Nuevo embajador de EE. UU. en Guatemala promete luchar contra la corrupción

El 28 de mayo el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció la nominación del diplomático William W. Popp como futuro embajador de ese país en Guatemala. La propuesta llegó oficialmente al senado norteamericano el 2 de junio y ya únicamente resta el aval del parlamento para que Popp sustituya a Luis Arreaga.

William W. Popp ya cuenta con el aval legislativo para asumir la misión diplomática de Estados Unidos en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
William W. Popp ya cuenta con el aval legislativo para asumir la misión diplomática de Estados Unidos en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Este jueves William W. Popp hizo su presentación ante los diputados del senado estadounidense con  la finalidad de convencer a los congresistas para que respalden la nominación que hizo la casa blanca y así poder venir a Guatemala como el nuevo representante del gobierno de los Estados Unidos.

Popp es un diplomático de carrera. Su cargo más reciente fue el de embajador de los Estados Unidos en Brasil, pero también ha sido Subdirector Principal y Oficial Principal Interino en el Consulado General de los Estados Unidos en Sao Paulo, así como consejo económico para la embajada estadounidense en Colombia, fue jefe adjunto de una misión interina en Kenia y ostentó la dirección de la Oficina de Política Económica Regional y Coordinación de Cumbres de los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

Durante la presentación que hizo Popp el pasado jueves ante el senado resaltaron algunos puntos de su plan de trabajo, en caso sea electo, prometió acciones para el combate a la corrupción, el fortalecimiento económico binacional y mejorar las ofertas laborales en Guatemala que a su vez también podrían dar algunas respetas al fenómeno de la migración.

Aplicar la ley Magnitsky

Durante algunas de las interrogantes que congresistas hicieron a William W Popp cuando presentó su plan de trabajo destacó el deseó en querer aplicar en nuestro país la ley Magnitsky, que sanciona severamente a personas o empresas involucradas en actos de corrupción.

“Ha sido un desafío en Guatemala por algún tiempo alrededor de la corrupción, el estado de derecho e impunidad y creo que es crítico que Estados Unidos continúe asociado no solo con instituciones gubernamentales guatemaltecas pero también la sociedad civil, el sector privado en instituciones en todo el país para profundizar la capacidad de los que luchan por el acceso a la justicia, el fin de la impunidad y aumentar la transparencia dentro de Guatemala”, refirió.

Recientemente varias organizaciones sociales del país han destacado como grupos afines al denominado “Pacto de Corruptos” han emprendido ataques contra operadores de justicia que van desde denuncias y campañas de desprestigio, alguno de los actores más recientes que según la sociedad civil han sido objeto de este tipo de artimañas son el jefe fiscal, Juan Francisco Sandoval y la jueza de mayor riesgo Ericka Aifán.

“También creo que hay herramientas que el Congreso nos está brindando, incluidas las revocaciones de visas, sanciones globales Magnitsky y otras herramientas que pueden ser necesarias para usar a veces para subrayar la importancia del acceso a la justicia (…)  la corrupción es un impacto corrosivo y, en mi opinión, especialmente Guatemala, de otros problemas al no abordar la corrupción, está socavando a menudo las metas en nuestro interés nacional, por lo que, si se me confirma como embajador, me comprometeré firmemente”, añadió Popp.

La ley Magnitsky es catalogada por algunos expertos en el derecho como una pesadilla para todos aquellos afines a actos de corrupción ya que esta norma implica,  entre sus múltiples sanciones, la cancelación de visas y congelar o embargar cualquier bien que la persona involucrada tenga en los Estados Unidos. El ex diputado de FCN Nación, Julio Juárez, acusado por el asesinato de periodistas, recibió la sanción de esta ley, pero no es el único ex funcionario a quien se le revoco la visa, también figura la ex vicepresidenta Roxana Baldetti y todo su núcleo familiar.

La justicia fortalece la economía

A criterio del candidato para ocupar la representación de los Estados Unidos en Guatemala el fortalecer el sistema judicial ayudará mejorar las condiciones económicas de las dos naciones.

“Es bueno para los negocios, es bueno para el acceso de guatemaltecos lograr la justicia y el gobierno de los Estados Unidos con el apoyo del congreso obviamente brindó asistencia a Guatemala por algún tiempo, ayudar a desarrollar esa capacidad, creo que es crítico continuar para generar apoyo para las instituciones y los fiscales que han progresado en la lucha contra la corrupción en Guatemala, hay muchos más por hacer, creo que si se me confirma como embajador hay muchas cosas que pueden seguir, incluyendo el uso de nuestras voces los Estados”, señaló.

Algunas de las principales observaciones que han hecho representantes del sector privado nacional es que la poca certeza jurídica no ayuda para generar inversión local y que esto, tiene como principal efecto, que Guatemala no sea una nación atractiva para nuevos inversionistas.

“Creo que, si se confirma, esta experiencia será valiosa para liderar constructivamente nuestra misión y profundizar nuestra asociación con Guatemala. Estados Unidos y Guatemala comparten una relación histórica, fuertes lazos económicos, intereses mutuos de seguridad y profundos lazos de persona a persona. Como vecinos cercanos y naciones democráticas, ambos nos beneficiamos enormemente de una cooperación mejorada y sostenida”, explicó el candidato en otro momento de su intervención ante el senado.

Medida para mitigar la migración

Sin lugar a dudas un fenómeno recurrente en Guatemala y que tiene efecto directo en los Estados Unidos es la migración. Por ello Popp espera ayudar a que e Guatemala se priorice la actividad laboral entre la población joven que permitirá, quizás, evitar que algunos jóvenes opten por la migración en manos de bandas criminales.

“Con una de las poblaciones más jóvenes del mundo, la tasa más baja de recaudación de impuestos en las Américas y casi el 60 por ciento de la población que vive en la pobreza, es imperativo generar oportunidades para los jóvenes guatemaltecos, las mujeres y la comunidad indígena (…) es clave para nosotros trabajar juntos para desmantelar las organizaciones criminales transnacionales, aumentar la seguridad fronteriza, fortalecer las instituciones de justicia y resaltar los peligros asociados con el largo viaje a la frontera de los Estados Unidos. Con la asociación estadounidense, Guatemala está progresando”, refirió.

En los últimos años el fenómeno migratorio generó las denominadas “caravanas” en las cuales cientos de ciudadanos centroamericanos desfilaron con el único objeto de escapar de la falta de oportunidades y criminalidad de sus países de origen, su destino era llegar a los Estados Unidos para cumplir el “sueño americano”, aunque recientemente la crisis sanitaria, a criterio de estudiosos del fenómeno, ha ido frenando gradualmente la migración.

Si el senado de los Estados Unidos confirma a William W. Popp como el nuevo embajador de los Estados Unidos vendría a ocupar el puesto de Luis Arreaga a finales de año.