Política

Guatemala habría consultado a EE. UU. postura contra Iván Velásquez

El no renovar el mandato de la Cicig podría traer consecuencias también para EE. UU. En el mediano y largo plazo, la ausencia de la Cicig se podría traducir en más pobreza y esto motivaría a que más gente migre hacia EE. UU., opina experto. 

Por Alex Fernando Rojas

El gobierno de Jimmy Morales ha sido cercano a la administración de Donald Trump, sobre todo en temas geopolíticos, como el apoyo a Israel. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El gobierno de Jimmy Morales ha sido cercano a la administración de Donald Trump, sobre todo en temas geopolíticos, como el apoyo a Israel. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La actual postura del Gobierno respecto al trabajo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y su comisionado, Iván Velásquez, ha generado opiniones divergentes en Estados Unidos. Políticos en ese país han sugerido, incluso, la revisión de las asignaciones financieras al Triángulo Norte y endurecer las sanciones a políticos señalados de corrupción, a través de la Ley Magnitsky.

Para Juan Carlos Hidalgo, analista de políticas públicas para América Latina del Cato Institute, uno de los más importantes tanques de pensamiento de EE. UU., el apoyo, o al menos la ambigüedad del gobierno estadounidense respecto a la no renovación del mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), podría repercutir a mediano o largo plazo en una nueva crisis migratoria, por el impacto de la corrupción en la calidad de vida de los guatemaltecos.

¿Cómo se debe entender la postura de EE. UU. con la no renovación de la Cicig?

La ambivalencia, ambigüedad de la administración Trump en los últimos días, de no permitir el ingreso de Iván Velásquez al país, es una muestra de que ha habido un tipo de coordinación o comunicación entre Guatemala y Washington con respecto a esta decisión. Es una decisión que no ha tomado por sorpresa a nadie en Washington, por lo menos dentro de la administración Trump, y me sorprendería mucho si esta decisión no fue consultada, incluso antes, por parte del gobierno guatemalteco.

¿Cómo logró Guatemala el beneplácito de EE. UU.?

Desde un principio el gobierno de Jimmy Morales ha tenido una posición casi de genuflexión a la política de Donald Trump. Recuerdo que, incluso, ofreció mano de obra para construir el muro fronterizo con México.

Con Israel, el traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén es algo que cae bien en la administración Trump, vemos que la amenaza de hace un año de expulsar a Iván Velásquez ha sido distinta de Washington —ahora—, lo que da a entender que ha habido trabajo del gobierno guatemalteco para buscar apoyos dentro del gobierno estadounidense y lograr su cometido de librarse de la Cicig.

Lea también: ¿Qué es la Cicig y cuáles son sus funciones en Guatemala?

¿Qué gana el gobierno de EE. UU. con apoyar a Jimmy Morales?

La política de la administración Trump es más transaccional. Principios básicos como la lucha por la democracia, la corrupción o la transparencia usualmente no son prioritarios. En este caso, pareciese que, efectivamente, EE. UU. ha hecho un cálculo, que está obteniendo algo más importante que la lucha contra la corrupción, por lo menos en el corto plazo.

Sabemos que la corrupción es un flagelo que afecta el desarrollo económico, y si una de las prioridades de la administración Trump es luchar para que disminuya la inmigración por parte de guatemaltecos hacia EE. UU. deberían saber que, en el mediano y largo plazo, la corrupción es uno de los factores que empobrece a Guatemala (...) pero parece que, en el corto plazo, el cálculo que ha hecho la administración Trump es otro. No sabemos cuál es, pero podemos especular que es el caso Israel que ha prevalecido a la hora de tener esa reacción a la decisión de Jimmy Morales.

Guatemala e Israel estrecharon relaciones con el traslado de embajada de Tel Aviv a Jerusalén. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Guatemala e Israel estrecharon relaciones con el traslado de embajada de Tel Aviv a Jerusalén. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

¿Que EE. UU. sea crítico de la ONU pudo influir en apoyar la salida de Velásquez?

No creo que esto se pueda relacionar. Ciertamente dentro de la base del presidente Trump hay un sector que ve con suspicacia y hasta con hostilidad cualquier cosa que venga de las Naciones Unidas, pero yo creo que la posición de Nikky Haley y la administración Trump es un poco más sofisticada que eso. Ciertamente ha habido observaciones válidas detrás del trato de la administración Trump hacia las Naciones Unidas. En el caso de la Cicig no es el caso.

Se acercan elecciones en el Senado ¿Influye en el apoyo o no a la Cicig?

Es cierto que algunas figuras republicanas, particularmente pienso en Marco Rubio, han venido levantando la voz por supuestos abusos cometidos por la Cicig. ¿Cuál es la finalidad detrás de esto? no me queda claro.   (...) yo no creo que sea un factor importante dentro de la dinámica doméstica de la política de EE. UU. de cara a la elección de medio periodo.

De ganar la mayoría los Demócratas en el Senado ¿Cambiaría el apoyo a Guatemala?

Hay un gusto creciente por el uso de sanciones de esta naturaleza, como las contenidas en la Ley Magnitsky, no solo el —partido— Republicano, sino también el mismo partido Demócrata ve con buenos ojos la imposición de sanciones a individuos relacionados con corrupción. Ya hemos visto que han empezado a salir nombres de figuras en Centroamérica sugeridas para ser sujetos de estas sanciones, al final, en ambos partidos hay apetito por estas medidas, y lo más probable es que en corto plazo haya un acuerdo bipartidista sobre a qué tipo de personas se sanciona.

Lea también: La explicación de los casos por los cuales el Ejecutivo no renovará el mandato de Cicig

¿Se ve comprometida la cooperación al país?

Depende de quién gane las elecciones de medio periodo. Parece que el Partido Demócrata está con una actitud más vigilante y un poco más agresiva por esta decisión. Entonces, si los Demócratas logran por lo menos el control de la Cámara Baja, es posible que se plantee por lo menos la revisión de los montos de ayuda, pero hay una dinámica propia de estas organizaciones que una vez que se empieza a dar ayuda es muy difícil -retirarla-. Hay intereses creados para que esos tipos de ayuda se mantengan y continúa la percepción que la mejor solución para la migración es darles dinero a los países. Entonces, puede ser que haya cierta instigación a que se revise la ayuda a Guatemala, pero al final no va a haber mayor impacto.

Contenido relacionado

>Proceso de cancelación del partido Gana llega a la fase final

>Canciller recuerda al secretario general de la ONU que está al servicio de los países

>Jefes de Bloques sacan de agenda reformas a la Ley en Materia de Antejuicios