“Don Neto”: cómo fue la relación que tuvo con la primera reina de belleza que se involucró en el mundo del narcotráfico (y cuál fue el desenlace)

“Don Neto”, uno de los fundadores del Cartel de Guadalajara, regalaba lujosos obsequios a la reina de belleza para lograr conquistarla.

Publicado el
Ernesto Rafael Fonseca-Carrillo DEA
La relación entre Ana Victoria y Ernesto Fonseca es la primera de la cual se tiene registro, donde se une el mundo de los concursos de belleza y el narcotráfico (Foto Prensa Libre: dea.fov)

Existen varias historias que unen dos mundos que, a pesar de ser completamente diferentes entre sí, los une los lujos y la obsesión: El narcotráfico y los certámenes de belleza.

Son muchos los casos de ganadoras de concursos de belleza que han sido esposas de criminales vinculados al narcotráfico, y en la mayoría de estos, no es por una cuestión de decisión propia, sino por mero capricho de los capos.

La belleza no siempre tiene connotaciones positivas, muchas veces además de obtener prestigio y reconocimiento, desafortunadamente también se obtiene la mirada de aquellas personas que están involucrados en crímenes y buscan satisfacer sus deseos a cualquier precio.

Una de las primeras historias que se tiene registro de estos casos sucedió en el Estado de Sinaloa, en México, concretamente en el año 1967. La historia que involucra a Ana Victoria Santanares, ganadora del concurso “Nuestra Belleza Sinaloa” y Ernesto Fonseca Carrillo, famoso capo que ayudó a fundar lo que se conoce hoy como el Cartel de Guadalajara.

Historia

Ernesto Fonseca, más conocido como “Don Neto” era bastante reconocido incluso antes de la fundación del Cartel de Guadalajara en 1978. Se dedicaba al narcotráfico bajo las órdenes de Pedro Avilés, alias “El Leon de la Sierra” en Sinaloa y poco a poco fue ganando la confianza de Avilés hasta ser su mano derecha.

Por su parte, Ana Victoria Santanares, nacida en Los Mochis, una ciudad ubicada al noroeste de México, era una joven normal que resaltaba por su gran belleza.

Lea también: Pablo Escobar: la otra versión sobre su muerte que asegura que el narcotraficante no fue asesinado por la policía

En 1967, un joven Ernesto Fonseca de 25 años se enamora perdidamente de Ana Victoria, quien en ese momento había ganado el certamen “Nuestra Belleza Sinaloa”.

“Don Neto” conquistaba a la joven Ana Victoria con regalos muy lujosos, sobretodo automóviles. Incluso llegaron a comentar los vecinos y familiares de Ana Victoria, que se le veía manejar en las zonas de su ciudad natal en diferentes automóviles.

Finalmente, “Don Neto” y Ana victoria consolidaron su matrimonio cuando ella cumplió la mayoría de edad.

Esta relación duró solamente cuatro años, en donde los dos tuvieron dos hijos. Ana Victoria cuenta en su momento que decidió separarse de “Don Neto” para no exponer a sus hijos a todo lo relacionado al crimen organizado.

Lea también: “Te tiemblan las rodillas”: actor de “Narcos: México” revela los encuentros que ha tenido con distintos narcotraficantes

Luego de la ruptura con Ernesto Fonseca, se casó nuevamente con Enrique Turbay, un reconocido empresario colombiano.

Los últimos detalles que se saben de Ana Victoria es que vive en Cartagena y, además de los dos hijos que tuvo con “Don Neto” tuvo otra hija de 19 años.