¿Todavía hay tiempo para reformar la ley electoral antes de las votaciones del 2023?

La semana pasada el presidente de la Comisión de Asuntos Electorales presentó un borrador de dictamen aún pendiente de firmas.

Publicado el
La primera vuelta de elecciones generales en Guatemala esta programada para el 25 de junio de 2023. Fotografía: Prensa Libre.
La primera vuelta de elecciones generales en Guatemala esta programada para el 25 de junio de 2023. Fotografía: Prensa Libre.

El tiempo es el mayor enemigo para que los guatemaltecos celebren las elecciones generales del 2023 con una nueva Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP),  según analistas.

Finalmente se cuenta con un borrador de dictamen que pretende modificar las reglas de las votaciones generales del próximo año, impulsando principalmente los listados abiertos para la elección de diputados.

Pero este dictamen parece llegar demasiado tarde; en 2020 el Congreso comenzó el análisis, en el 2021 hubo reuniones pero prácticamente fueron dos años perdidos.

La Comisión de Asuntos Electorales del Congreso ni siquiera elaboró un borrador de propuesta, pese a que los legisladores habían recibido variedad de criterios que venían desde la sociedad civil hasta de los propios magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Esta semana se espera que los diputados integrantes de la mesa de Asuntos Electorales envíen sus comentarios y propuestas, pero si la opción les parece oportuna tan solo tendrían que presentar su firma.

Ya con el visto bueno de la mayoría de los 21 diputados de la Comisión se puede presentar el dictamen a Dirección Legislativa, luego de eso ya puede ser programada para primer y segundo debate.

Pero por ser una ley de rango Constitucional antes de pasar al tercer debate y a su redacción final requiere un segundo dictamen, pero del Pleno de magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC).

Tanques de pensamiento que han dado seguimiento a las propuestas de reformas a la LEPP tienen diversos comentarios de este borrador de dictamen, hay quienes ven que aún hay tiempo para cambios y otros consideran que es tiempo perdido.

Voluntad política

Para José Echeverría, del Movimiento Cívico Nacional (MCN), el borrador de reformas a la LEPP es acertado, en tiempo y reúne los principales comentarios de expertos y de la sociedad civil tras las elecciones del 2019.

“El borrador de dictamen incluye temas importantes, de los más relevantes es modificar la forma de elección de diputados, esto es sumamente importante, encuentro en el borrador varios de los temas que nacieron de la Comisión de Actualización y Modernización Electoral (CAME)”, señaló.

Pese a que estamos a medio año para que el TSE lance la convocatoria a elecciones, Echeverría considera que aún se puede reformar antes de enero la LEPP, pero todo va a depender de la voluntad política del Pleno del Congreso.

“Yo creo que estamos a buen tiempo. Con voluntad política hemos visto leyes pasar en minutos, esto es un tema de voluntad y nuestro sistema electoral necesita de esa voluntad política para mejorar”, indicó.

Por último el experto considera necesario que las reformas a la LEPP sea el gran debate nacional de los próximo meses, ya que afirma primordial dar estabilidad al próximo evento de votaciones.

Le podría interesar: Reducción de multas y aumento de techo de campaña: Qué contiene borrador de dictamen de reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos

Tiempo perdido

El positivismo anterior no es generalizado. Francisco Quezada, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), considera que este borrador ya llegó demasiado tarde.

Eso sin contar que la gran propuesta de listados abiertos para la elección de diputados podría traer efectos no deseados, según él en Guatemala todavía no contamos con las herramientas que permitan una elección de ese tipo.

“Los listados abiertos es un tema que no se ha analizado a profundidad, tiene buena intención pero técnicamente es insostenible. Con la cantidad de partidos que se están formando serían 900 posibilidades las que tiene un votante para un pequeño rato en una urna, es materialmente imposible”, argumentó.

Uno de los temas pendientes que Quezada asegura pasó inadvertido en ese borrador de dictamen fue el transfuguismo, medida que a su criterio es usada como arma de los grandes partidos de la vieja política.

“Los partidos grandes nulifican a los comités cívicos, se amparan detrás del tema del transfuguismo donde cualquier diciente de las filas lo anulan para no participar en una futura elección. Las puertas de entrada de permanencia a la estructura partidaria favorece a los grandes partidos que ya tienen presencia”, indicó.

Requiere dialogo

El borrador de dictamen a criterio de Jahir Dabroy, experto en política de la Asociación en Investigación y Estudios Sociales (ASIES), reúne puntos importantes y clave de las propuestas de cambios a la LEPP.

Pero pese a que es un primer paso por la cercanía de las elecciones ve “peligroso” que se traten de impulsar cambios a la ley electoral sin estudio, por lo que apuesta a un gran dialogo nacional.

“Independientemente de los temas que aborda el dictamen es necesario considerar un espacio para recibir insumos o propuestas, sobre todo para organizaciones de la sociedad civil, tanques de pensamiento y universidades”, explicó.

Esta propuesta de dictamen, a criterio de Dabroy, es más factible para el proceso electoral de 2027, ya que aprobar cambios a una ley clave para el país en poco tiempo podría ser contraproducente.

“Se necesita un espacio de alto nivel, de debate con las bancadas y un espacio de socialización del dictamen. Recordemos que aparte que muchos diputados han afirmado desconocer el dictamen, se trata de una ley de rango constitucional y tiene que pasar por la CC, creo que los tiempos están demasiado justos  para conocer reformas que se apliquen al 2023”, culminó.