Jorge Toriello Garrido, el ciudadano

El ciudadano Jorge Toriello Garrido nació el 23 de abril de 1908, fue reconocido principalmente por ser el único civil que integró la Junta Revolucionaria de Gobierno junto al coronel Jacobo Árbenz Guzmán y el mayor Francisco Javier Arana desde el 20 de octubre de 1944.

Jorge Toriello Garrido en la década de 1980 cuando dirigía la Cruz Roja Guatemalteca. (Foto: Hemeroteca PL)
Jorge Toriello Garrido en la década de 1980 cuando dirigía la Cruz Roja Guatemalteca. (Foto: Hemeroteca PL)

Toriello nació en la capital y antes de participar activamente en los acontecimientos de la Revolución de Octubre se dedicaba a los negocios. 


En 1990 al conmemorarse 46 años de la gesta revolucionaria Toriello describió sus impresiones sobre el movimiento cívico que cambió el rumbo del país:

“La gesta revolucionaria del 20 de Octubre de 1944, la organizamos con jo?venes oficiales, con el capita?n Jacobo Arbenz Guzma?n, el mayor Carlos Aldana Sandoval y en la Guardia de Honor, el mayor Francisco Javier Arana y los dema?s oficiales que participaron en el movimiento libertador y el grupo de los 14 estudiantes que llego? a colaborar al iniciarse la lucha, desde la Guardia de Honor en la primera hora del di?a, como tambie?n participaron obreros, profesionales, mujeres, en fin, ciudadanos de todos los sectores que colaboraron con gran entusiasmo a consolidar el movimiento revolucionario, es decir, todo el pueblo”, recordo?.

De izquierda a derecha Jacobo Árbenz Guzmán, Jorge Toriello y Francisco Javier Arana el 20 de octubre de 1944. (Foto: Hemeroteca PL)

“La Junta Revolucionaria, integrada por el capita?n Jacobo Arbenz Guzma?n, el mayor Francisco Javier Arana y el que habla, Jorge Toriello Garrido, ingreso? a las 3 de la tarde al Palacio y tomo? posesio?n del mismo e inicio? su gestio?n de gobierno, dicto? o?rdenes y giro? las disposiciones urgentes y necesarias para consolidar el poder en toda la nacio?n e iniciar la labor verdadera de la Revolucio?n; hizo cambios administrativos, integro? el gabinete con notables ciudadanos y legislando, por medio de decretos. Tras disolver la Asamblea Legislativa, convoco? a elecciones para integrar un nuevo Poder Legislativo, para realizar un verdadero y positivo cambio de cara?cter revolucionario, de una funesta autocracia a una aute?ntica democracia, que era el principal mo?vil de la Revolucio?n, subrayo?.

El Poder Legislativo, desde un principio promulgo? leyes para que el pueblo pudiera ser beneficiado, para su proteccio?n y superacio?n, con soluciones, que le habi?an sido negadas por muchos an?os. Su legislacio?n revolucionaria contiene todas esas leyes, por eso, los principios de la revolucio?n, decreto 17, son firmes, revolucionarios y patriotas, y decretaron las autonomi?as, tanto de la Universidad, como de las municipalidades, otorga?ndole la ciudadani?a a la mujer, la descentralizacio?n de los poderes del Ejecutivo y efectiva separacio?n de los poderes del Estado.

Los miembros de la Junta Revolucionaria de Gobierno de 1944. Jacobo Árbenz, Jorge Toriello y Francisco Javier Arana. (Foto: Hemeroteca PL)
Tambie?n se legislo? para la supresio?n de designados a la Presidencia, alternabilidad en el poder, abolicio?n de la reeleccio?n y dando derecho de rebelarse al pueblo, cuando se intente; nueva Constitucio?n y organizacio?n del Eje?rcito, autonomi?a efectiva del Poder Judicial, reconocimiento constitucional de partidos poli?ticos, representacio?n de minori?as de los cuerpos colegiados de eleccio?n popular, sufragio obligatorio y voto secreto para alfabetos y voto pu?blico obligatorio para analfabetos, efectiva probidad administrativa, se trabajo? en la estructura econo?mica de la nacio?n, ley de la Banca Central, quedo? creado el Banco de Reserva Nacional, hoy Banco de Guatemala y Ley Monetaria, y fue creado el Ministerio de Economi?a, indico?.

Asimismo, se exigio? que se organizara y se hiciera la Constitucio?n acorde con los principios revolucionarios y cuyo contenido tuviera las miras hacia el futuro, para el desarrollo de la nacio?n y que los ciudadanos gozaran de absoluta libertad y seguridad para expresar sus sentimientos y se otorgaran las condiciones y el derecho verdadero del ciudadano para votar y participar libremente en la vida poli?tica de la nacio?n, y el derecho de organizarse en partidos poli?ticos, decretar facilidades para desarrollar la produccio?n, en fin, lo que se hizo era necesario para lograr un verdadero cambio hacia la Democracia, an?adio?.

Por eso, en la Constitucio?n revolucionaria de la Repu?blica, puesta en vigencia el 15 de marzo de 1945 y la legislacio?n de la Junta Revolucionaria contemplan todas las diferentes circunstancias para proteger a la ciudadani?a, en todos sus derechos; de esa cuenta, se pudieron organizar, decretar y poner en vigor el Co?digo de Trabajo, el Seguro Social; adema?s, se le dio el derecho al pueblo de rebelarse si no se respetaba el prihcipio de alternabilidad; los guatemaltecos que a pesar de todas las vicisitudes y los errores o abusos de los gobiernos que hemos tenido, algunos malos, otros regulares y otros peores, pero en fin, ha prevalecido la conquista de la alternabilidad en el poder, el pueblo a trave?s de todas esas malas experiencias, siempre ha tenido la esperanza de lograr elegir un verdadero gobierno que se preocupe de e?l democra?ticamente, respetando y guardando las consideraciones que merecen los ciudadanos, apunto?.

La Junta Revolucionaria de Gobierno entrega el poder al doctor Juan José Arévalo el 15 de marzo de 1945. De izquierda a derecha el mayor Francisco Javier Arana, el presidente Arévalo, el ciudadano Jorge Toriello y el coronel Jacobo Árbenz. (Foto: Hemeroteca PL)
Toriello Garrido entregó junto a los otros miembros de la Junta Revolucionaria, el gobierno al presidente electo democráticamente, doctor Juan José Arévalo Bermejo el 15 de marzo de 1945. En el gobierno de Arévalo se desempeñó brevemente en su gabinete, como ministro de Hacienda. Luego se retiró de la política.

Se recuerda también su paso por la Cruz Roja Guatemalteca, la cual presidió en la década de 1980. 

Tumba de la familia Toriello Garrido donde descansa el ciudadano Jorge Toriello. (Foto: Hemeroteca PL)
Falleció a los 90 años el 16 de junio de 1998 y fue homenajeado con honores en el Palacio Nacional, antes de ser inhumado en el Cementerio General.