Homicidios repuntan en diez departamentos en 2017

Aunque los homicidios a escala nacional se redujeron en 2017 en comparación con el 2016, el número de casos se incrementó en 10 departamentos.

Guatemala registró mil 802 homicidios en 2017 y es el departamento más violento. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Guatemala registró mil 802 homicidios en 2017 y es el departamento más violento. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Esa conclusión se desprende de estudio presentado por el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien).


Guatemala, Quetzaltenango y Santa Rosa son los departamentos en los que más se incrementó la violencia, mientras que Escuintla, El Progreso e Izabal tuvieron una reducción de homicidios, de acuerdo con las estadísticas oficiales.

Detalle

En el 2017 ocurrieron 4 mil 516 muertes a escala nacional, 105 menos que en el 2016; sin embargo, la violencia se concentró en otros departamentos como Chiquimula, Sacatepéquez y  Quiché, cuyas estadísticas subieron.

Guatemala, que es el departamento que encabeza la escalada de violencia, reportó en el 2017 mil 802 homicidios, 92  más que en el 2016. Le siguen Quetzaltenango y Santa Rosa, ambos 165 casos; 35 más respecto del año anterior.

“Al analizar las cifras se puede concluir que, en promedio, murieron 12 personas al día”, afirmó Walter Menchú, investigador del Cien.

“Los homicidios ocurrieron en lugares donde se registró gran cantidad de denuncias por extorsiones”, añadió.

De acuerdo con el análisis del Cien, las denuncias por extorsiones aumentaron un 11 por ciento.

“Casi un 50 por ciento fueron presentadas por personas que viven en Guatemala —el departamento más violento del país—, principalmente en la capital, Mixco y Villa Nueva”, dijo Menchú.  

Francisco Jiménez, también del Cien, reconoció algunos avances en seguridad, entre estos   el incremento de policías y una mejora en la  capacidad de respuesta a las  denuncias presentadas.

El Cien informó que los datos analizados son los recopilados por la PNC, los cuales fueron comparados con los que maneja el Inacif, y aunque las cifras no coincidieron, descartaron que hayan sido alteradas.