EE. UU. separó de sus familias a casi 2 mil menores en la frontera con México

El gobierno del presidente Donald Trump reveló por primera vez este viernes el impacto de su nueva política de cero tolerancia en la frontera con México, donde cerca de 2 mil niños han sido separados en solo seis semanas de sus padres, detenidos tras cruzar ilegalmente a Estados Unidos.

Publicado el
Agentes de la Patrulla Fronteriza vigilan a un grupo de inmigrantes detenidos en un campo de caña cerca de la frontera de EE. UU.-México. (AFP).
Agentes de la Patrulla Fronteriza vigilan a un grupo de inmigrantes detenidos en un campo de caña cerca de la frontera de EE. UU.-México. (AFP).

Entre el 19 de abril y el 31 de mayo último, un total de 1 mil 995 menores de 18 años fueron separados de los familiares adultos que les acompañaban, de acuerdo con datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) a los que tuvo acceso EFE.


Estos niños fueron separados de sus parientes por entrar ilegalmente al país, violaciones de las normas migratorias o posibles conductas criminales de los adultos.

Los casi 2 mil niños y adolescentes fueron apartados de sus familiares, que alcanzan la cifra de 1 mil 940 personas mayores de edad.
Estos datos hacen referencia a quienes trataron de cruzar la frontera sur por puntos no autorizados, entre enclaves oficiales.
El DHS no precisó, sin embargo, un desglose por edad de los detenidos y de los menores separados.
A estas cifras, se añadieron otros 35 menores separados en puntos de entrada legales entre el 1 de mayo y el 6 de junio, y otros 50 en marzo y abril, respectivamente.
Agentes de la patrulla fronteriza de Estados Unidos detienen a un grupo de centroamericano solicitantes de asilo en McAllen, Texas.(AFP).

La información, facilitada a EFE, llega en un contexto en el que a principios de mayo, el fiscal general, Jeff Sessions, emitió una serie de iniciativas, entre las que destacan la separación familiar y los juicios masivos, con el objetivo de aplicar la “tolerancia cero” en la frontera y aumentar así la presión sobre la comunidad inmigrante.
Este jueves, el máximo responsable de Justicia se escudó en la Biblia para defender sus políticas, que implican que las personas que acceden al país ilegalmente sean procesadas por la vía criminal cuando los protocolos no permiten imputar un crimen a menores.

“Las personas que violan la ley de nuestra nación están sujetas a enjuiciamiento. Te citaría al apóstol Pablo y su mandato claro y sabio en Romanos 13 de obedecer las leyes del gobierno porque Dios las ha ordenado para que haya orden”, dijo Sessions durante un discurso en el estado de Indiana, según medios locales.
El presidente de EE.UU., Donald Trump, culpó a una supuesta “ley” de los demócratas de estas separaciones y argumentó que necesitaban el apoyo de la oposición para acabar con esta situación. 

Trump culpa al partido Demócrata por separación de familias 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que “detesta” ver a niños inmigrantes separados de sus familias en la frontera con México, pero culpó al partido Demócrata por un escándalo que ya se tornó de alcance nacional.
“Detesto que esos niños sean separados (de sus familias). Los demócratas tiene que cambiar la ley. Es la ley de ellos”, afirmó el mandatario durante un extraordinario contacto con la prensa en los jardines de la Casa Blanca.


El gobierno pasó a aplicar de forma rigurosa en mayo una normativa por la cual las familias que ingresan clandestinamente al país son inmediatamente separadas, y los niños menores son recluidos en instalaciones desconocidas por sus padres.
La medida causó una polémica nacional y en la víspera llegó a provocar un intercambio inusualmente áspero con la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, quien se limitó a repetir que la medida obedece a la ley vigente.
Para Trump, la culpa es de los legisladores demócratas, a pesar de que el partido Republicano controla las dos cámaras del Congreso.

Guatemaltecos en EE. UU. se unen para enviar apoyo a damnificados del Volcán de Fuego

“Esta ley es de los demócratas”, dijo Trump, en referencia al hecho de que la normativa había sido diseñada durante el gobierno de Barack Obama aunque había sido aplicada únicamente en casos excepcionales.

“Una bella ley” 

Trump aseguró que desea “una bella ley que sea humana y fuerte. No quiero gente mala viniendo al país. Podemos resolver este problema en una reunión. Díganles a los demócratas que me llamen”.
El escándalo nacional con la separación de niños de sus familiares llegó en la víspera a la Casa Blanca, en particular después de un confuso discurso en que el Fiscal General y Secretario de Justicia, Jeff Sessions, justificó le medida con versículos de la Biblia.

Inmigrantes centroamericanos solicitantes de asilo  son tomados en custodia por los agentes de la patrulla fronteriza McAllen, Texas.(AFP).

En la conferencia de prensa diaria en la Casa Blanca, la portavoz Sanders irritó a todos con su insistencia en la legalidad de la medida, hasta un que un reportero le enrrostró personalmente la crueldad de la medida.
“Sarah, ¡por favor! Usted es una madre, es madre de un niño pequeño. ¿No tiene ninguna empatía con esas familias que llegan acá sin nada y las separan de sus hijos? ¿Dónde está la moralidad de esto?”, la cuestionó el periodista públicamente.
Poco antes, el propio presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, admitió que espera poder lanzar a votación alguna ley que ponga fin a la separación familiar en la frontera.
Inmigrantes centroamericanos solicitantes de asilo  son tomados en custodia por los agentes de la patrulla fronteriza McAllen, Texas.(AFP).

De acuerdo con Sessions, las autoridades aplican más estrictamente la normativa para disuadir a familias extranjeras a ingresar ilegalmente al territorio estadounidense con niños y menores de edad.
La contención de la oleada migratoria es uno de los pilares fundamentales del gobierno de Trump, que ya en su campaña electoral había propuesto la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México.
Mientras el muro no sale del papel (en parte debido a su costo faraónico, estimado en por lo menos unos 25.000 millones de dólares), el gobierno endureció brutalmente su accionar represivo en la región fronteriza.

Contenido relacionado:

>”Se me fueron 18 de ellos”. Migrante perdió a su familia por la erupción del Volcán de Fuego