1951: El primer anuncio de un tocadiscos en Guatemala

El formato de vinilo continúa siendo relevante a pesar de las nuevas plataformas de reproducción musical.

Publicado el
Tocadiscos en 1951
El primer anuncio que apareció de un tocadiscos en Prensa Libre fue el 22 de agosto de 1951. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El disco de vinilo ha resistido el paso del tiempo. Con la llegada de nuevas maneras de reproducir música como cassettes, Cd´s y plataformas digitales, este formato ha logrado estar presentes en cada generación de guatemaltecos, ya sea por una cuestión estética, por su valoración en la calidad de sonido o por un sentimiento de nostalgia.

Fue el 22 de agosto de 1951, el tercer ejemplar sacado en Prensa Libre en su historia, se puede observar la primera publicidad de un tocadiscos. Se trataba del modelo XP-335, con capacidad de reproducir discos de vinilo de diferentes tamaños (18, 20 y 25 centímetros), así como diversas velocidades (33 y media, 45 y 78 revoluciones).

Con el paso del tiempo, las marcas y modelos de tocadiscos se ampliaron considerablemente, ofreciendo un abanico de posibilidades al consumidor de poder reproducir sus discos de música favoritos.

Philips, General Electric, Curacao, Philco, Radio City y RCA solo eran algunas de las distribuidoras que comercializaban tocadiscos, de todos los tamaños y con varias funcionalidades. Los más recordados son el tocadiscos automático, aquellos que poseían además un reproductor de radio y otros que hoy pareciera increíble pensar que existieron: los tocadiscos de vinilos exclusivos para automóviles.

Los precios de los tocadiscos variaban mucho en cuestión de su funcionalidad. Por ejemplo, a mediados de los años sesenta, se podían encontrar opciones que rondaban los Q35 hasta los más lujosos que podían costar Q129.

Tocadiscos
Una publicidad de 1964 en donde se ofrecían diversos tipos de tocadiscos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Siendo uno de los medios de entretenimiento musical más populares en su momento, junto a la radio, el tocadiscos formó parte de varios de los hogares de los guatemaltecos al largo de los años. Por ello, existían diversos tocadiscos que fungían no solo como aparato reproductor sino como un decorativo más en los hogares, permitiendo almacenar otros objetos en su interior.

Tocadiscos Grundig
Uno de los modelos más cotizados era el tocadiscos Grundig, que ofrecía muchas más funciones en lugar de simplemente reproducir discos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

En el año 1977 aparecía la publicidad de varios reproductores “todo en uno”, que tenían la particularidad no solo de reproducir discos de vinilos, sino de grabar cassettes, tener radio AM y FM y poseer parlantes de diferentes tamaños. Estos podían costar desde Q300 hasta Q850, concretamente en 1974.

Lea también: Apasionados por el vinilo

Además, también había una gran variedad en lo que se refiere a los discos de vinilo. Se podían encontrar de varios géneros, sin embargo, el género rock, música clásica, boleros y música bailable como merengue o salsa eran los más comprados.

Discos
Los discos de vinilo podían costar entre 25 hasta 50 centavos, mientras que los tocadiscos podían costar hasta Q10. (foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En muchos locales los discos de vinilo podían costar alrededor de un quetzal. Sin embargo, otros discos tenían mayor precio por ser de artistas que eran bastante reconocidos en esos momentos, como Los Beatles al momento en que lanzaban un disco.

Lea también: Cinco tiendas para comprar discos de vinilo en Guatemala