Eduardo Stein habla sobre el reto de abogar por la migración forzosa de venezolanos

El exvicepresidente de Guatemala Eduardo Stein fue designado como representante conjunto en Venezuela de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), su trabajo se enfocará en la atención humanitaria en la crisis venezolana, que ha llevado a más de 2 millones de personas ha cruzar la frontera en busca de refugio.  

El exvicepresidente guatemalteco Eduardo Stein trabajará en la búsqueda de soluciones para los refugiados y migrantes venezolanos. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
El exvicepresidente guatemalteco Eduardo Stein trabajará en la búsqueda de soluciones para los refugiados y migrantes venezolanos. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
El guatemalteco, según las entidades internacionales, fue elegido por su vasta experiencia profesional, su influencia política y su profundo conocimiento de la región, útiles para buscar soluciones a la problemática migrante en coordinación con los gobiernos y otros agentes relevantes.  

¿Qué labor desempeñará como representante conjunto en Venezuela de la ACNUR) y de la OIM?

Toda crisis de migración forzada se vuelve un nudo de problemas políticos, y lo que expresamente se me ha pedido es ver de qué manera puedo ayudar a facilitar entendimientos entre los gobiernos de los países receptores de esa migración, para brindar una cada vez más eficaz respuesta regional. Se trata de una asesoría de alto nivel.

¿Cómo ve esta crisis migratoria en Venezuela?

La situación que se ha venido creando es muy especial, nunca vista en América Latina, por el tipo de causales, porque la gente está abandonando su país.

Hace cinco semanas 15 mil personas diarias estaban cruzando del territorio venezolano a territorio colombiano, seis mil o siete mil de ellas seguían para Ecuador y Perú, estamos hablando de 2 millones y medio de personas que en los últimos tres años han cruzado.

Este esfuerzo también significa una tarea de asesoría a los directores de OIM y el ACNUR que serán las agencias responsables de las partes operativas para también acudir a países donantes que puedan cooperar con la atención a esta situación.

Le puede interesar: Eduardo Stein será representante de la ONU para los refugiados y migrantes venezolanos

¿Cree que los países están anuentes a cooperar en el tema de la migración?

No veo complicada la decisión de acoger a esta población, porque ya lo están haciendo, el asunto es que los números han ido creciendo, que los países ya no tienen los recursos para atender eficazmente a un número tan elevado de migrantes que expresan, argumentan y razonan su migración, como una migración forzada y quieren aplicar a una condición de refugio.

En la práctica se han empezado a desarrollar esquemas de abuso en todas las áreas fronterizas donde utilizan mano de obra venezolana, pero pagada a la mitad del salario mínimo, o están prostituyendo a las mujeres venezolanas que cruzan. Esta es otra cara de la moneda de lo que es un fenómeno tan complejo y tan súbito, y lo que puede generar.

¿Se puede aliviar esta problemática?

Cada país receptor está haciendo lo que puede, y la idea sería mejorar las buenas prácticas para atender mejor a estas poblaciones, también tratar de recomendar, sobre todo las autoridades de seguridad de cada país en virtud de la agenda elemental de derechos humanos, el que se puedan detener y controlar las malas prácticas que se están dando ilegalmente en las fronteras: empleo de niños, empleo subvaluado, sub remunerado, los temas de prostitución, incluso, hemos escuchado cosas bastante preocupantes en lo que pueda ser una conscripción forzada para grupos armados vinculadas al narcotráfico, todo esto representa un riesgo de seguridad también para cada país receptor. Mientras mejores condiciones se puedan encontrar para estas poblaciones es mejor.

¿Cómo se dio su nombramiento?

En agosto me pidieron el permiso para usar mi nombre en una terna que presentarían a los directores de ambas organizaciones (ACNUR y OIM) y al secretario general de la ONU. Hace una semana me avisaron que fui designado y hoy (miércoles) se oficializó el nombramiento.

Francamente me sorprendió ser designado. El tipo de personas que estaban buscando no era tanto gente con experiencia en el terreno de atención a refugiados sino con capacidades de gestión diplomática; nado en esas aguas desde hace años.

¿Cuánto tiempo ocupará el cargo?

Será un primer tramo de seis meses, y esperamos que el asunto se pueda atender cada vez mejor.
Parte del encargo, como se trata de una asesoría de alto nivel, es que yo seguiré residiendo en Guatemala, pero tendré que viajar a las capitales de los países receptores.

Contenido relacionado

> Venezuela niega la crisis migratoria 
> Venezonalons buscan escapar de la crisis en su país 
> Así es la hiperinflación en Venezuela