Terremoto de 1976: ¿realmente se predijo la tragedia 8 días antes?

El 27 de enero de 1976 se publicaron las predicciones del astrólogo Urbano Madel para la ciudad de Guatemala en las que pronosticaba un terremoto.

Publicado el
Este apartado del Horóscopo publicado el 27 de enero de 1976 pronosticaba terremotos para la capital. (Foto: Hemeroteca PL)
Este apartado del Horóscopo publicado el 27 de enero de 1976 pronosticaba terremotos para la capital. (Foto: Hemeroteca PL)

Madel incluía también las predicciones para figuras conocidas del ámbito político y social, como el presidente de ese entonces, Kjell Eugenio Laugerud y el arzobispo metropolitano Cardenal Mario Casariego.

Pero lo que más llamaba la atención era el vaticinio que hacía titulado: Terremoto en la capital vaticinan los planetas. El astrólogo tomaba en consideración el asentamiento de la ciudad el 2 de enero de 1776 siendo el signo que la rige el de Capricornio por la posición del meridiano al medio día de esa fecha.

El astrólogo decía lo siguiente: “Al instalarse la ciudad capital en la región que actualmente ocupa, un violento triángulo formado por Marte, Urano y Plutón, imprimió a su destino las características angulares y de los astros que forman el aspecto. Por otra parte, el Sol, situado en conjunción con la cúspide del sector meridiano, formó un aspecto dramático con el planeta Plutón.

El horóscopo para la ciudad de Guatemala fue publicado el 27 de enero de 1976, 8 días antes del fatídico Terremoto. (Foto: Hemeroteca PL)

Al comparar el horóscopo de 1776, año de los movimientos sísmicos que afectaron grandemente la capital, con los horóscopos de 1917 y 1918, podemos observar que el terremoto de 1917, 25 de diciembre, fue precedido de un aspecto violento de Plutón transitando a noventa grados de su posición original y en oposición con el Sol y con el grado meridiano de la carta astral de 1776

Además el nodo lunar estuvo situado en enero de dicho año en Capricornio, formando una conjunción con el meridiano y la posición solar de la ciudad. El nodo lunar agonizó en Capricornio en los meses de diciembre de 1917 y enero de 1918.

Se establece en consecuencia que son puntos sensibles de este horóscopo los ángulos y posiciones astrales ya señaladas, y debe esperarse que cuando condiciones semejantes se propicien o fundamenten en el futuro tengan que producirse fenómenos telúricos de igual o mayor envergadura, de acuerdo al grado de peligrosidad astral.

Sin dejar de señalar que ciertamente se producen notables aspectos de violencia telúrica previos al año 2015, será en dicho año cuando se produzca un aspecto planetario de singular combustión, como es la conjunción de Plutón con el grado meridiano y la posición solar de la ciudad capital, lo cual presagia la destrucción casi total, con epicentro en lo que actualmente es Mixco y zonas 7 y 11, y que ya en el año 2015 será el punto de un gran, centro industrial y comercial.


Los movimientos sísmicos más inmediatos están señalados en el horóscopo de la capital por el tránsito de Plutón en el signo de Libra, que se inició hace algunos años y concluye después de 1980, año en que el astro estará a 23 grados del signo, faltándole 7 grados para completar su ronda por Libra.
Champas instaladas en las faldas del Cerrito del Carmen, después del Terremoto del 4 de febrero de ese año. (Foto: Hemeroteca PL)

Aunque la predicción no define una fecha hasta el año 2015, llama la atención la publicación de este horóscopo, tan sólo 8 días antes del fatídico terremoto del 4 de febrero de ese mismo año, en plena celebración del Bicentenario de la ciudad capital en el Valle de la Ermita, el cual afectó muchas construcciones antiguas y otras modernas y que marcó en la era moderna a esta ciudad.

¿Coincidencia o aviso?

Una de las historias más extendidas entre los cucuruchos de Semana Santa lo constituye el anuncio del terremoto en el año 1975. La alegoría de la procesión de Viernes Santo de Jesús de la Merced, quien fue nombrado Patrón Jurado de la Ciudad en 1721, presentaba el tema: ¿estáis preparados? referente al pasaje bíblico de las vírgenes prudentes y las imprudentes.

Procesión de Jesús de La Merced el viernes santo de 1975. Al frente el rótulo ¿estáis preparados?, se cree que era un anuncio del terremoto de 1976. (Foto: Hemeroteca PL)

Ese mismo año una parte del adorno de la procesión de Domingo de Ramos se cayó al momento de la salida.

Al año siguiente se produce el fatídico terremoto del 4 de febrero, cerca de la cuaresma de 1976. Cabe resaltar que el Templo de la Merced fue seriamente dañado, lo cual ameritó su cierre temporal. Por su parte el Templo de San José fue totalmente destruido por la furia telúrica. A pesar de la destrucción, las imágenes no sufrieron daños