Vicepresidente: “A nadie le gusta que su principal producto de exportación sean los migrantes”

Alto funcionario resalta la importancia de apoyar a los migrantes guatemaltecos, aunque reconoce que el hecho de que salgan del país no es buena señal.

El vicepresidente Eduardo Castillo, quien preside la Autoridad Migratoria Nacional, habla con Prensa Libre, después de la inauguración de albergue para solicitantes de asilo de la Iglesia Católica. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
El vicepresidente Eduardo Castillo, quien preside la Autoridad Migratoria Nacional, habla con Prensa Libre, después de la inauguración de albergue para solicitantes de asilo de la Iglesia Católica. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Durante la inauguración de la casa hogar para solicitantes de asilo, el vicepresidente Guillermo Castillo habló con Prensa Libre sobre el fenómeno migratorio, sus perspectivas y soluciones.

 

¿Cómo ve que sea la Iglesia la que inaugure un refugio para solicitantes de protección?

Satisfecho de que la Iglesia haya hecho un gran esfuerzo para acondicionar esta casa, que permitirá atender a muchas personas que andan en condición de refugiados. Yo presido la Autoridad Migratoria en Guatemala, desde donde nos toca atender este tema, y por ello mismo nos corresponde apoyar a nuestros hermanos migrantes que tengan problemas o que anden buscando un refugio, así como una mejor condición de vida.

¿Cómo ve el fenómeno migratorio por asilo a raíz de las secuelas que está dejando el covid-19?

En condiciones normales, es una situación complicada para las personas que buscan asilo, es decir, movilizarse a otros lugares, y no digamos en medio de una pesadilla como esta pandemia. Hemos hecho una serie de esfuerzos para, primero atender a quienes se justifique que puedan ingresar al país o movilizarse hacia otros lugares. Entendemos la necesidad que las personas tienen de trasladarse a otro lugar, en donde buscan un empleo, una generación de ingresos.

¿Espera usted que haya más migración a raíz de la pandemia?

Eso es evidente que resulta de las complicaciones que ha dejado la pandemia, en particular en aspectos económicos, las personas querrán buscar otros lugares en donde tengan mejores condiciones vida; eso es previsible, y estaremos viéndolo en los próximos meses. Nos corresponderá tomar las decisiones necesarias.

¿Cómo el Ejecutivo tratará de disminuir estos flujos?

Hemos estado tratando de hacer una serie de campañas en las que pedimos a las personas que permanezcan en su país. Obviamente, esto tiene que ir acompañado de proyectos que las ayuden, porque la migración es histórica y las personas migran porque necesitan encontrar mejores oportunidades. Con los proyectos de los ministerios tratamos de generar oportunidades. También como Gobierno tratamos de propiciar las condiciones necesarias para que haya más inversión. El mensaje también va en manifestarle al sector productivo que el Gobierno está para para ayudarles a establecerse. Sabemos que no va a ser fácil, porque esta pandemia nos obligó a tomar medidas para preservar la vida, pero confiamos que las condiciones van a mejorar, porque a nadie le gusta que su principal producto de exportación sean los migrantes, a nadie; pero, evidentemente, si no se dan las condiciones, eso es lo que se tendría que esperar.

En ese sentido, ¿qué pasó con el programa de EE. UU. América Crece?

Son proyectos que se quedaron en suspenso por un momento. Nosotros hemos platicado con el señor embajador Luis Arreaga y nos ha informado de que ya inició nuevamente el ofrecimiento del gobierno de los EE. UU. para que todos esos recursos puedan venir y generar las condiciones de desarrollo. Había una propuesta para trabajar algunas acciones en el Plan Trifinio, así que estaremos a la espera de lo que se decida.

¿Qué piensa de Conamigua?

Yo soy una persona muy institucional. Yo creo que el problema no es Conamigua, el problema son las personas que han llegado ahí, y que no han ejecutado de forma adecuada o no han dado los resultados correspondientes.