciones que el Ministerio Público efectúa en las cárceles.  Según datos de la Fiscalía contra las Extorsiones, solo la semana pasada  envió notificaciones a cinco reos de Cantel, en Quetzaltenango,  señalados  por obstrucción extorsiva de tránsito, asociación ilícita y conspiración para cometer asesinato.  

Los investigadores sospechan que algunos de esos reclusos cometieron los delitos desde esa prisión. Esa misma fiscalía informó que otro reo que guarda prisión en Escuintla enfrenta un nuevo juicio por haber ordenado desde la cárcel extorsiones y más de 139 asesinatos.

Fugas y evasiones

El descontrol del Sistema Penitenciario se evidencia en la falta de un registro unificado. Ello facilitó  la salida    de siete reos vinculados con el narcotráfico al presentar órdenes de libertad falsas, hecho  que fue  denunciado por la Fiscalía Especial contra la Impunidad del MP.

A esas fugas se suman las de 14 pandilleros que salieron por las puertas principales de dos cárceles de máxima seguridad, en 2016, según una investigación de Prensa Libre.

También existe el reporte del mismo  Sistema Penitenciario, en marzo último, cuando en la Granja de Rehabilitación Canadá, en Escuintla, se hallaron  mil botellas y latas de bebidas embriagantes  escondidas en varios agujeros.

Los números

5,053 reos alberga el Centro de Detención Preventiva para Hombres, en la zona 18.

3,615 reclusos se encuentran en la Granja Modelo de Rehabilitación Pavón.

3,077 presos reporta la Granja Modelo de Rehabilitación para Hombres, Canadá.

2,105 presidiarios hay en la Granja Modelo de Rehabilitación Cantel, Quetzaltenango.

Contenido relacionado

> Esta sería la razón de la muerte de cuatro pandilleros en el Preventivo, según Presidios

> Con fusiles, pandilleros del Barrio 18 atacan a guardias de Presidios en la capital y Jalapa

> Habilitarán hospital para cárcel, pero médicos temen atender a reos