Congreso de Guatemala pide a México voluntad y empeño en la investigación de la matanza de guatemaltecos en Tamaulipas

El Organismo Legislativo reconoce la voluntad y el interés de México para identificar y repatriar a los 16 guatemaltecos víctimas de la masacre en Tamaulipas y le pide condena a quienes resulten como autores materiales e intelectuales del hecho.

Vecinos del Duraznal, Comitancillo, San Marcos, acompañan a familiares de las víctimas de la matanza en Tamaulipas, México, en la que murieron 16 guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: AFP)
Vecinos del Duraznal, Comitancillo, San Marcos, acompañan a familiares de las víctimas de la matanza en Tamaulipas, México, en la que murieron 16 guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: AFP)

El Congreso de la República de Guatemala publicó este lunes 15 de marzo, en el Diario de Centro América, el punto resolutivo 3-2021 en el que mostró su condena a los hechos violentos en los que murieron 16 guatemaltecos en Camargo, Tamaulipas, México, el 22 de enero del 2021.

El punto resolutivo tiene fecha 24 de febrero de 2021, y fue publicado hasta este viernes, y en el se establecen siete puntos que considera el Congreso sobre la matanza en Tamaulipas.

El documento detalla que se tuvo conocimiento de la muerte violenta de varios guatemaltecos, originarios de San Marcos, que transitaban en condición de migrantes por Tamaulipas, México, en condiciones aún no esclarecidas que “evidencian el uso de violencia extrema y trato inhumano en contra de nuestros connacionales”.

Agrega que las autoridades federales y estatales México, en coordinación con las autoridades de Guatemala, representadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores y en relación directa con la misión diplomática acreditada en ese país, han realizado “acciones inmediatas y urgentes, orientadas a la identificación científica de las víctimas por medio de pruebas técnicas realizadas a sus parientes y familias; así como, las gestiones necesarias para el retorno digno de los cuerpos de las personas fallecidas a su lugar de origen, municipio de Comitancillo, departamento de San Marcos”.

Además, que las autoridades de ambos países “realizan acciones ante las autoridades encargadas de la investigación de los hechos y su sometimiento a los órganos jurisdiccionales correspondientes, demostrando voluntad política, administrativa y jurisdiccional para el adecuado juzgamiento de quienes resulten responsables material e intelectualmente, de los actos de violencia que terminaron con la vida de nuestros connacionales, cuyo único objetivo era una mejor vida, encontrando la muerte en forma cruel”.

También refiere que el Congreso de la República de Guatemala, en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores, ha realizado las acciones necesarias para “lograr la identificación y digna repatriación de los cuerpos de los connacionales fallecidos y acompañará las acciones que correspondan, para coadyuvar con los propósitos del presente Punto Resolutivo, creando las comisiones que fueren necesarias para actuar dentro y fuera de nuestro país en el ejercicio de sus legítimas funciones”.

La resolución

Los puntos resolutivos del Congreso ante la matanza en Tamaulipas son:

Primero:  Manifestar, como Congreso de la República de Guatemala y en ejercicio de la representación que se ejerce, la más enérgica condena sobre los hechos execrables de violencia, que “cegaron la vida de nuestros connacionales, que transitaban en condición de migrantes por el Estado de Tamaulipas, Estados Unidos Mexicanos”.

Segundo: Reconocer al Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y a sus autoridades federales y estatales, la voluntad y el interés de unir esfuerzos con las autoridades del Gobierno de la República de Guatemala para llevar a cabo las labores de identificación científica de los cuerpos de las personas fallecidas y permitir en forma ágil su digna repatriación a sus lugares de origen.

Tercero: “Requerir, en forma respetuosa y atenta al distinguido Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y a sus autoridades federales y estatales, en particular, a las autoridades del Estado de Tamaulipas, la voluntad y el empeño, que permitan la investigación, procuración y sometimiento al conocimiento de las autoridades jurisdiccionales competentes, de los hechos ocurridos en contra de la vida de nuestros connacionales, hasta lograr el debido juzgamiento y condena para quienes resulten responsables como hechores materiales e intelectuales de los mismos”.

Cuarto:  Exhorta al Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala para que en forma directa continúe realizando las acciones necesarias para la debida tramitación de los procesos de investigación y juzgamiento de los hechos, así como, a brindar a las familias de las victimas todas las facilidades en la digna repatriación de los fallecidos hasta sus lugares de origen. Además, a participar en el seguimiento e informar a ese Organismo de Estado de los avances en la investigación y resultados judiciales de los mismos.

Quinto: “Continuar, dentro del marco de las funciones propias del Congreso de la Republica y la representación que se ejerce, gestionando y acompañando las acciones que correspondan, para coadyuvar con los propósitos del presente Punto Resolutivo, creando las comisiones que fueren necesarias para actuar dentro y fuera de nuestro país en el ejercicio de sus legítimas funciones.

Sexto: Pide trasladar certificaciones del Punto Resolutivo al Gobierno de México y a las autoridades estatales y federales, a la Cámara de Representantes del Congreso de la Unión de los Estados Unidos Mexicanos y al Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno de la República de Guatemala

Séptimo: El presente Punto Resolutivo entra en vigencia inmediatamente y deberá publicarse en el Diario Oficial.

La tragedia

La masacre fue divulgada por las autoridades el pasado 22 de enero cuando hallaron dos camionetas quemadas, una de ellas con 19 cadáveres en el interior, en el poblado de Santa Anita, en el municipio de Camargo en el estado de Tamaulipas, fronterizo con Texas y con el estado mexicano de Nuevo León.

De los 19 cadáveres, 16 eran migrantes guatemaltecos que buscaban llegar a Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida, tras partir, la mayoría de ellos, de San Marcos.

Una llamada anónima alertó a las autoridades de Tamaulipas sobre los dos vehículos que se encontraban abandonados e incendiados en un camino vecinal de Camargo, en donde estaban los 19 cuerpos quemados.

El estado de Tamulipas, frontera con Estados Unidos, es un paso frecuente para los migrantes que entran a México con la intención de llegar a la frontera norte.

Las autoridades mexicanas que investigan los hechos vinculan la matanza con la disputa que las organizaciones criminales denominadas Cartel del Noreste (CDN) y Cartel del Golfo (CDG) mantienen por el control de los estados del noreste de México desde marzo de 2010, conflicto que ha dejado más de 15 mil desaparecidos y miles de muertes.

Por el crimen, adjudicado a carteles de la droga, están detenidos 12 agentes de la Policía del Estado y la Justicia investiga ocho funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM) por su presunta participación.

El pasado 12 de marzo, los cuerpos de los 16 migrantes guatemaltecos que fueron masacrados en Camargo, Tamaulipas, México, fuero repatriados a Guatemala  en un vuelo que llegó al Aeropuerto Internacional La Aurora.

Esa misma noche, los cuerpos llegaron a su natal Comitancillo en donde fueron recibidos por centenares de familiares y amigos y pasada la media noche, llevaron los féretros a las aldeas donde las víctimas residían.

El pasado sábado 13 marzo, los cuerpos de los migrantes asesinados en Tamaulipas, México fueron inhumados en sus comunidades.