Aquí se escondía y se suicidó el líder del Estado Islámico frente a la embestida estadounidense

Ejército lanzó al mar los restos del líder terrorista Abu Bakr el Bagdadi 24 horas después de su muerte.

Estas son las instalaciones donde se refugiaba Abu Bakr al-Baghdadi en el noroeste de Siria. (Foto Prensa Libre: AFP)
Estas son las instalaciones donde se refugiaba Abu Bakr al-Baghdadi en el noroeste de Siria. (Foto Prensa Libre: AFP)

El Pentágono publicó este 30 de octubre las primeras imágenes de la operación militar estadounidense que acabó con la vida de Abu Bakr el Bagdadi, líder del grupo terrorista Estado Islámico (EI), y desveló que lanzó sus restos al mar dentro del periodo de 24 horas que siguió a su muerte.

“Los restos de Al Bagdadi fueron ‘enterrados’ en el mar de acuerdo con la ley de conflictos armados dentro de las 24 horas que siguieron a su muerte”, dijo en una rueda de prensa en el Pentágono el general Kenneth F. McKenzie Jr., que lidera el Mando Central de las Fuerzas Armadas de EE.UU. (CENTCOM).

McKenzie Jr. exhibió fotos y videos en blanco y negro que mostraban la granja rodeada por un muro en la que se escondía Al Bagdadi, un edificio situado en la localidad siria de Barisha, situada a apenas seis kilómetros de la frontera turca, en la provincia de Idlib.

“Las fuerzas de asalto rodearon estas instalaciones y les pedimos a los que estaban dentro que repetidamente salieran pacíficamente”, aseguró McKenzie Jr., quien indicó que todos los que salieron del edificio fueron detenidos y registrados para ver si tenían armas y, posteriormente, fueron liberados.

Comparación del bunker de Abu Bakr al-Baghdadi antes y después de la redada estadounidense. (Foto Prensa Libre: AFP)

Entre los integrantes del grupo que salió al exterior había 11 menores, explicó el general mientras mostraba los videos.

Asimismo, McKenzie Jr. dijo que, durante la redada, murieron seis miembros del EI (cuatro mujeres, Al Bagdadi y otro hombre), que estaban dentro del edificio y que suponían una “amenaza” para los militares estadounidenses, y que no obedecieron a las fuerzas especiales que les gritaron en árabe que se rindieran.

Ya dentro del edificio, los militares estadounidenses descubrieron que Al Bagdadi se estaba escondiendo dentro de un túnel.

General Kenneth McKenzie habla a la prensa mientras se proyecta una imagen del agente canino que participó en la operación contra Abu Bakr al-Baghdadi. (Foto Prensa Libre: AFP)

“Cuando la captura de las fuerzas especiales estadounidenses era inminente, Al Bagdadi detonó una bomba, matándose a sí mismo y a dos niños pequeños que le acompañaban”, indicó.

En un principio, EE.UU. dijo que el terrorista estaba acompañado por tres menores; pero, tras varias investigaciones, ahora afirman que en realidad había dos niños.

Después de que Al Bagdadi se suicidara, las fuerzas de EE.UU. recogieron su ADN para comprobar que efectivamente se trataba del líder del EI, el terrorista más buscado desde la muerte del jefe de la red Al Qaeda, Osama bin Laden, en una operación estadounidense en 2011.

Una nube de polvo producto de una detonación luego de la redada que permitió descubrir al líder del Estado Islámico, quien se suicidó. (Foto Prensa Libre: AFP)

El cuerpo de Bin Laden también fue lanzado al mar. En concreto, en 2011, el portaaviones USS Carl Vinson transportó al terrorista al mar Arábigo septentrional y allí su cuerpo fue lavado y envuelto en una sábana blanca, según lo prescrito por la ley islámica.

Después, un militar estadounidense recitó unos versos que fueron traducidos al árabe y los restos de Bin Laden fueron depositados en el mar.

En el caso de Al Bagdadi todavía se desconoce exactamente cuál fue el procedimiento.

EE.UU. prefiere lanzar al mar los restos de líderes terroristas tan conocidos para evitar que sus tumbas se conviertan en lugares de culto.

Contenido relacionado

> Cómo los espías kurdos delataron a Al Baghdadi robándole su ropa interior

> La pareja que sobrevivió el día de su boda a un ataque en Afganistán en el que murieron 80 personas

> Cuánto le ha costado a EE.UU. la guerra contra el Talibán en Afganistán, la más larga de su historia