Sacerdote de escuela en EE. UU. prohíbe libros de “Harry Potter” por recomendación de exorcistas

Una historia de ciencia ficción y una de las series más exitosas de todos los tiempos ha causado revuelo en una iglesia católica de Estados Unidos.

J.K. Rowling con su novela Harry Potter y las reliquias de la muerte, en 2007. (Foto Prensa Libre: AFP).
J.K. Rowling con su novela Harry Potter y las reliquias de la muerte, en 2007. (Foto Prensa Libre: AFP).

Exorcistas aconsejaron a un sacerdote de una escuela de Nashville, Estados Unidos, de prohibir los libros de Harry Potter por temor a que las populares novelas infantiles pudieran utilizarse para convocar espíritus.

El reverendo Dan Reehil contactó a exorcistas en Estados Unidos y Roma, quienes le recomendaron retirar las novelas de fantasía de la librería de la St. Edward Catholic School, en Tennessee.

Lanzada en 1997, la serie de libros cuenta una historia épica del bien y el mal centrada en las aventuras del joven mago Harry Potter y su lucha contra el oscuro hechicero Lord Voldemort.

“Las maldiciones y hechizos utilizados en los libros son maldiciones y hechizos actuales, que cuando son leídos por un ser humano, corren el riesgo de conjurar espíritus malignos en la presencia de la persona que lee el texto”, dijo el reverendo en un correo electrónico obtenido por los medios locales.

A pesar de que la escuela solía tener los libros, no los ofrecerá a los alumnos en su biblioteca recién abierta, dijo Hammel.

Un éxito mundial, la serie Potter de la autora británica J.K. Rowling ha sido prohibida repetidamente en las escuelas de Estados Unidos y Reino Unido, principalmente por supuestamente promover valores satánicos o magia negra.

Contenido relacionado:

> Así será la colección mágica de calzado inspirada en Harry Potter 

> Por esta razón, la Real Academia Española hechizó a los fanáticos de Harry Potter

> ¿Por qué K. Rowling se burló de Donald Trump? Aquí se lo contamos

1

Pablo García Hace 3 meses

Por eso nuestr mundo está como está porque se le da micho lugar al mal y no a Dios.