Por esta razón no tienen visitas los pandilleros presos hasta nueva orden

Desde noviembre pasado quedaron restringidas las visitas para los pandilleros recluidos en un sector del Preventivo de la zona 18 y en la cárcel El Infiernito, en Escuintla, lo cual motivó que familiares de los reos hicieran una manifestación este lunes frente a la Dirección General del Sistema Penitenciario (SP).

Familiares podrán visitar a los reos del sector 11 del Preventivo hasta nueva orden. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Familiares podrán visitar a los reos del sector 11 del Preventivo hasta nueva orden. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Una de las manifestantes, quien habló en condición de anonimato, dijo que no saben nada de sus familiares presos ni tampoco conocen las razones por las que no permiten visitas, encomiendas y tienen vedado el servicio de teléfonos públicos.

Declaró que han buscado información en la Torre de Tribunales y la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), pero no han tenido resultados, y cuando han acudido a esos centros penales han sufrido intimidación por parte de las fuerzas de seguridad.

“Encima de que les sacaron todo de los sectores, quemaron ropa, colchonetas… Los tienen sin nada. Lo que queremos es una explicación y que nos dejen ingresarles tan siquiera la encomienda”, añadió la manifestante, cubierta del rostro.

Rudy Esquivel, vocero del Sistema Penitenciario, informó que la restricción de las visitas se derivó de las requisas hechas en el sector 11 del Preventivo y en El Infiernito, donde localizaron armas y electrodomésticos, el pasado 18 de noviembre.

En el sector 11 los pandilleros tenían dentro de un recipiente siete armas de fuego envueltas en plástico y amarradas con cintas. También había municiones y otros objetos no permitidos.

En la Granja de Rehabilitación Canadá, más conocida como El Infiernito, las autoridades encontraron equipos de sonido, televisores, reproductores de DVD, microondas, refrigeradores, ventiladores y hasta una figura del personaje navideño Santa Claus.

Tanto en el sector 11 del Preventivo y en la prisión de cumplimiento de condena en Escuintla están recluidos, en su mayoría, integrantes de la pandilla Barrio 18.

“Todas las acciones que se están generando en vísperas de reordenar el sistema carcelario es el cumplimiento a lo que la Ley del Regimen Penitenciario indica”, argumentó Esquivel.

El funcionario indicó que el ingreso de artículos como los decomisados a los pandilleros presos constituyen faltas leves, graves y gravísimas, por lo que se impusieron las sanciones administrativas, como impedir las visitas.

Armas localizadas en el sector 11 del Preventivo de la zona 18. (Foto Prensa Libre: PNC)

Esquivel aseguró que las visitas y entregas de encomiendas serán reactivadas hasta nueva orden de las autoridades de la insitución, ya que continúan las requisas y otras acciones para tomar el control en esos penales.

Según el entrevistado, la encomienda ha sido una excusa de familiares de reclusos para poder ingresar artículos prohibidos a los centros carcelarios.

“Lo que se busca es un ordenamiento, ya que hay insumos que no necesita el familiar preso, en consecuencia, el Estado tiene que regular la entrega por derecho humano y por control”, dijo.

Esquivel afirmó que Presidios está entregando a los reos los artículos de primera necesidad que los familiares reclaman poder ingresar.

Las manifestantes exigían este lunes ser atendidas por el director de la entidad, Juvell de León, pero no pudo recibirlas por cuestión de agenda.

Cartel que portaba una de las manifestantes en las afueras de la Dirección del Sistema Penitenciario. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes).