Buscan cambiar Ley de  la Policía Nacional Civil

Mejorar la organización de la Policía Nacional Civil (PNC) para descentralizar los servicios de seguridad ciudadana es la principal apuesta de una iniciativa  que buscará crear una nueva ley para la institución policial, ya que la vigente data de  1997.

Trabajo para consensuar  propuesta  fue acompañado por autoridades y la sociedad civil,  durante dos años. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Trabajo para consensuar  propuesta  fue acompañado por autoridades y la sociedad civil,  durante dos años. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La iniciativa fue presentada ayer por el diputado Juan Orozco,   del Frente de Convergencia Nacional (FNC-Nación), a la Dirección Legislativa del Congreso, en compañía del director de la PNC y otros mandos policiales.


Entre los cambios que se proponen está no criminalizar las acciones de la PNC cuando ocurren en defensa propia.
La propuesta es respaldada por más de 60 organizaciones que en los últimos dos años trabajaron en el proceso de reforma policial.

Propuesta

Orozco indicó que la iniciativa “está compuesta de siete títulos y 80 capítulos, en la cual se abarca toda la administración de la PNC, la jerarquización”.

“Tomamos en cuenta que la PNC actualmente tiene una dirección general y otra adjunta, por lo que en la propuesta se plantea que exista una división de lo administrativo y lo operativo”, dijo el diputado.

Explicó que buscarán que la Dirección General se auxilie de una subdirección, además de direcciones regionales. La razón principal es la descentralización de las operaciones y “agilizar el actuar de la PNC, así como mejorar la transparencia de la administración financiera de la institución”.

“Se regulan las obligaciones, funciones, principios básicos, derechos y prohibiciones. En la estructura orgánica se agrega un nuevo grado que es el de comisario jefe, se norma la carrera de la PNC, así como quiénes serán los encargados de regirla”, precisó el legislador.

La propuesta también contempla  ascensos, escalafón y final de la carrera, clasificación de las situaciones administrativas, control interno y normalización del régimen de previsión complementario.

Reacciones

Nery Ramos, director general de la PNC, indicó que el proyecto “busca impactar en grandes ámbitos” de la institución policial.

Entre los cambios, según Ramos, se busca redefinir la organización de la PNC, regionalizar todas las unidades especializadas con autonomía de gestión y administración de sus propios recursos.

Agregó que es vital descentralizar los servicios de la PNC, particularmente para beneficiar a la población de la provincia.
Otro de los aspectos que resaltó Ramos fue que buscan respetar más la presunción de inocencia de los agentes que utilicen fuerza letal en cumplimiento de su deber.

“Hemos visto historias lamentables donde policías que usaron la fuerza letal para neutralizar amenazas en contra de la ciudadanía y su vida al final fueron sometidos erróneamente a un proceso y luego de años son declarados inocentes. Ese no es el reconocimiento que le debemos dar a esos héroes a quienes debemos respaldar”, afirmó Ramos.

Adela Camacho de Torrebiarte, comisionada de la Reforma Policial, no participó en la presentación de la propuesta porque se encuentra fuera del país; sin embargo, confirmó a Prensa Libre que la iniciativa fue consensuada por más de 60 instituciones públicas, de la sociedad civil e internacionales porque “es la única manera de completar el proceso de reforma y que una carrera policial se implemente y permanezca”.

La comisionada indicó que ven con satisfacción que la iniciativa ya haya llegado al Congreso.

“Este proyecto se viene trabajando hace años. Queremos que la Comisión de Reformas, que concluye su periodo este año, cumpla con generar un respaldo a todo el proceso de análisis que se realizó y que al final es la Ley”, enfatizó.

Pandillas

Bancadas analizarán propuestas

El Ministerio de Gobernación insiste en que se reconozca a las pandillas como terroristas; sin embargo, en el Congreso hay dudas sobre si una decisión así conllevaría un uso excesivo de la fuerza.

Leonel Lira, de Encuentro por Guatemala, señaló que la propuesta debe ser analizada porque sí se podría permitir el uso de la fuerza de una forma abusiva.

Marco Orozco, del Movimiento Reformador, también manifestó   dudas, aunque  reconoció que las pandillas son un problema de seguridad.

Para Thelma Ramírez, presidenta de la Comisión de Asuntos de Seguridad, es necesario discutir la propuesta en una mesa de trabajo y ver los resultados obtenidos en otros países.