Exdecano de Derecho de la Universidad Da Vinci habría simulado acto de graduación de magistrados del TSE

En  el acto se habrían graduado dos de los magistrados del TSE, cuando todavía eran aspirantes a las titulaciones de doctorado y maestría.

Publicado el
Sede central del Tribunal Supremo Electoral. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Sede central del Tribunal Supremo Electoral. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La Universidad Da Vinci informó este jueves 12 de agosto por medio de un comunicado respecto del tema de la posible falsificación de certificaciones para magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Informamos que entregamos ante el Ministerio Público (MP) un acta física en la que se hace constar una aparente graduación que se habría realizado el 7 de enero de 2020. En ésta, la única autoridad de la universidad que supuestamente asiste y firma en original, es Juan Carlos Rodil Quintana, entonces Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales”.

Añade que “en  el acto se habrían graduado dos de los magistrados del TSE, cuando en realidad todavía eran aspirantes a las titulaciones de doctorado y maestría, y no habían completado aún los procesos de formación para obtenerlas. Por lo tanto, esta graduación no pudo haberse concretado en la fecha indicada en el acta presentada ante el MP”.

Rodil Quintana es sindicado de falsedad ideológica y falsificación de documentos privados.

El 2 de junio recién pasado, el MP informó que se había comenzado una investigación de oficio contra Rodil Quintana.

El ente investigador añadió en esa ocasión  que el caso lo está siguiendo la fiscalía Metropolitana del MP y que la investigación surge a raíz de una publicación periodística del 30 de mayo que reveló anomalías en la entrega de certificaciones de doctorado y maestría que habría extendido esa casa de estudios.

Según la investigación periodística, Rodil Quintana, siendo decano de esa facultad, entregó certificaciones que acreditaba a Ranulfo Rojas Cetina como doctor en Derecho Constitucional y a Marco Antonio Cornejo Marroquín, como magister en Derecho Penal.

Estas constancias las entregaron Rojas Cetina y Cornejo Marroquín a la Comisión de Postulación que en el 2020 eligieron magistrados para el TSE, lo que les habría valido más puntos para optar a dichas magistraturas.

El comunicado de este jueves añade que “durante las últimas semanas la Universidad Da Vinci de Guatemala ha continuado cooperando activamente con las autoridades, respondiendo con diligencia a las solicitudes de los entes competentes, y colaborando con las investigaciones que se llevan a cabo”.

Para leer más: Interpelación: ¿herramienta política o de fiscalización?

Afirma que después de haber recabado información interna relacionada con la presunta emisión de certificaciones por parte del exdecano, quien ya no tiene vinculación alguna con la Universidad, esa casa de estudios se constituyó el pasado 10 de junio como parte agraviada en el expediente de oficio que abrió el MP, y posteriormente, el 23 de junio, solicitó que el expediente fuera trasladado a la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci).

Reitera su compromiso de seguir llevando adelante las acciones necesarias para esclarecer los hechos y que una situación como esta, producto de una actuación individual que ya ha sido sancionada por esta casa de estudios.