Crece tensión a horas de que una corte de Texas decida el futuro de DACA

Una corte federal ubicada en Texas, Estados Unidos, decidirá este lunes sobre el futuro del programa migratorio Daca, que detuvo temporalmente las deportaciones de 700 mil jóvenes apodados dreamers (soñadores) y les concedió un permiso de trabajo renovable cada dos años.

Universitarias beneficiadas del Daca apoyan el programa, en las afueras de la Casa Blanca en Washington. (Foto Prensa Libre:HemerotecaPL)
Universitarias beneficiadas del Daca apoyan el programa, en las afueras de la Casa Blanca en Washington. (Foto Prensa Libre:HemerotecaPL)

En caso de un fallo negativo, el debate escalará a la Corte de Apelaciones del 5to Circuito, tribunal que en el 2015 apoyó la cancelación de DACA, programa que amparaba de la deportación a 5 millones indocumentados padres de ciudadanos y residentes permanentes.


El juez federal del distrito sur de Texas, en Houston, Andrew S. Hanen, reanuda este lunes el caso que tambalea el futuro de los “soñadores”, jóvenes inmigrantes.
De hecho, Texas, junto a una coalición de estados, pidió el pasado miércoles en una corte federal en Houston el fin de Daca.
La continuidad de Daca dependería de la decisión del magistrado Hanen.
En todo caso, aunque el fallo sea a favor de los estados demandantes, el programa continuará vigente mientras la Corte Suprema de Justicia entra a valorarlo, debido al conflicto jurídico que el dictamen generará con los dictámenes de otros jueces que, en otras instancias, han restituido temporalmente la vigencia de Daca.
El 8 de agosto último Hanen, no tomó ninguna decisión sobre el futuro de Daca en respuesta a una demanda entablada el 1 de mayo por siete estados contrarios al programa.
Un soñador de Rockville, Maryland protesta en apoyo del programa de Daca, en las afueras de la Casa Blanca, en Washington. (Foto Prensa Libre:HemerotecaPL)

El magistrado concedió un plazo hasta este lunes para que detractores y defensores del programa presenten nuevos argumentos, y tomar entonces una decisión.
¿Cuál fue el argumento para sustentar su petición? Que el programa agota recursos estatales y que nunca debería haber recibido protección federal.
Los defensores apuntaron que las afirmaciones que señalan que los destinatarios de DACA agotan los recursos del estado son “irrelevantes y enormemente infladas”.
Cabe señalar que Hanen es el juez que en su momento frenó la implementación de una ampliación del programa de DACA y el programa de DAPA, que hubiera protegido de la deportación a los padres de los “dreamers”.
Es por ello que los activistas tienen pocas esperanzas de que el tribunal en Texas falle a favor de los jóvenes migrantes.
Una estudiante de Baltimore apoya el programa Acción Diferida para la Infancia, conocida como Daca, en las afueras de la Casa Blanca, en Washington. (Foto Prensa Libre:Hemeroteca PL)

Daca fue implementado el 15 de junio del 2012 durante el entonces gobierno de Barack Obama. Cinco años más tarde, el 5 de septiembre del 2017, el gobierno de Donald Trump anunció que programa debía expirar el 5 de marzo si el Congreso no llegaba a un acuerdo sobre inmigración, cosa que no ocurrió porque dos jueces, uno de Nueva York y otro de California, obligaron al Gobierno a mantener vivo el programa, aunque establecieron que solo podrían renovar su permiso aquellos inmigrantes que ya se hubieran beneficiado anteriormente.
De igual manera, el juez federal con corte en Washington John D. Bates reafirmó su orden de reactivar esa protección migratoria con la admisión de nuevas solicitudes, una decisión con la que el magistrado rechazó el recurso del Gobierno a su decisión inicial del 24 de abril último.

Contenido relacionado:

>EE. UU. endurece penas contra beneficiarios de visas de estudiante e intercambio
>Sube interés de guatemaltecos por laborar en Canadá
>Coyotes son cada vez más desalmados para llevar migrantes a Estados Unidos