Belice no accede a una ampliación de informe

Belice no ha aceptado en la Organización de Estados Americanos (OEA) que se formule una ampliación de la investigación por la muerte del niño Julio René Alvarado Ruano, de 14 años, ultimado en la zona de adyacencia que administran, mientras el Embajador de Guatemala fue llamado a consulta.

En abril de 2016, el niño Julio Alvarado murió en la zona de adyacencia al recibir varios disparos y también resultaron heridos su hermano, de 11 años, y su padre. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
En abril de 2016, el niño Julio Alvarado murió en la zona de adyacencia al recibir varios disparos y también resultaron heridos su hermano, de 11 años, y su padre. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La ampliación de las pesquisas se debe a la petición del Estado de Guatemala, que refutó el informe entregado por la comisión independiente convocada por la OEA, que indicaba que los soldados de Belice dispararon después de haber sido atacados.

En el incidente, que cumplirá un año en abril próximo, murió el niño guatemalteco, a causa de nueve balazos. Su padre, Carlos Alvarado, resultó herido, al igual que su hermano, 11.

La OEA envió una nota a Guatemala, dirigida a la Cancillería, y copia idéntica al ministro de Relaciones Exteriores de Belice, Wilfred Elrington, “por inquietudes de ambas partes”.

En la misiva, que llegó desde Washington, se explica que cualquier “eventual” solicitud de ampliación del informe debe hacerse en consenso.


“Se comprenderá que el acuerdo entre ambos países es la base necesaria para el trabajo de la Secretaría General a este respecto y, en particular, para dar cabida a la solicitud de ampliación o profundización del reporte”, se lee en el documento.

La Cancillería guatemalteca respondió a favor de la ampliación solicitada en septiembre, pero Belice no ha respondido.

Se contactó a la embajada de ese país acreditada en Guatemala, que solicitó que se enviara una petición escrita, la cual no fue respondida, pese a varias peticiones vía telefónica.

Ellos pierden

“El informe carece de soporte científico y de campo, no tiene registro que documente la supuesta inspección realizada al lugar del incidente y tampoco existió resguardo de la escena del crimen”, fueron algunos argumentos con los que Guatemala pidió la ampliación.

“Belice tiene las de perder en un informe serio”, opina el embajador de Guatemala ante Belice, Estuardo Roldán. Añadió que las evidencias que no están en el informe indicarían la culpabilidad de la oenegé que formaba parte de las Fuerzas de Defensa de Belice (FDB).

“Belice no quiere asumir como tal. Si bien no fue la responsabilidad del fusil de un soldado de Belice, sí fue de alguien de una tropa a cargo de las FDB”, remarcó Roldán.

Añadió que “Belice no contestó de forma oficial a la OEA, pero el resultado práctico es que no quieren la ampliación”.

Llamado a consulta

Roldán se encuentra en Guatemala, bajo el argumento diplomático de “llamado a consulta”, un formalismo que demuestra cierto grado de molestia del país y evidencia que las relaciones no están del todo bien.

“No es que sea un rompimiento. La Embajada está funcionando y el personal atiende a los guatemaltecos que nos requieren en Belice”, afirmó el diplomático.

Denuncian el caso

El Grupo de Apoyo Mutuo, organización que asesoró a la familia Alvarado, interpuso la denuncia en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero Belice no ha reconocido la jurisdicción.

El caso también fue denunciado en el Ministerio Público de Belice y el tiempo de la denegatoria de justicia no ha terminado, por lo que mantienen esperanzas de que comience un procedimiento.