Guatemala está rezagado en millonario plan para detener la migración

Proyectos incluyen una inversión de US$25 mil millones en cinco años, con el fin de reducir la migración irregular; Guatemala aún no firma un convenio.

El Plan de Desarrollo Integral fue creado a raíz de las múltiples caravanas de migrantes que salieron desde el Triángulo Norte de Centroamérica y cruzaban México. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El Plan de Desarrollo Integral fue creado a raíz de las múltiples caravanas de migrantes que salieron desde el Triángulo Norte de Centroamérica y cruzaban México. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En mayo del 2019, el Gobierno de México y la Comisión Económica para América Latina (Cepal) presentaron un plan cuyo objetivo era invertir en los países del Triángulo Norte de Centroamérica y el sur de México unos US$25 mil millones para reducir las causas que originan la migración irregular.

El Plan de Desarrollo Integral (PDI) fue acogido por el gobierno de Alejandro Giammattei en enero del año pasado, días después de que asumiera el poder. Un año más tarde no hay muestras de que haya avanzado, mientras Honduras y El Salvador se han adelantado e incluso ya han recibido desembolsos.

La iniciativa para el caso de Guatemala desde un inicio no comenzó bien. La administración del expresidente Jimmy Morales fue la última en avalar el plan, que fue elaborado por la Cepal a petición de los tres países centroamericanos y México el 1 de diciembre del 2018.

Para junio del año siguiente el presidente salvadoreño Nayib Bukele ya se había reunido con su par mexicano Andrés Manuel López Obrador, y en una visita que ambos hicieron a Tapachula, Chiapas, dieron por inaugurado uno de los proyectos que contiene el plan, llamado Sembrando Vida.

Dos meses más tarde era el mandatario hondureño Juan Orlando Hernández el que viajaba a México para conocerlo, y también se reunía con López Obrador.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard y el presidente salvadoreño Nayib Bukele durante el lanzamiento del programa Sembrando Vida, parte del Plan de Desarrollo Integral. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Para ese entonces, Guatemala aún esperaba que la Cepal le enviara respuestas a varias observaciones que le había hecho al plan para finalmente avalarlo. Esto no sucedió hasta septiembre del 2019. Fue necesario que la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, visitara el país para que el Gobierno se convenciera de reconocerlo.

En enero del año pasado en una ceremonia efectuada en el Palacio Nacional de la Cultura, Giammattei parecía dispuesto a implementarlo cuanto antes. Pero un año y un mes más tarde, según informó la Cancillería Guatemalteca, el “plan quedó en pausa por motivo de la pandemia”, aunque “se espera que se pueda retomar en este 2021”.

Otros países

Mientras tanto en Honduras y El Salvador ya se ha comenzado a implementar el plan. De hecho, la directora ejecutiva de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid) indicó en octubre pasado ya se había comenzado a entregar recursos a estos países para los programas Sembrando Vidas y Jóvenes Construyendo Futuro.

En el caso de Guatemala, informó que había riesgo de no entregar el apoyo, pues la pandemia impidió la firma del acuerdo correspondiente y por la finalización del fideicomiso Fondo México se había solicitado la devolución del dinero.

En el Informe de Labores 2020 de la Amexcid se destaca que el programa Jóvenes Construyendo Futuro ya cuenta con seis mil 538 beneficiarios en El Salvador y Honduras.

 

Dicho proyecto consiste en apoyar la formación profesional de jóvenes que no estudian y no trabajan mediante su capacitación en un centro de trabajo público, privado o social, para potenciar sus talentos y habilidades. Mientras la capacitación transcurre, se les brinda un apoyo económico mensual de US$180, al final se les extiende una constancia donde se acredita su formación y habilidades adquiridas.

El informe también resalta que el programa Sembrando Vida, cuyo objetivo es potenciar el bienestar social de la población rural mediante la generación de empleos, incentivación de la producción y autoconsumo de alimentos, así como la comercialización de excedentes, ha beneficiado a cuatro mil 646 agricultores en esos dos países.

El programa provee un apoyo de US$250 por beneficiario. También asistencia en especie, como insumos agrícolas, herramientas, fertilizantes y acompañamiento técnico.

El reporte subraya que el PDI se “continuó trabajando en la implementación de dos programas para apuntalar el desarrollo en los países del norte de Centroamérica, principalmente Honduras y El Salvador” y no menciona a Guatemala.

Pendiente firma de convenio

Un informe de la Embajada de México señala que los programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro beneficiarán a 20 mil personas en los tres países del Triángulo Norte de Centroamérica y que su implementación avanza en un 40 por ciento en El Salvador y 10 por ciento en Honduras.

La sede diplomática confirmó que por la pandemia aún no se han firmado los acuerdos, pero que la implementación del Plan “se está gestionando en Guatemala”.

¿Qué dice el Gobierno?

En una respuesta proporcionada a Prensa Libre, la Secretaría General de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan), institución que le da seguimiento al tema, resaltó como avances una serie de reuniones que han sostenido sus técnicos con sus pares de la Cepal.

Producto de estas, asegura, se logró armonizar las prioridades de la Política General de Gobierno (2020-2024) con los contenidos del PDI y se definieron 12 iniciativas que van desde la promoción de polos de desarrollo en áreas fronterizas, el apoyo a emprendimientos a familias del área rural, hasta la conexión ferroviaria y el desarrollo de caminos rurales, entre otras.

Sin embargo, estas prioridades o propuestas “continúan siendo revisadas por ambas partes y serán incorporadas como anexo al PDI”, detalló Segeplan. “El plan será presentado en la Conferencia de Donantes que convocará la Cepal próximamente”, aseguró.

Atraso es por la administración anterior

Úrsula Roldán, directora del Instituto de Investigación y Proyección sobre Dinámicas Globales y Territoriales de la Universidad Rafael Landívar, expuso que el atraso en la implementación del PDI y de sus primeros dos proyectos ocurrió porque el gobierno de Jimmy Morales mantuvo un conflicto con la comunidad internacional y solo le interesaba quedar bien con el expresidente de EE. UU., Donald Trump para detener la migración irregular.

Expuso que es necesario hacer los esfuerzos por implementar el PDI en Guatemala puesto que fue un planteamiento serio de la Cepal para atacar las causas de la migración irregular, la cual seguirá toda vez no haya acceso a protección social, salud, educación y los otros servicios que presta el Estado y si no se implementa grandes proyectos de desarrollo económico que impacte en las poblaciones en pobreza y sin empleo.

No obstante, Roldán considera prioridad salir del “pantano” de la corrupción que vive Guatemala, para contar con instituciones fuertes cuyo horizonte definido sea el desarrollo el país.

“Si no existe un Estado cuyo fundamento sea el bien común y el desarrollo de la población, y sin instituciones fuertes, no va a haber plan que funcione”, resaltó la analista.