Masito, el supuesto maestro que explotaba a menores y producía pornografía para comercializarla

Hallazgos preliminares sugieren que el capturado habría intercambiado material audiovisual de menores desde el 2014.

Publicado el
Fue capturado por posesión de material pornográfico de menores de edad y posesión para el consumo. Foto Prensa Libre: PNC.
Fue capturado por posesión de material pornográfico de menores de edad y posesión para el consumo. Foto Prensa Libre: PNC.

La captura de maestro que grababa y comercializaba los vídeos y fotografías de los abusos de menores en Gualán, Zacapa, podría recordar cualquier guion de película de detectives, pero la realidad siempre supera la ficción y los detalles del caso desenmascaran una práctica ilegal que sucede en todo el mundo, y Guatemala no es la excepción.

El 28 de julio los medios de comunicaciones del país destacaban la captura de “el proveedor”, en referencia a la detención de Rodrigo Humberto Paz Aceituno. La policía llegó a su vivienda solo después de darle seguimiento a una investigación que comenzó a miles de kilómetros de distancia, que comenzó en Brasil, siguió en Brasil y terminó con su captura y el seguimiento a los casos de nueve menores.

Paz Aceituno, de 44 años, era conocido por sus vecinos como maestro, ya que se dedicó a esa profesión durante un tiempo de su vida. También organizaba encuentros infantiles de fútbol y de esta forma mantenía contacto con muchos menores sin levantar sospechas de los padres.

En el caso de Paz Aceituno, su postura de maestro y entrenador deportivo cambiaba cuando ingresaba a foros de pornografía infantil con el seudónimo de “P2latino” o “masito”. De hecho, era uno de los administradores de un sitio de este tipo y desde donde intercambiaba información, fotografías y experiencias con otras personas en el mundo.

Fue en uno de estos foros que se conectó con un ciudadano francés, que pronto se convirtió en un viaje de Francia hacia Gualán para que sostuviera un encuentro sexual con un menor. Era enero del 2020.

Alexander Colop, fiscal contra la trata de persona, explicó que este caso surgió por información enviada de la Secretaría General de Interpol, ubicada en Francia y de Brasil, que alertaba sobre un guatemalteco que se dedicaba a compartir fotos y vídeos de abuso sexual de menores en diferentes plataformas de Internet.

Era una investigación internacional contra la trata de personas denominada “lobos”, explicó Colop.  Como parte de la operación, en Brasil fue capturada una persona que compartía mucho material multimedia de explotación sexual infantil por medio de plataformas, en donde había administradores de foros de sitios pornográficos y ahí figuraba el usuario “Masito”.

Lea también: “El dinero no siempre llegó a quienes lo necesitaban” y otros preocupantes hallazgos de la pandemia en Centroamérica

Las investigaciones avanzaban y en Francia lograron capturar al francés que meses antes había estado en Guatemala. Colaboró con las autoridades e informó que fue “P2latino” el guatemalteco que lo invitó a Guatemala para que tuviera contacto sexual con un niño.

La Fiscalía contra la Trata de Personas, en Guatemala, aún no descarta la hipótesis de que, así como el francés, otras personas de otras partes del mundo pudieron también ser “invitadas” a Guatemala para sostener encuentros sexuales con menores.

“Por la información que nos dieron, únicamente esa persona turista se logró identificar, se confirma su ingreso –al país—con sus movimientos migratorios y también la fecha de salida. Ignoramos si –Paz Aceituno– había hecho lo mismo con otros extranjeros. Le preguntamos sí tenía amigos extranjeros y respondió que sí, también le preguntamos si lo venían a visitar y respondió que sí, porque querían ver las ruinas de Quiriguá.”, explicó el jefe fiscal.

La casa del terror

Paz Aceituno vivía en la aldea Mayuelas, en el municipio de Gualán, a por lo menos 170 kilómetros de la capital, en el departamento de Zacapa. En los registros de la Policía figuraba una denuncia por agresión sexual.

La forma de operar de Paz Aceituno era ganarse la confianza de los padres de los menores, por medio de la organización de los encuentros infantiles de fútbol o porque ofrecía clases en su casa, y así aprovechaba el acercamiento para producir y grabar material pornográfico, según los detalles de la investigación del MP.

El pasado miércoles, cuando las autoridades irrumpieron en la vivienda para detenerlo y recabar indicios en su contra, confirmaron que cuatro menores, de los que tenían información habían sido grabados. Pero, conformen iban analizando el material, encontraron que más niños podrían haber sido sus víctimas, por lo que fueron a sus casas y hablaron con sus padres para que colaboraran. Al final fueron nueve los menores de entre 6 y 9 años rescatados, entre ellos el hijo de Paz Aceituno. En el grupo había una niña.

Lea también: Presupuesto 2022: estas son las áreas que deben priorizarse en su formulación

El MP, hasta ahora, han logrado establecer que todas sus víctimas vivían en la misma aldea, cerca del victimario. Todos los menores, con excepción del hijo de Paz Aceituno, admitieron haber sufrido de abuso sexual de parte del supuesto entrenador de fútbol.

Durante el operativo fueron incautadas computadoras portátiles, dos discos duros, tres cámaras fotográficas y seis teléfonos celulares que contenían fotografías y vídeos con contenido de explotación sexual infantil por lo que podrían rastrear más víctimas.

Después del operativo, cuatro menores fueron albergados en el Refugio de la Niñez; mientras que los demás fueron regresados a sus hogares.

Erick Maldonado, director jurídico del Refugio de la Niñez, explica que los niños que recibieron son hermanos y tienen buenas condiciones de salud, por lo que iniciaran el proceso para establecer si habían sido víctimas de Paz Aceitunos o no había consumado la violación. Además, buscarán un recurso familiar idóneo para que se reintegren.

Agrega que el detenido bajo engaños y manipulaciones atraía a los niños para producir vídeos eróticos con fines de comercialización hacia otros países recibiendo un beneficio. El abogado no descarta que existan muchos más casos, porque según la información dada por Interpol los primeros rastreos de material multimedia que compartió datan de 2014, es decir, podría haber operado desde hace siete años.

Los delitos que podría enfrentar Paz Aceituno son posesión y distribución de material pornográfico, trata de personas de la modalidad de pornografía y violación sexual.

Mientras que Ana Lucía Peláez, defensora contra la trata de personas de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), explica que el último informe presentado el martes pasado en donde analizan estos delitos resalta que durante el año pasado se redujeron las sentencias por estos casos comparado con 2019 por las medidas que hubo en el país para limitar los contagios de covid-19; sin embargo, por primera vez, los jueces dictaron reparaciones dignas para las víctimas.

“Fueron nueve sentencias en 2020, cuatro condenatorias y cinco absolutorias; lo que vemos positivo es que el Organismo Judicial, por primera vez, registró cuatro reparaciones dignas para víctimas de trata en ese año”, resaltó la defensora.

En lo que va del año, la Fiscalía contra la Trata de Personas ha logrado que 75 personas sean ligadas a proceso por delitos de pornografía, explotación sexual y laboral, 35 condenados por delitos relacionados con la trata de personas y 120 personas acusas formalmente por delitos relacionados con la trata de personas.