Testimonio de mujer que fue obligada a prostituirse permite condena de 12 personas por trata

Mujer víctima de trata de personas fue explotada en varios prostíbulos y su denuncia permitió condenar a 12 personas.

Publicado el
La trata de personas es uno de los crímenes que mantienen alarma a varios países de Latinoamérica. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La trata de personas es uno de los crímenes que mantienen alarma a varios países de Latinoamérica. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La Fiscalía contra la Trata de Personas del Ministerio Público (MP) logró sentencia condenatoria contra 12 personas incluidos dueños y encargados de centros de explotación sexual vinculados en el caso denominado RedAsun.

El MP añadió que de esa cuenta Luis Armando Asún Rodríguez, Elvia Esperanza Asún Rodríguez y Javier Alejandro Gaytán Castillo fueron condenados a 10 años de prisión y multa de Q300 mil por el delito de trata de personas.

Asimismo, Gladys Abigail Quevedo Zacarias, Juan Ricardo Hernández Quin, Maritza del Carmen Medina, Luis Alberto Santizo Pixolá, Max Eduardo Camas Muralles y Luis Francisco Miranda fueron condenados a ocho años de prisión y multa de Q300 mil también por el delito de trata de personas.

Finalmente, Peter Ramírez Contreras, Héctor David Dardón Mendez y Oscar Roberto Camas Muralles fueron condenados a cinco años de prisión y multa de Q50 mil por el delito de promoción, facilitación o favorecimiento de prostitución.

La denuncia de la víctima

Según la Fiscalía, una mujer denunció ante el MP ser víctima del delito de trata de personas en su modalidad de explotación sexual.

Este delito fue cometido en su contra por varias personas desde el 2015 en los municipios de Mixco y Guatemala y en los departamentos de Jutiapa y Chimaltenango.

Captada mediante engaños

La investigación determinó que la mujer fue captada mediante engaños por Gladys Abigail Quevedo y Juan Ricardo Hernández Quin que le ofrecieron un empleo de actividades domésticas, pero bajo amenazas de muerte contra ella y su familia le obligaron a prestar servicios sexuales en un centro de explotación sexual.

Posteriormente fue trasladada a otro centro de explotación propiedad de Maritza Del Carmen Medina, en donde ella y Peter Ramírez Contreras le quitaron su documento de identificación y le obligaron a prestar servicios sexuales.

En ese lugar conoció a Luis Armando Asún Rodríguez quien mediante engaños de ayudarle a recuperar a sus hijos la sacó del lugar y se la llevó a vivir a un camión que él conducía.

La llevan a otro prostíbulo

El hombre fue despedido y al quedarse sin trabajo, condujo a la mujer a otro centro de explotación donde fue obligada a prestar servicios sexuales a cambio de cantidades de dinero que le eran entregadas a Asún Rodríguez.

Lea también: Rescatan a niña que fue agredida en su casa, pero quedó grabado

Se determinó que con ayuda de su hermana Elvia Esperanza Asún Rodríguez y su cuñado Javier Alejandro Gaytán Castillo el hombre transportó a la víctima a centros de explotación sexual en Jutiapa, ciudad Guatemala y Patzicía en donde también fue obligada a prestar servicios sexuales cuyas cantidades dinerarias eran entregadas a los hermanos Asún Rodríguez y a Gaytán Castillo.

La víctima logró escapar del último lugar y presentó su denuncia en octubre de 2019, con la que el MP activó el Protocolo de Atención Integral a Víctimas de Trata de Personas. La Fiscalía comprobó que sus captores cosificaron y explotaron a la mujer por más de cuatro años.

Agotado el proceso de investigación se acusó y solicitó llevar a juicio a todos los implicados, incluidos los dueños y encargados de los centros de explotación sexual.

Recorrido en la investigación

Entre los medios de investigación presentados por la fiscalía se realizó un recorrido en compañía de la víctima para la individualización y ubicación de los centros de explotación sexual.

Le puede interesar: 19 agentes de la PNC integraban rede de narcomenudeo que operaba en varias zonas de la capital

Además, se presentaron declaraciones testimoniales en anticipo de prueba, anticipo de reconocimiento en fila de personas, pruebas periciales, evaluaciones psicológicas y psiquiátricas, pruebas físicas y declaraciones de testigos.

Con los medios de investigación recabados por la fiscalía se logró la sentencia condenatoria contra todos los implicados.