Q76 millones en programa criticado por asistencialista 

El Fondo de Tierras (Fontierra), del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga), recibió una ampliación presupuestaria de Q75 millones 955 mil 918, que usará para conceder 26 mil 996 desembolsos de capital semilla para beneficiarios del Programa Especial de Arrendamientos de Tierras y abonos a  capital de las fincas La Esmeralda y Los Esteros. 

Fontierras deberá ejecutar más de Q76 millones en plan que es criticado. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Fontierras deberá ejecutar más de Q76 millones en plan que es criticado. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Los recursos también se emplearán “para otorgar créditos en la compra de fincas a comunidades beneficiadas y el pago de la Contraloría General de Cuentas, derivado de la presente ampliación”, según cita el acuerdo gubernativo  122-2018, publicado en el Diario de Centro América, en su edición del 18 de julio.


El hecho es calificado de clientelismo político, como el que impulsó Mi Familia Progresa, durante el gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza. “Definitivamente, el objetivo es congraciarse con las masas campesinas, de cara al año electoral del 2019”, afirmó Hélmer Velásquez, director de la Coordinación de ONG y Cooperativas de Guatemala (Congcoop).

Escobedo criticó que la misión de Fontierra se esté desnaturalizando, pues fue creada para comprar tierras para los campesinos que carecen de ese recurso. “Durante los últimos años, esta institución solo ha adquirido una o dos fincas cada año; incluso hubo uno en el que no lo hizo”.

Según el director de Congcoop, la selección de los beneficiados de este programa son manejados por los diputados, regularmente del partido de Gobierno, para ganarse la simpatía de los labriegos e influir en ellos a la hora de votar. “Hay que recordar que el ministro de esa cartera —Mario Méndez- ha mostrado interés político, por lo que busca publicidad”.

Citarán al Congreso

El diputado Wálter Félix, de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, dijo que esos programas son existenciales y clientelares, como lo fue Mi Familia Progresa, que impulsó Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza, que  usó como plataforma para su campaña presidencial.

Para leer más: Señalan posible sobrevaloración de Q2.4 millones en compras por Calamidad

“Fontierra ha demostrado poca capacidad de ejecución, por lo que dudo que ejecute estos recursos. Citaré al Congreso de la República al director de Fontierra, para que explique el uso que dará a los casi Q76 millones”, advirtió el congresista.

No han funcionado

El especialista en Desarrollo Rural, Adrián Zapata, asegura que los programas de arrendamiento y acceso a la tierra no han logrado su cometido, y que el punto claves es garantizar que no haya clientelismo en la adjudicación de los recursos.

Es conveniente que el Gobierno proporcione recursos al Fondo de Tierras para cumplir con la función que le corresponde, pero hasta ahora no ha logrado su objetivo, por lo que se hace necesario avanzar hacia otro tipo de iniciativas que resuelvan la problemática rural como la Ley de Agricultura Familiar, que se está discutiendo en el Congreso de la República. Ese es el camino, remarcó.

El Programa Especial de Arrendamientos de Tierras proporciona a los campesinos tierra en calidad de préstamo y también un capital semilla para emprender proyectos, pero al final no existe opción de comprar la tierra. A pesar de ello se sienten comprometidos con los políticos que les proporcionan estas facilidades, explica Velásquez.

No deje de leer: Presidente Jimmy Morales reconoce deficiencias de la Policía Nacional Civil

En casi 20 años no ha logrado satisfacer el 1 por ciento de la demanda, por lo que es inoperante, por lo que propusimos que fuera liquidado y debe ser creado el viceministerio de Asuntos Agrarios, asegura Velásquez.

Rotundamente no

Las autoridades de Fontierra “niegan rotundamente” que el Programa de Arrendamiento de Tierras se preste para el clientelismo político, por la forma en que está diseñado. “Se encuentra vacunado contra un intervencionismo de esa naturaleza”, respondieron las autoridades de la institución por la vía escrita.

Explican que el grupo de beneficiarios actual comenzó en el 2017 y durará los cuatro años de que dura cada fase de participación. “Podrán ingresar otras personas hasta que termine este periodo en el año 2020 o sea que “escapa totalmente al clientelismo político” pues el que se encuentra en marcha se realizará en el 2019.

Le puede interesar: Salud retira del mercado medicamentos contra la hipertensión

En cuanto a la sindicación de que esa dependencia no ha resuelto el problema de la tierra, la institución reconoce que “definitivamente aún no se ha resuelto, puesto que todavía existe una gran cantidad de campesinos guatemaltecos en situación de pobreza que no poseen tierra”.

“Fontierras ha paliado de alguna manera esta demanda, claro está que los recursos con los que cuenta son limitados, en consecuencia, la demanda supera la capacidad financiera de la institución”, agrega.

Contenido relacionado

> Fontierras emite nuevo reglamento de régimen salarial

 >Ven inconsistencia en adjudicación de tierra  

> Vecinos destruyen cerco en rechazo a uso de terreno