Ministerio de Desarrollo Social y el Fodes anulan en definitiva la compra de galletas por Q14.6 millones

El ministro Raúl Romero afirma que el evento de adquisición no se llevará a cabo como una muestra de transparencia.

Las galletas fortificadas que compró el Mides serían para atender a niños con problemas de desnutrición. (Foto: Hemeroteca PL)
Las galletas fortificadas que compró el Mides serían para atender a niños con problemas de desnutrición. (Foto: Hemeroteca PL)

La compra de galletas fortificadas por Q14.6 millones por parte del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), para atender a la población infantil afectada por el coronavirus en Guatemala fue suspendida definitivamente y no se adjudicará ningún evento, confirmó este jueves 15 de octubre el ministro Raúl Romero.

Romero dijo a reporteros, en el Congreso de la República, que la entidad superior de la unidad ejecutora, que es el director del Fondo de Desarrollo Social, regresó a la Junta Calificadora el proceso, junto con las observaciones que había hecho la Contraloría General de Cuentas (CGC), para que se hiciera una evaluación del evento.

Añadió que este jueves, el director ejecutivo de Fodes, Alan Barrientos Zuñiga, le informó que en base a dichas recomendaciones de la CGC y al análisis que se hizo se identificó que todo el proceso se había hecho de forma correcta, pero como muestra de transparencia y demostrar que se trabaja en base a hechos, se tomó la decisión en el Mides y Fodes de botar el evento de compra y no hacer ninguna adjudicación.

“Con esto dejamos claro que la compra de galletas no se llevará a cabo y que lo estamos haciendo como una decisión  política que demuestra la voluntad de transparencia, la voluntad de no permitir que hayan grupos interesados en generar especulaciones, intrigas o desgastes políticos”, dijo Romero.

No más galletas

Romero también confirmó que se tomó la decisión de anular el evento de compra de galletas y que no se hará otro, y lamentó que los niños ya no vayan a ser beneficiados con este proyecto.

El ministro dijo que es un poco apresurado e ilógico que se pongan denuncias cuando un proceso no se ha agotado y respetan la decisiones que las personas han tomado, pero los  hechos valen más que las palabras.

Señaló que el Mides agotó todos los procesos que la Ley determina y al final se decidió no hacer la compra de las galletas con ninguna empresa.

Romero dijo que el presidente Alejandro Giammttei ha sido muy claro con todas las instituciones estatales para que siempre se apoyen los procesos de transparencia y se agoten los procesos administrativos, pues todo tiene que ser en Ley.

Recordó que aún durante el Estado de Calamidad las compras fueron públicas en Guatecompras, pese a que podían hacerlas de forma directa, exoneradas de procesos.

Dijo que fue la primera vez que un Gobierno actúa así durante un estado de Calamidad.

La compra de galletas

El Mides hizo un evento para la “Adquisición de galleta nutricionalmente mejorada, para atender a la población infantil afectada por el virus identificado como covid-19”, que se publicó en Guatecompras el 30 de septiembre de 2020 con el NOG 13375873.

El proceso fue publicado a las 10.34 horas y cerró el mismo día a las 16.15.

Según el Fodes, hubo dos ofertas y la ganadora fue Continental Alimentos y Bebidas, S.A, que ofertó por Q14.6 millones, en tanto que la otra, Nutrientes Alimenticios, no fue tomada en cuenta, cuya oferta fue de Q9.1 millones.

Edvin Marroquín, asesor del Fodes, dijo recientemente que Nutrientes Alimenticios incumplió con requisitos, como presentar una licencia sanitaria de otra empresa, entre otros hechos de los cuales la junta de calificación de la compra planteó el 8 de octubre una denuncia en el Ministerio Público (MP).

El Programa de Asistencia Alimentaria (Proaco) sería el encargado de trasladar la galleta a 194 mil 931 niños en 22 departamentos, pero priorizando 114 municipios más vulnerables a la desnutrición.

Este evento de compra desató una serie de críticas de parte de varios sectores de la población, e incluso varias bancadas del Congreso citaron a las autoridades del Mides para que explicaran el proceso y exigir investigación. 

El MP ya había iniciado una investigación sobre el caso.