Trump culpa a los demócratas de muertes de Jakelin Caal y Felipe Gómez

El presidente estadounidense, Donald Trump, culpó a los miembros del Partido Demócrata de las muertes de los dos niños indocumentados que han fallecido en las últimas semanas mientras estaban bajo custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por su sigla en inglés).

Jakelin Caal y Felipe Gómez fallecieron este mes por enfermedad bajo la custodia de autoridades migratorias de EE. UU.. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Jakelin Caal y Felipe Gómez fallecieron este mes por enfermedad bajo la custodia de autoridades migratorias de EE. UU.. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

“Cualquier muerte de niños u otras personas en la frontera es estrictamente culpa de los demócratas y sus patéticas políticas de inmigración que permiten a las personas hacer un largo viaje pensando que pueden ingresar ilegalmente a nuestro país”, apuntó Trump en su cuenta de Twitter.


“¡Si tuviéramos un muro, ni siquiera lo intentarían!”, añadió el mandatario.

Trump hizo estas declaraciones después de que en el día de Nochebuena un niño guatemalteco de ocho años muriese en un hospital del estado de Nuevo México (EE.UU.) tras haber estado bajo la custodia de la policía fronteriza durante más de una semana.

Este fue el segundo niño que muere este mes bajo custodia de las autoridades, ya que el 8 de diciembre la guatemalteca Jakelin Caal Maquín, de 7 años, falleció en un hospital de El Paso (Texas, EE.UU.) tras haber cruzado ilegalmente la frontera desde México junto a su padre.

Lea más: Agustín se despide de su hijo Felipe Gómez, el niño que murió bajo custodia de EE. UU.

En este sentido, Trump argumentó que los dos niños “estaban muy enfermos” antes de estar bajo custodia de la CBP y cargó contra el padre de la niña por no haberle dado agua “en días”.

“La Patrulla Fronteriza necesita el muro y todo esto terminará. ¡Están trabajando muy duro y reciben muy poco crédito!”, exclamó el presidente en su tuit.

Hace tres días, la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Kirstjen Nielsen, atribuyó la muerte de un niño al incremento de las detenciones en la frontera y al hecho de que cada vez más inmigrantes llegan enfermos.

Lea también: Migrantes deportados en 2018: La familia del búnker

Según la funcionaria, en los últimos dos meses la Patrulla Fronteriza (CBP) ha detenido 139.817 inmigrantes indocumentados en la frontera con México, un 86 % más que los 74.946 arrestados en el mismo período del año pasado.

Nielsen responsabilizó a los traficantes, contrabandistas y a los propios padres de los niños de “poner en riesgo (su vida) al embarcarse en el peligroso y difícil viaje hacia el norte” y dijo que es patente que los indocumentados, “especialmente los niños, cada vez presentan más problemas médicos y albergan enfermedades” causadas por la dureza de dicho periplo.

Amenaza con quitará ayuda

Ayer el presidente estadounidense dijo que EE.UU. recortará “toda” la ayuda económica que concede anualmente a Guatemala, Honduras y El Salvador como represalia por la llegada de caravanas de inmigrantes a territorio estadounidense.

Lea además: Guatemaltecos solicitantes de asilo fueron abandonados por autoridades en Texas

“Honduras, Guatemala y El Salvador no están haciendo nada por EE.UU., sino que se están llevando nuestro dinero. Se dice que se está formando una nueva caravana en Honduras y no están haciendo nada al respecto. Cortaremos toda la ayuda a estos 3 países, ¡se han aprovechado de EE.UU. durante años!”, dijo Trump en Twitter.
 
El mandatario ya formuló una amenaza similar en octubre, cuando aseguró que recortaría “sustancialmente” la ayuda al Triángulo Norte de Centroamérica, pero luego no tomó ninguna medida al respecto.
 
Además, Trump dijo que cerraría “completamente” la frontera de Estados Unidos con México a menos que el Congreso apruebe fondos para financiar un muro fronterizo, en medio de una discusión que provocó el paro parcial del gobierno estadounidense.

Lea también: Felipe Gómez Alonzo, niño guatemalteco que murió en EE.UU., tenía gripe

“Nos veremos forzados a cerrar la frontera sur completamente si los demócratas obstruccionistas no nos dan el dinero para terminar el muro y cambian también las ridículas leyes migratorias”, escribió Trump en su cuenta de la red Twitter.

Menores muertos

El pasado 14 de diciembre Jakelin Caal Maquín, de 7 años murió de un paro cardíaco debido a deshidratación mientras se encontraba custodiada por agentes de la Patrulla Fronteriza.
 
Según el reporte de los patrulleros, un grupo de unos 163 inmigrantes, entre los que iba la niña, se entregó después de haber cruzado una zona desértica de Nogales, el 6 de diciembre último.

Lea más: Donald Trump: Guatemala no hace nada por EE. UU. y se lleva nuestro dinero

Alrededor de ocho horas después de ser detenida, la niña comenzó a sentir mareos. El informe de la policía, citado por el diario The Washington Post ,dice que la emergencia sucedió a las 6:25 de la mañana. Según un comunicado del cuerpo, la menor no había comido ni bebido agua durante varios días. Cuando llegaron los servicios de emergencia, tenía una fiebre de 40.9 grados.
 
Mientras que el 26 de diciembre último Felipe Gómez Alonzo, de 8 años, murió mientras se encontraba detenido en Nuevo México, después de haber sido dos veces recluido en un centro hospitalario.
 
Felipe Gómez Alonzo era oriundo de Nentón, Huehuentenango, a más de 360 kilómetros de la capital, y el plan de su padre, Agustín, 47, era llegar hasta la ciudad de Johnson City, Tennessee, según informó a la cadena Fox Óscar Padilla, cónsul guatemalteco en Phoenix.

Lea además: Las hieleras: los centros de detención donde los niños “no deberían ser llevados”

La pareja había ingresado a El Paso, Texas, el 18 de diciembre y el 23 fue trasladada por la Patrulla Fronteriza a la estación migratoria de Alamogordo, Nuevo México.
 
Según la información oficial de la Patrulla Fronteriza, el deceso ocurrió después de que el menor fue recluido dos veces en un centro hospitalario.
 
El Centro de Protección de Fronteras dijo que el niño mostró “signos de enfermedad potencial” desde el lunes y fue llevado con su padre a un hospital en Alamogordo, Nuevo México.

Contenido relacionado

> Migrantes prontos a la deportación se unen como familia para superar la tristeza
> Guatemala no hace nada por EE. UU. y se lleva nuestro dinero, dice Donald Trump
> Las hieleras: los centros de detención donde “ningún niño debería estar”

0