Citaciones son la alternativa si alianza oficialista entorpece la interpelación del ministro de Gobernación

El juicio político a Gendri Reyes, titular de la cartera del interior, estuvo incluido en las sesiones plenarias de esta semana, pero el desmarcarje de los diputados afines al oficialismo impidió que la oposición abriera el interrogatorio.

Analistas consideran que los vínculos del narcotráfico con la política debilitan la institucionalidad en el país. Foto Prensa Libre: Hemeroteca.
Analistas consideran que los vínculos del narcotráfico con la política debilitan la institucionalidad en el país. Foto Prensa Libre: Hemeroteca.

La estrategia no es nueva, la vimos en la interpelación que tuvo el ministro de Desarrollo Social, pero ahora la alianza oficialista centra sus esfuerzos en impedir que se cuestione públicamente al ministro de Gobernación, Gendri Reyes.

El martes y jueves el juicio político estuvo en el orden del día, pero no como punto prioritario. La Junta Directiva, respaldada de los bloques afines, logró incluir antes de la interpelación la convocatoria a magistrados de la nueva Corte de Constitucionalidad (CC) y la elección de autoridades de Consejo Nacional del Migrante de Guatemala (Conmigua).

Expusieron que por ser temas de carácter Constitucional era viable meter antes estos temas, que relativamente serían cortos. La oposición accedió a las sugerencias, pero cuando llegó el momento de abrir el interrogatorio al titular de Gobernación ya no se contaba con la cantidad mínima de diputados para poder hacerlo.

El diputado Bernardo Arévalo,  jefe de bloque de Movimiento Semilla, será el primero en cuestionar a Reyes, para la fase de repreguntas se contara con diputados de bloques de la oposición, que respaldaron a finales del año pasado la interpelación.

El motivo clave para que los congresistas busquen la destitución de Reyes se debe al actuar de las fuerzas de seguridad durante la manifestación del pasado 21 de noviembre, en la que elementos policiales arremetieron contra ciudadanos que manifestaban contra el Congreso y el presidente.

Incluso el mandatario anunció junto a su vicepresidente, Guillermo Castillo, que iba a evaluar la gestión de su gabinete para posibles cambios, el mensaje calmó a los manifestantes, pero no se ha registrado ningún cambio de ministros tras el ofrecimiento de Giammattei.

“Vamos a continuar”

Las bancadas de oposición están claras que esta estrategia puede ser repetitiva, para que el ministro no sea cuestionado y tratar de hacer ver que son ellos quienes entorpecen la agenda legislativa con una interpelación que puede llevar varias semanas.

Pero el diputado Samuel Pérez, de Movimiento Semilla, explicó que hay otras herramientas políticas que ya tienen en mente: La fiscalización y las citaciones.

El congresista asegura que van a exponer, lo que consideran, una serie de errores dentro del ministerio, “nosotros vamos a continuar el tiempo que sea necesario hasta que ya sea que lo destituyan o consigamos el voto de desconfianza en contra del ministro de Gobernación, ese es el objetivo de la bancada Semilla y las bancadas de oposición porque la verdad es un atentado cada día que pasa él dirigiendo una institución con personas armadas”.

Juan Carlos Rivera, jefe de bloque de partido Victoria, también tiene en mente citar al ministro, considera que la alianza oficialista seguirá interrumpiendo la interpelación.

“Evidentemente cuando pasó lo que les interesaba que era la elección que se realizó (representantes de Conamigua) procedieron a retirar a sus diputados, veo que es una estrategia que van a seguir realizando las bancadas oficiales para no dejar hacer estos juicios políticos y que no se evidencie a la población la falencia del ministro y el abuso de autoridad del 21 de noviembre del año pasado”, indicó.

La estrategia que impulsa la alianza oficialista, además de frenar la agenda, violenta los parámetros legales del propio Congreso, según Walter Félix, jefe de bloque de URNG – Maíz.

“Ellos lo traen y lo respaldan, es algo muy negativo porque siguen utilizando la práctica del moyoriteo, entonces votan, tiene sus votos y le faltan el respeto al Pleno y a los diputados que estamos en nuestro derecho de interpelar, sobre todo porque es un tema que le atañe a la seguridad interna del país, tiene que ver con temas de Estado, acá no hay intereses personales o mala intención como en otras ocasiones que las interpelaciones las desnaturalizan para hacer negociaciones turbias”, refirió.

Se desmarcan

En la jornada legislativa del pasado jueves, tras nombrar a las nuevas autoridades de Conamigua, diputados de la alianza oficialista se desmarcaron y abandonaron el hemiciclo, a pesar que el siguiente punto de la agenda era la interpelación al ministro de Gobernación.

El presidente del Congreso, Allan Rodríguez, hizo un llamado a los jefes de bloque y a los demás diputados que no estaban marcados, lo que impidió que Gendry Reyes recibiera al menos la primera pregunta.

“Nuevamente reiteramos el llamado a los jefes de bloque para que soliciten a los diputados que se encuentren dentro de las instalaciones que puedan ingresar al hemiciclo y se puedan marcar para continuar”, insistió Rodríguez.

Al cabo de unos minutos y al no tener éxito con su llamado, el presidente procedió a levantar la sesión, “no obstantes los esfuerzos y los llamados de esta Junta Directiva no se cuenta con el quórum necesario para continuar”, finalizó.

La bancada oficial Vamos por una Guatemala Diferente (Vamos) no tenía ni a la mitad de sus diputados marcados, según mostró el tablero electrónico del Congreso. Tan solo había seis legisladores marcados, incluido el presidente, 10 más estaban ausentes y uno se encontraba con licencia.